3 características del iPhone que echo de menos en mi Android

Al teclado uno de los muchos que siempre ha renegado de Apple, por mucho que llevarlo en el bolsillo sea un elemento de ‘exclusividad’. Si hay alguien que se ha cansado de cómo cada nueva Keynote de Apple es más decepcionante que la anterior, ese soy yo, pero eso no quita que haya que reconocer al César, lo que es del César.

Hace bastante poco, cada lanzamiento de Apple era esperado casi con más devoción que ilusión, pero los fabricantes de Android no tardaron en ‘comerle la tostada’ a los de Cupertino con grandes novedades en las que los iPhone se han ido quedando atrás. Ahí tenemos como ejemplo la llegada del 5G, un par de años más tarde al teléfono de la ‘manzana’, una carga rápida que parece no querer despegar en los móviles de Apple o un sistema de cámaras donde Samsung, Huawei, OPPO y hasta Xiaomi han despuntado.

A título personal, hoy en día no me planteo volver a comprar un smartphone de la firma americana pues en el ecosistema de Android he encontrado lo que necesito, o quizá características a las que doy más importancia. Sin embargo, hay otras cosas que los smartphones que funcionan con el sistema operativo de Google no han conseguido imitar.

Actualizaciones ‘casi’ infinitas

Fue en septiembre de 2015 cuando Apple presentaba de forma oficial su iPhone 6s, con un diseño más apurado, estrenando el 3D Touch y las clásicas mejoras de hardware que suelen acompañar a cada nuevo móvil de la marca. Entonces pocos dirían que el teléfono que llegaba a las tiendas con iOS 9 llegaría a ver hasta 7 generaciones diferentes de su sistema operativo.

actualizaciones iOS

Y es que el teléfono sigue vivo 7 años después gracias a su compatibilidad con iOS 15, que si bien es cierto no rinde igual que en un iPhone 13, es muy de valorar que todas las novedades puedan ser disfrutadas por todos aquellos que aún tienen un smartphone tan antiguo en el bolsillo.

Hoy en día parece que diferentes fabricantes Android, como Samsung, quieren acercarse a Apple en lo que a actualizaciones respecta y móviles como los nuevos Galaxy S22 ya tienen asegurada su actualización a Android 16, pero aún está lejos de lo que ofrecen los iPhone.

Taptic Engine

El motor de vibración que encontramos en los teléfonos de Apple desde hace años es increíble, sin más. En pocas palabras, la retroalimentación háptica recrea el sentido del tacto o el movimiento en un objeto que de otro modo sería inamovible o superficial, como un botón o una alerta deslizante. De esta forma, podemos notar como el smartphone vibra al realizar algunas acciones como mantener pulsada una app o desplegar el centro de control.

taptic engine iPhone

Introducido por primera vez en el Apple Watch de 2014, se aplicó en el iPhone 6s (de nuevo por aquí, amigo) hace 7 años y desde entonces ha evolucionado para que interactuar con el teléfono ofrezca una sensación muy diferente a hacerlo con un teléfono Android. Y todo ello pese a que la mayoría de los fabricantes de smartphones han cambiado de motores de vibración de masa giratoria excéntrica (ERM) a los motores de resonancia lineal (LRA) más eficientes y receptivos.

Es el mismo motor que emplea Apple, pero aquí la marca juega con ventaja al aprovechar mejor las capacidades hápticas en su software. De nuevo la optimización de iOS respecto al hardware juega a favor de los americanos haciendo que la sensación de uso sea mucho más placentera o ‘real’.

Una cámara de cine

Cuando analizamos la cámara de un teléfono hay que saber distinguir muy bien entre foto y vídeo. Es cierto que Apple ha sido superado por fabricantes como los mencionados unas líneas más atrás en cuanto a la captura de imágenes, pero en lo que respecta a la grabación, sigue siendo el número uno. Así lo relatan los resultados de una prestigiosa firma como DxOMark y así lo afirman todos aquellos que han probado un iPhone.

Si nos paramos a analizar el iPhone 13 Pro, lo mejor que tiene la marca ahora mismo en el mercado, podemos ver cómo la exposición es precisa en todas partes, con transiciones suaves en condiciones de luz que van cambiando. Además el enfoque es muy rápido y el ruido que aparece en la escena cuando la luz cae ha bajado mucho con cada generación de los teléfonos de Apple. Y si hablamos de cámara lenta, ya sí que no hay color.

Como ejemplo tenemos este vídeo recién publicado por la compañía, grabado por el famoso cineasta Park Chan-wook con el último móvil de Apple. Por supuesto, entran en juego trípodes, Gimbals, iluminación y un sinfín de accesorios más, pero, en lo que respecta a la herramienta de grabación, solo está el iPhone 13.

¡Sé el primero en comentar!