Prueba de resistencia al agua del Google Pixel

Android

Con los primeros Google Pixel ya en las manos de sus primeros clientes, cada día aparecen nuevos test que ponen a prueba distintas facetas de los nuevos terminales de Google. Una de esas facetas, y por la que precisamente no destacan los nuevos Pixel, es por su resistencia al agua. Recordemos que lejos de las certificaciones de otros buques insignia, la de los Google Pixel se queda bastante corta, de ahí que tenga un cierto interés un tipo de prueba como esta, que mide la resistencia al agua del Google Pixel.

Como decíamos la llegada de las primeras unidades de los Google Pixel nos están permitiendo ver todo tipo de pruebas de resistencia  sobre los nuevos terminales de Google. De hecho hace unos días vimos una de las más tradicionales, donde debe resistir a arañazos, fuego y la fuerza de torsión, vamos, un bendgate.

Pues bien, hoy vamos a ver una prueba que mide la resistencia al agua del Google Pixel.

Resistencia al agua del Google Pixel

No habría que esperar grandes resultados en esta prueba, porque como muchos sabéis, los de Mountain View no se han preocupado especialmente en este nuevo terminal de dotarlo de una resistencia al agua o al polvo como en otros buques insignia que hemos visto en este 2016. Mientras Samsung ha equipado a los suyos con la máxima certificación en el mercado, IP68, Google ha conseguido para los Pixel una modesta certificación IP53, que lo hace resistente al agua y al polvo en condiciones puntuales.

En la prueba de hoy se ha sumergido al Google Pixel durante una hora, y aunque no se trata de una prueba demasiado dura para el terminal, ya que la presión dentro del recipiente no es tan grande como por ejemplo en una piscina, sí puede servir para hacernos una idea de hasta qué punto podemos mojarlo en un uso normal. Y la verdad es que el Google Pixel se comporta bastante bien, más que nada porque después de estar una hora sumergido funciona prácticamente a la perfección.

Logo del Google Pixel en la parte trasera de la carcasa

Y decimos “prácticamente” porque tras esta hora de inmersión, parece que lo que ha dejado de funcionar adecuadamente es el altavoz, que por momentos pierde potencia, tal y como se puede comprobar al final del vídeo, después de más de una hora bajo el agua. Este vídeo demuestra que para accidentes con agua domésticos, y nos referimos a un lavabo, la pila de la cocina o inmersiones similares, el Google Pixel puede resistir perfectamente al agua, ahora bien, desconocemos sus daños a largo plazo.

Escrito por Jorge Sanz

Fuente > GSMArena