Por qué iOS es más fluido que Android

Cualquier persona ha podido darse cuenta al utilizar un móvil Android y un iPhone que hay una diferencia notable en la fluidez de los teléfonos. Algo que nos puede hacer preguntarnos a nosotros mismo porque sucede esto y porque Google no es capaz de ponerle remedio, siendo que es algo que lleva sucediendo desde hace generaciones.

Anteriormente, se culpaba a las pantallas y la respuesta de las mismas, así como a la latencia que provocaba esa situación. Sin embargo, en la actualidad el mundo Android incluso le ha dado la vuelta a esto a través de paneles con muchos hercios y grandes velocidades de muestreo táctil que son incluso adaptables en la pantalla de los móviles. Paneles que van sobrados en cuanto a buena respuesta y movimiento, aunque las situaciones siguen repitiéndose en muchas ocasiones y por eso, vamos a darle respuesta.

Apple fábrica y diseña pensando en la velocidad

El motivo principal por lo que los iPhone ganan en este aspecto tiene que ver con el punto de partida, ya que la empresa de la manzana mordida plantea exactamente el microprocesador y los elementos del hardware que van a necesitar en el teléfono. Por el lado contrario, en Android, los fabricantes de chips desarrollan sus microprocesadores para posteriormente ofrecerlos a las empresas y que estas sean las que se adaptan a ellos, no siempre con el mejor resultado. Esto da pie a una fluidez que con nuestros propios ojos notamos.

Chip de un iPhone

Además, es importante que Apple tenga la capacidad de saber exactamente lo que el procesador va a poder ofrecer, para conseguir con ello que el sistema esté mucho más pulido de serie. En el mundo Android la información también llega de manera adelantada, pero no en su totalidad y eso provoca que sobre la marcha se tengan que poner muchos parches. Al conseguir crear el código al milímetro para iOS, este responde de mejor manera, sin dejar cabos sueltos.

Aplicaciones estudiadas detenidamente

No todo recae sobre el hardware y el software que pueden ofrecer los teléfonos, una gran parte de la culpa por la que Android tiene menos fluidez que iOS se basa en las aplicaciones. Estas son imprescindibles para entretenernos y ofrecemos posibilidades, tanto si no referimos a las redes sociales, las herramientas bancarias o cualquiera que podamos imaginar.

Google desarrolla una API que hace pública y que los creadores de apps deben tener en cuenta para que todo funcione a la perfección, dependiendo de si van a usar las cámaras u otros elementos. Sin embargo, esta puede ser modificada en cada teléfono, por las muchas capas de personalización que existen y no dar el mejor resultado siempre, lo que se traduce en menor velocidad. Mientras tanto, todos los iPhone manejan el mismo código interno, lo que permite que conseguir la app ideal sea más fácil.

iphone x en mano

A esto hay que sumarle que Android tiene que gestionar todas las apps que utilizamos mediante la multitarea. Esto provoca que, en ocasiones, se almacenan demasiadas al mismo tiempo y no se corresponda concretamente con lo que debe seguir abierto y lo que se debe cerrar para mantener la fluidez. Al otro lado, la empresa Apple no tiene ni tan siquiera que preocuparse por eso, porque al mismo tiempo que ya ha facilitado la información del sistema a los desarrolladores, estos dan indicaciones del consumo, para que el sistema lo gestione sin problema alguno en cualquier modelo. En Android esos datos no resultan tan precisos por el gran número de combinaciones posibles en cada smartphone.

¿Cambiará en algún momento?

No cabe duda de que Google está haciendo todo lo posible porque los móviles Android tengan la misma fluidez que los iPhone, pero no es una tarea sencilla. Teniendo en cuenta todo lo que hemos mencionado, los fabricantes tienen que apoyarse en otras claves, como por ejemplo, en más memoria RAM para acerarse a lo que consigue Apple. En la actualidad la distancia entre ambos se ha acortado y por ello podemos llegar a imaginar que las diferencias terminen siendo en algún momento inexistentes.

¡Sé el primero en comentar!