Cómo puedes salvar tu móvil con el Modo Recovery de Android

En el sistema operativo de Android existen algunos términos que quizás no llegamos a comprender del todo, pero que sí los analizamos, nos daríamos cuenta de su importancia. Una de estas funciones que no todo el mundo conoce a día de hoy es el Modo Recovery que tiene nuestro dispositivo móvil. Pero, ¿realmente es importante?

Los móviles por desgracia siguen sin ser perfectos, por lo que nos darán diversos fallos y en ocasiones incluso, nos daremos cuenta que sin estas funciones nos llegaríamos a quedar sin terminal. Así que, a continuación, os explicaremos en qué consiste el recovery y, sobre todo, en qué podrá servirnos el hecho de saber de su de su existencia.

Qué es el Modo Recovery

Para aquellos usuarios que desconozcan el recovery, se trata de una partición o parte de la memoria, en la que se ha instalado un programa de recuperación para los móviles con Android. Es decir, nos dan una buena alternativa para arrancar nuestro terminal si se da el caso de que no lo hace de manera normal. Por lo que, como su propio nombre indica, esta función nos ayuda a recuperar el sistema operativo de nuestro Smartphone en cualquier momento, siempre y cuando suceda algún problema que impida su ejecución habitual.

Recovery en Nexus 5X

Además, hay que ser consciente de que todos los dispositivos móviles de Android cuentan con este modo recovery de serie. No obstante, la manera de acceder al mismo podría variar en algo entre las marcas de terminales, aunque lo habitual es que se pueda acceder de una forma similar en la mayoría de los teléfonos. Más adelante, os contaremos como en algunos modelos se tiene pulsar diferentes teclas, variando entre la tecla de subir volumen y la de encendido durante unos segundos. Mientras que, en otros terminales, se tendrá que mantener presionado otros botones del móvil.

De hecho, en la actualidad existen dos tipos. Por un lado nos encontramos con el modo de recuperación que viene instalado por defecto en nuestro móvil, mientras que también podemos encontrarnos los modos de recuperación se ha desarrollado por diferentes personas. Además, el principal problema del recovery que tiene de serie nuestro terminal es que tiene alguna que otra limitación. Lo que provoca que muchos usuarios opten por los recovery customizados, aunque para ello, habrá que hacer un ROOT a nuestro terminal.

Cómo acceder con nuestro smartphone

Para poder entrar en el modo de recuperación tendremos que seguir una serie de pasos y realizar una combinación de botones. A continuación, os mostraremos los pasos que deberéis seguir dependiendo de la marca de dispositivo móvil que tengáis. Por lo que es posible que dichas combinaciones puedan variar en algún pequeño aspecto. Dado que hay fabricantes que dependiendo del modelo usan una combinación u otra, con lo que habrá que estar probando para dar con ella.

Modo de recuperación Mi A2

Aunque antes de comenzar, deberemos tener apagado nuestro terminal, para luego realizar los siguientes pasos:

  • Samsung: dependiendo del modelo, será manteniendo pulsados a la vez los botones de subir el volumen + Inicio + el botón de encendido. En los Samsung sin botón Home, únicamente habrá que presión el botón para subir el volumen + botón de encendido hasta que se muestre el símbolo de Samsung.
  • Xiaomi: tendremos que pulsar el botón de encendido y el de subir volumen de forma simultánea mientras se reinicia el móvil. Tras esto, nos aparecerá un menú con 3 opciones entre las que encontraremos el modo recovery.
  • Nexus, Motorola y otros modelos: mantén pulsado el botón de bajar el volumen + el botón de encendido hasta que el dispositivo se encienda. Cuando aparezca sus respectivos logos habrá que dejar de presionar dichos botones.
  • HTC y otros modelos: habrá que mantener pulsados los botones de volumen + el botón de encendido hasta que el dispositivo se encienda. En el momento que aparezca el símbolo de la respectiva marca de terminal, habrá que soltar inmediatamente los botones.
  • BQ y otros modelos: mantén pulsado el botón para subir el volumen + el botón de encendido hasta que el dispositivo se encienda.
  • Sony: cuando tengas el móvil apagado, deberás mantener pulsado el botón de subir el volumen + el botón de encendí. En el momento en el que el teléfono vibre para encenderse, tendremos que soltar el botón de encendido mientras que todavía presionamos el de volumen durante al menos 10 más.

recovery android

En otros dispositivos habrá que realizar diferentes pasos, como:

  • Tendremos que presionar el botón de bajar el volumen varias veces para seleccionar la opción «Recovery mode«.
  • Si la anterior opción no te ha servido, prueba a pulsar el botón de encendido para reiniciar el dispositivo en modo de recuperación. Aparecerá una imagen de un Android con un signo de exclamación de color rojo y las palabras «Sin comandos».
  • Y como tercera alternativa, tendremos que mantener pulsado el botón de encendido y pulsa el botón para subir el volumen una vez.

Para qué nos servirá el recovery

El modo recovery nos ayudará en diferentes momentos de auténtica necesidad, por lo que habrá que tener en cuenta que no debería ser usado a la ligera. Nos servirá para diferentes opciones, pero hay que tener en cuenta que podría borrar todo el contenido que tenemos en nuestro móvil.

Modo recovery Android

No obstante, esta función de los Android nos será de interés en el caso de que necesitemos arreglar alguno de los siguientes problemas:

  • La pantalla del móvil no responde.
  • El smartphone se ha quedado bloqueado, y tampoco permite reiniciarlo.
  • Una actualización de Android se ha quedado bloqueada mientras se instalaba.
  • Reiniciar el móvil no soluciona el problema del bloqueo.
  • El dispositivo móvil se ralentiza o se bloquea con mucha frecuencia.
  • Una actualización de firmware se ha quedado bloqueada.
  • Se ha colado en nuestro móvil algún tipo de malware o virus.

Además, es recomendable siempre realizar una copia de seguridad de los datos de nuestro móvil por si se da el caso de que al hacer el recovery se borren. Aunque lo más normal sea que no suceda nada, pero es una buena medida de seguridad adicional que nunca está de más.