Dragontrail o Gorilla Glass: ¿cuál es mejor protección para los móviles?

A día de hoy, el mercado de los smartphones es tan amplio móviles con diferentes componentes, incluso, sabemos los nombres de los lectores de huellas dactilares, los modelos exactos de cada sensor fotográfico del móvil y, cómo no podía ser de otra manera, quién ha sido el encargado de fabricar el cristal que protegerá nuestro terminal. En el mercado existen varios, algunos con más reputación que otros, pero hoy os traemos dos marcas: Dragontail y Gorilla Glass.

Y es que, desde hace un tiempo, estas capas de vidrio pueden incrementar el valor de los propios smartphones. Además, para muchos usuarios se trata de unos de los componentes más importantes a la hora escoger un nuevo móvil, ya que nos podrá garantizar una mayor resistencia ante las posibles caídas o arañazos. Por lo que va siendo hora de compararlos para descubrir cuál de estos dos es mejor en la actualidad.

¿Cómo se fabrican?

Esta tecnología se encarga de aportarle una mayor protección a los paneles de nuestros dispositivos móviles, es decir, lograr aumentar su resistencia a golpes y arañazos. Tanto el Gorilla Glass como el Dragontail se fabrican con un material llamado aluminosilicato alcalino, el cual surge tras la unión del aluminio, silicona y oxígeno. Es decir, no es un material natural, sino que hay que crearlo, lo que supone un coste extra en los dispositivos móviles que cuenten con esta tecnología.

Gorilla Glass cristal

Estos vidrios se han diseñado con el objetivo de que sean lo más ligero posible, al igual que sucede con su grosor, ya que algunos cuentan con apenas 0,4 mm de espesor. No obstante, el hecho de ser delgados y con un peso menor no empeorar su gran capacidad de resistir daños y arañazos.

Además, para poder llevar a cabo el proceso de fabricación de esta tecnología para proteger las pantallas de los móviles, se deben calentar a muy altas temperaturas, siendo superiores a 400 grados. Luego, se deberá posar el material fundido en un molde, el cual se extraerá y se dejará enfriar, donde finalmente se podrá obtener la forma de lámina protectora.

Gorilla Glass, el rey con mayor protección

El primero en llegar fue el Gorilla Glass, fabricado por Corning Inc., y aunque comenzó su desarrollo por el 2005, no dio su salto oficial al mercado hasta tres años después, en 2008. Sin embargo, sus inicios estuvieron muy marcados desde un primer momento, ya que fue el encargado de proteger la pantalla del primer iPhone de Apple. No obstante, no fue hasta el 2010 cuando logró hacerse verdaderamente un hueco en el mundo de los smartphones.

Gorilla Glass

Sin embargo, es cierto que no fue el primer cristal de este tipo que surgió en el mercado, puesto que ya había otras empresas y marcas que también estaban trabajando en este segmento. Y como hemos comentado anteriormente, con la llegada de los smartphones la acogida de Corning fue cada vez mayor, convirtiéndola en la opción más usada por los fabricantes. Aunque es cierto que existen otras como Dragontrail, que también tienen presencia en muchos teléfonos móviles.

Dragontrail, a las puertas del primer puesto

Tras la revolución que supuso Gorilla Glass no tardó mucho en aparecer un rival directo, el Dragontrail, otro cristal protector fabricado por Asashi Glass Co. Uno de los aspectos que más nos llaman la atención es que sus fabricantes reconocen abiertamente que la dureza de su vidrio es 6 veces superior a Gorilla Glass, puesto que en su aparición por primera vez en el CES 2011, demostraron las virtudes de este material. Y dejaron claras que sus intenciones eran competir directamente contra Corning en el sector de los smartphones.

Cristal Dragontrail

Aunque, con el tiempo se ha ido comprobando que su objetivo principal han sido las televisiones. A día de hoy, su uso es cada vez menor, y son pocas las marcas que emplean este cristal, como es el caso de Google. Esto se debe a que su coste de producción es menor, por lo que sí una compañía lo utiliza será para un móvil de gama media.

¿Hay grandes diferencias?

Ahora que tenemos de qué estamos hablando, es hora de ver si realmente existen diferencias entre Dragontrail y Gorilla Glass. Ambos son dos tecnologías de protección para los paneles de nuestros dispositivos móviles. Aunque, el segundo goza de una mayor popularidad a nivel internacional, y dentro del mundo de los terminales, ya que es más utilizado por la mayoría de fabricantes. Pero, ¿significa que es mejor que el primero? Sí, pero con matices.

Estos dos nos ofrecen una misma contra arañazos, ya que no empiezan a registrar marcas hasta que se utiliza contra ellas un material de nivel 6 en la escala de Mohs. Sin embargo, encontramos diferencias en lo que respecta a las pruebas de resistencia a caídas de grandes alturas. Aquí se lleva la palma Gorilla Glass ya que, con su última versión, lograron aumentar el doble su resistencia con respecto al Gorilla Glass 5 y, asimismo, pueden aguantar caídas de hasta 1,6 metros de altura.

Un factor que puntúa en contra de la compañía que fabrica Dragontail, el fabricante japonés AGC Inc., es que no han publicado vídeos tan completos como los de Corning, en los que puede ver de manera holgada como demuestran su verdadero aguante de dicho cristal.  Con todo esto, podemos decir que por ahora el único ganador es la lámina protectora que fabrica Corning.

Dinorex, un nuevo competidor

Dinorex, fabricado por Nippon Electric Glass, comparte país con Asahi Glass Co, la responsable de la marca Dragontrail. Esta compañía lleva fabricando cristales para el sector tecnológico desde poco antes de acabar la II Guerra Mundial. Una de las ventajas que ofrece frente a su competencia es que tiene un alto nivel de transparencia.

A día de hoy, podemos ver como Dinorex pretende hacerse un hueco, ya que va por su segunda versión para smartphones, el T2X-1, con el que se ha mejorado la resistencia a impactos y también a rayaduras del T2X-0. Además, mantienen una muy buena relación con Meizu y BQ. Por lo que habrá que esperar para ver si consigue arrebatarle el primer puesto a Gorilla Glass.

¡Sé el primero en comentar!