Configura tu iPhone o iPad para sincronizarlo con iTunes vía Wi-Fi

iOS

A diferencia de Android, que a grandes rasgos monta su almacenamiento interno como un almacenamiento masivo, similar a si conectamos una memoria USB al ordenador, iOS depende en gran medida de iTunes, la plataforma de Apple, tanto para copiar archivos (especialmente multimedia) al dispositivo como para gestionar las copias de seguridad de manera que todo esté centralizado dentro de esta plataforma.

En muchas conferencias, Steve Jobs, fundador de Apple, aseguraba que el concepto “wireless” era el futuro y tenía en mente conseguir que sus productos pudieran funcionar completamente sin la necesidad de ningún cable más que el de carga. Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos, para determinadas tareas, especialmente de sincronización o copia de archivos, se sigue utilizando el cable, especialmente por desconocimiento de formas alternativas de sincronización.

Tanto iTunes como iOS están preparados para conectarse y sincronizarse entre sí a través de la red Wi-Fi de manera que, salvo que queramos actualizar, reparar o cargar nuestro dispositivo no sea necesario conectar ningún cable de datos y podamos hacerlo desde cualquier lugar, siempre y cuando ambos dispositivos estén conectados a la misma red inalámbrica.

A continuación, os dejamos un enlace al artículo donde explicamos cómo configurar nuestro iPhone o iPad y nuestro PC para poder sincronizarlos con iTunes sin la necesidad de conectarlo por cable.

¿Es mejor sincronizar dispositivos iOS con iTunes por cable o por Wi-Fi?

No sería justo decir que un medio de conexión es mejor que otro ya que ambos cumplen con su cometido y siempre habrá tanto quien defienda la conexión por cable frente a la inalámbrica como quien lo defienda al revés.

Es cierto que si estamos utilizando un ordenador privado, lo más cómodo es configurar la sincronización por Wi-Fi ya que con solo abrir iTunes ya tendremos nuestro dispositivo conectado y listo para sincronizarse, sin embargo, también debemos tener en cuenta que todo el proceso de copia, especialmente si trabajamos con muchos archivos, genera un gasto considerable de batería y recursos, y aquí es donde entra una de las principales ventajas del cable que, además de copiar nuestros datos, carga el dispositivo.

Además, como hemos dicho, algunas tareas, como la actualización de nuestro dispositivo o repararlo en caso de que no funcione, requieren de una conexión por cable, sin la cual, no podremos hacerla. Igualmente, aunque las actualizaciones podemos recibirlas vía OTA, si tenemos poco espacio en el dispositivo y no nos entra el paquete completo, lo más seguro es que tengamos que utilizar iTunes como intermediario para evitar almacenar la actualización en el dispositivo.

¿Prefieres sincronizar tu iPhone o iPad con iTunes por Wi-Fi o conectándolo por cable?

Escrito por Rubén Velasco