Pantalla de Realme X50 Pro, ponemos a prueba su calidad

Móviles

Las pantallas son uno de los componentes principales de los smartphones, ya que con ella se disfrutan de los diferentes contenidos que se ejecutan y, también, es el método principal con el que se manipula el sistema operativo. Si un modelo desea ofrecer una buena experiencia de uso, debe incluir una de calidad, y hemos probado si esto lo ofrece el Realme X50 Pro que está destinado a competir con los mejores del mercado.

Como se ve en la ficha completa del Realme X50 Pro, las dimensiones que tiene el componente son de 6,44 pulgadas. Por lo tanto, encaja en lo que actualmente es habitual en los dispositivos con Android. Con un excelente aprovechamiento frontal (más del 84%, ya que la cámara para los selfies está integrada en la parte superior izquierda y por lo tanto no se da uso al notch), cabe destacar que el panel Super AMOLED utilizado tiene una resolución Full HD+ y que, por lo tanto, se superan los 409 ppp en lo referente a la densidad de píxeles.

Detalles de la pantalla del Realme X50 Pro

Aparte de lo antes mencionado, es importante indicar un par de cosas en lo que tiene que ver con el hardware del que hablamos. Lo primero es que la protección incluida es Gorilla Glass 5, lo que hemos comprobado que resulta bastante efectivo en el día a día del uso del smartphone y, además, llevarlo en el bolsillo no tiene riesgo alguno (curioso que se incluye un pequeño film adicional que, lo cierto, hace que se aumente la seguridad).

Imagen pantalla superior Realme X50 Pro

Aparte, hay que decir que el Realme X50 Pro incluye compatibilidad HDR10+, algo que le hace estar entre los mejores del mercado y, cómo soporta Widevine L1 DRM, disfrutar de los mejores contenidos de Netflix es completamente posible. Esto son buenas noticias y, al dar uso a esta posibilidad, nos quedó bastante claro lo bien dotado que está este dispositivo en lo referente a su pantalla.

Imagen pantalla inferior Realme X50 Pro

Algo que es realmente importante y que cualquier modelo que desea competir entre los mejores del mercado debe ofrecer, es que el panel llega a una frecuencia de 90 Hz. Es posible elegir el funcionamiento del panel a este respecto en el software, y lo cierto es que se aprecia una mejora bastante evidente con contenidos como juegos y vídeos ya que la fluidez es bastante mejor. No llega a ser el mejor que hemos probado con esta capacidad, pero lo cierto es que sí que se coloca entre los más descartables y las sensaciones son muy positivas.

Calidad de imagen que ofrece el panel

En líneas generales hay que decir que el dispositivo convence plenamente, pese a no llegar a resolución QHD, y hay que destacar que las opciones que se ofrecen el propio sistema operativo son bastante completas a la hora de gestionar la visualización. Un ejemplo es que se incluye Modo oscuro y, además, que tiene un apartado llamado Modo de color de Pantalla que permite personalizar el Realme X50 Pro.

En líneas generales los colores no pecan de ser especialmente saturados en ninguna de las opciones por defecto que tiene el dispositivo, que son Intenso y Suave, pero lo que sí se aprecia claramente es que la tendencia es hacia los colores fríos… lo que se puede comprobar en los blancos. Curioso esto al tratase de un panel OLED, pero lo cierto es que no desmerece para nada la buena calidad de imagen que tiene el Realme X50 Pro en general.

Sin problema de respuesta ni de fugas de luz, incluso alrededor del agujero para la cámara selfie, una de las cosas que más nos han gustado del panel integrado en el smartphone del que hablamos es que la gestión del brillo nos parece muy buena. El funcionamiento del modo automático es realmente eficiente, hay que felicitar al fabricante por ello, y la cantidad de nits máximo superan los 500… ideal para no tener problemas fuera de casa. Eso sí, el contraste podría ser algo mejor a nuestro juicio.

Vídeo en la pantalla del Realme X50 Pro

Conclusiones

En definitiva, el Realme X50 Pro es un modelo que convence en lo que tiene que ver con su pantalla, ya que cumple bastante bien en todos los apartados que son de uso habitual y, además, no le faltan 90 Hz. Por lo tanto, se puede codear con los mejores. Quizá, algo que no nos ha gustado mucho es el corte que tiene al integrar este componente con la carcasa ya que al agarrar el terminal se hace demasiado evidente al notarse. Pero, en definitiva, para nada falla aquí el dispositivo.

Escrito por Iván Martín