¿Cuánto cuesta fabricar un Samsung Galaxy S8?

Samsung

Como seguro que ya sabes desde el día en que publicamos los precios del Samsung Galaxy S8, el terminal de la marca coreana es más caro que su predecesor, el Samsung Galaxy S7. Según un informe de IHS Markit, la razón de la subida de precios es bastante simple: el coste de fabricar un Samsung Galaxy S8 es superior que en anteriores ocasiones.

Tras ponerse a la venta en numerosos mercados (al menos tras su periodo de reserva, pues la venta oficial del smartphone comienza la semana que viene) la famosa compañía que ya ha desvelado el coste de fabricación de otros teléfonos nos permite conocer cuánto cuesta fabricar un Samsung Galaxy S8. La lista de materiales para la versión de 64 GB del dispositivo estrella de Samsung asciende a 301,60 dólares, aunque a esta cifra habría que añadir los gastos de fabricación.

Samsung Galaxy S8+ cámara digital

¿Cuánto cuesta fabricar un Samsung Galaxy S8?

Los costes de fabricación del teléfono móvil del fabricante ascienden a 5,9 dólares, por lo que si sumamos ambas cifras obtenemos un coste final de 307,50. dólares. Esto significa que el Samsung Galaxy S8 es 42,5 dólares más caro de fabricar que el Samsung Galaxy S7, ya que tal y como pudimos comprobar el año pasado, Con un precio que parte de los 719 euros, el coste de componentes de los terminales y el coste de fabricación sumaba un total de 265 dólares.

No hay mucha más información acerca del coste de los componentes del teléfono de forma individual y el informe de IHS únicamente hace referencia a que la memoria flash NAND y la memoria DRAM tienen un valor combinado de 41,50 dólares, mientras que la batería de 3.000 mAh cuesta 4,50 dólares. Tampoco se ha revelado el coste de fabricación del Samsung Galaxy S8+ (cuyo análisis ya tenéis disponible), pero es de esperar que la cifra sea mayor.

teardown samsung galaxy s8

Por supuesto, la diferencia entre los 809 euros que cuesta el Samsung Galaxy S8 y los cerca de 307 euros de fabricación, resultante en una cifra cercana a los 500 euros, no es la ganancia pura que se lleva Samsung con cada venta del terminal. A lo que cuesta fabricar el Samsung Galaxy S8 habría que sumarle los gastos de investigación, patentes, marketing, transporte y el margen de beneficio de los propios distribuidores de teléfonos móviles. Recordemos que Samsung tiene uno de los presupuestos más altos presupuestos de I + D en la industria y que parte de este dinero ha ido a parar a tecnologías como el escáner de iris o la nueva pantalla “Infinity Display”.

Escrito por Miguel Martínez

Fuente > IHS