Usuarios del iPhone 5 y iPhone 5S demandan a Apple por problemas de conectividad

En anteriores ocasiones ya se ha avisado de un fallo que ahora puede costar un pequeño disgusto a Apple. Si eres o has sido poseedor de un iPhone 5 o iPhone 5S funcionando con iOS 6, iOS 7 o iOS 8.0, seguro que en más de una ocasión has encontrado problemas con la conectividad Wi-Fi. Este defecto de fábrica puede haber aumentado sensiblemente el consumo de datos con algunos operadores. Es por ello que ahora se ha admitido a trámite en E.E:U.U una demanda contra Apple por los fallos de conectividad tanto del iPhone 5 como del iPhone 5S.

Hagens Berman ha presentado una demanda contra la compañía de Cupertino por ocultar a sabiendas un defecto en el iPhone 5 y el iPhone 5S que provocaba en los dispositivos de los consumidores se cambiara automáticamente la conectividad Wi-Fi por el uso de datos móviles, mucho más costosos sobre todo a la hora de consumir streaming de videos o en actividades que requieran grandes cantidades de datos. Debido a la desconexión automática del Wi-Fi para activar los datos móviles, los consumidores estaban consumiendo grandes cantidades de datos celulares sin ninguna advertencia.

Según la investigación de la empresa, Apple no logró corregir este defecto para los suscriptores del operador AT & T y ni siquiera avió del mismo a sus cliente, teniendo en cuenta el gran número de terminales afectados, pues el error se reproducía en smartphones con las versiones de iOS 6 y 7, y sólo se resolvió con el lanzamiento de iOS 8.1 en octubre de 2014.

«Apple ha dejado pasar este fallo sin solucionarlo ni reportarlo durante años, provocando que miles de usuarios vieran incrementado su consumo de datos móviles. Por ello es que estos usuarios merecen una compensación.»

Captura de pantalla 2015-12-21 a las 15.09.39

¿Cuál es el fallo de estos modelos de iPhone por el que Apple ha sido demandada?

En el iPhone 5 y el iPhone 5S, cuando un consumidor transmitía con su iPhone grandes volúmenes de datos por un período de 10-20 minutos, la GPU se hacía cargo de toda la descompresión de vídeo, la decodificación y la presentación en pantalla. Sin embargo, para facilitar este proceso, la CPU del smartphone de Apple se configuraba de manera automática en modo «suspensión» provocando de esta manera el apagado de la conectividad Wi-Fi.

Una vez que la CPU del terminal se ponía en modo suspensión, o ahorro, tanto el iPhone 5 como el iPhone 5S cambiaban automáticamente la conectividad Wi-Fi por transmisión de datos a través de los datos móviles contratados, en este caso, por AT & T

También te puede interesar…