La situación que actualmente vive el mundo entero está afectando a todos los sectores. En España lo sabemos bien pues el gobierno del país anunciaba recientemente que el golpe a nuestra economía va a ser el mas fuerte en décadas. Con miles de tiendas y fábricas cerradas, nuestro país está colaborando a que en 2020 nos encontremos con las peores cifras de ventas de móviles de toda la historia.

El Covid-19 no solo esta haciendo estragos en el sistema sanitario, sino que también está afectando de una forma nunca antes vista a la economía global. Dentro del campo que nos ocupa, el de la telefonía móvil, el mercado también se está resintiendo hasta alcanzar número alarmantes.  Según un informe de Strategy Analytics, el mercado mundial de smartphones se redujo un 38% durante el mes pasado, lo que supone la mayor caída interanual de la historia.

Menos ventas de móviles

Según este informe, los envíos globales de teléfonos inteligentes sufrieron una caída del 38% si comparamos el último mes de 2020 con las mismas 4 semanas de 2019.  De 99,2 millones de unidades enviadas en febrero del año pasado, en el mismo periodo de 2020 se han enviado 61,8 millones de unidades. Lógicamente, el brote de Covid-19 es principal culpable pues hizo que la oferta y la demanda en Asia se desplomaran, lo que frenó los envíos en el resto del mundo.

 Algunas fábricas no pudieron producir smartphones, y muchos consumidores no pudieron o no quisieron visitar tiendas minoristas y comprar nuevos dispositivos.

ventas de móviles

¿Y en marzo?

A pesar de China haya superado el pico de contagios y las fábricas estén volviendo a normalidad, los analistas no esperan que la situación de la industria mejore en el mes de marzo. Y es que ya no son solo las fábricas las que no pueden atender la producción de teléfonos uno que las tiendas de telefonía de casi todo el mundo se han visto obligadas a echar el cierre bajo la petición de confinamiento de los diferentes gobiernos internacionales. Además, el miedo al contagio también implica que muchos usuarios hayan optado por restringir las compras online a productos de primera necesidad, entre los que no se encuentran los teléfonos móviles.

El foco de la pandemia se encuentra ahora en Europa y Norteamérica, donde millones de consumidores en cuarentena no pueden o no quieren comprar nuevos dispositivos. Esto llevará a las compañías a, cuando todo vuelva a la normalidad, trabajar “más duro que nunca” para aumentar las ventas, con grandes descuentos y una mayor inversión en publicidad.

Esperamos que ese tiempo llegue más pronto que tarde.