Con Voice Recorder Pro – High Quality utilizarás tu Android como grabadora

Análisis Aplicaciones

Los terminales Android incluyen un micrófono al que se le puede dar más uso que el propio de hablar por teléfono. Un ejemplo de lo que decimos es el poder convertir al dispositivo en toda una grabadora de voz, lo que en ocasiones puede ser de lo más útil. Esto lo puedes conseguir dando uso a la aplicación Voice Recorder Pro – High Quality.

Este es un desarrollo gratuito que tiene una finalidad muy clara, y lo cierto es que como vamos a indicar cumple con su propósito con una eficiencia bastante grande (eso sí, no es la que más opciones tiene, algo que tiene lógica ya que como hemos indicado no ha que pagar ni un euro por hacerse con ella). Además, tiene la ventaja de estar traducida, algo que no cumple parte de su competencia en las tiendas de aplicaciones que hay para Android.

La interfaz que se incluye en Voice Recorder Pro – High Quality es muy intuitiva y, si bien no hay menú lateral, este no es necesario para que todas las posibilidades que se pueden gestionar con este trabajo se realicen desde la pantalla principal. Un ejemplo es acceder a los Ajustes o, como no, el comenzar con una grabación de forma directa (esto se consigue pulsando en botón de color rojo que hay en la parte central de la pantalla y que, debido también a sus dimensiones, no se duda en ningún momento de su utilidad). Curioso la banda de espectro que existe justo debajo -que pasa a ser del mismo color que el botón indicado cuando se está en plena grabación-.

Otros datos que se ven en Voice Recorder Pro – High Quality para tener información es el tiempo que se lleva de grabación y también los datos específicos de calidad que se está utilizando en el proceso. Y, esto último, tiene un impacto directo en tanto en el tamaño del archivo resultante como en la calidad que tiene la grabación final. Por cierto, no es necesario instalar códec alguno para dar uso a esta aplicación sin problemas, y en las pruebas que hemos realizado incluso en terminales con procesado con dos núcleos funciona perfectamente. Por lo tanto, su compatibilidad es amplísima.

Opciones que ofrece Voice Recorder Pro – High Quality

Aunque no son muchas, las ofrecidas sí que encajan con lo que se puede necesitar en un desarrollo de este tipo. Así, por ejemplo, es posible desde establecer la carpeta en la que se desean guardar las grabaciones que se realizan hasta que en la Barra de notificaciones aparezca o no un elemento a modo de tarjeta que permita controlar los procesos que se realizan. Por lo tanto, hay opciones de personalización adecuadas en Voice Recorder Pro – High Quality.

Si te preguntas por las posibilidades que este desarrollo ofrece a la hora de establecer la calidad con la que se graba, dos son las que están disponibles. Por un lado, es posible seleccionar diferentes formatos de grabación, como por ejemplo MP3, AMR o PCM, indicándose en la ventana de elección la calidad que ofrece cada una de ellas. Aparte, también se puede configurar el Encoder Bitrate, que se sitúa entre valores que van desde los 32 Kbps hasta los 320 Kbps (cuanto mayor es la cantidad, más ocupa el archivo final pero mejor se escucha). Incluso, es posible activar y desactivar que se ejecuten procesos en estéreo.

Por lo tato, Voice Recorder Pro – High Quality es un desarrollo que incluye todo lo que un usuario necesita para convertir su terminal Android en toda una grabadora y, además, está lleno de opciones.

Descarga de la aplicación Voice Recorder Pro – High Quality

Este desarrollo es posible descargarlo desde las tiendas Galaxy Apps de Samsung como en Play Store, sin que por ello sea necesario pagar ni un euro. Sin un proceso de instalación complicado, ya que es el habitual, dentro de los desarrollos de este tipo que no cuestan nada, es uno de los que más nos ha gustado por la calidad que ofrece, su sencillo manejo y que ocupa poco espacio en el terminal de destino.

Tabla Voice Recorder Pro - High Quality

Conseguir la aplicación Voice Recorder Pro – High Quality en Galaxy Apps
Escrito por Iván Martín