Aprovecha al máximo el tamaño de la pantalla de tu móvil ocultado los botones virtuales

Android

¿Tu smartphone muestra continuamente los botones virtuales en la zona inferior de la pantalla? ¿Te resultan molestos a la hora de utilizar ciertas aplicaciones porque te restan parte de la superficie del display? Si te encuentras en esta situación porque el software del fabricante no te permite “esconder” las teclas Home, retroceso y multitarea, la aplicación GDM Immersive puede convertirse en tu herramienta más deseada. A continuación te explicamos por qué.

Hubo un tiempo en el que el diseño de los smartphones incluía una característica en común. Todos disponían de botones físicos o táctiles en la zona inferior del frontal. Esta particularidad nos permitía usar la pantalla en su totalidad. Sin embargo, el desembarco del Nexus 4 estandarizó en cierto modo la introducción de los botones virtuales, embebidos en la propia interfaz del sistema. Eso pasaba por dedicar parte de la pantalla a la botonera, con lo que suponía restarlo de las pulgadas totales del display del smartphone.

Cuestión de software

Actualmente fabricantes y desarrolladores diseñan software específico e incluso ajustes opcionales dentro del sistema que permiten “esconder” estos botones mientras no sean necesarios o no los utilicemos. Raro es el launcher que no incluye esta opción entre su personalización. En cambio, existen modelos que no disponen de esa capacidad, al menos de serie. Para esos casos podemos recurrir a aplicaciones de terceros como es GMD Immersive.Opciones de GMD Immersive

¿Qué es lo que nos ofrece esta aplicación?

Básicamente ofrece una serie de ajustes que permite esconder los botones virtuales sin necesidad de root y con ajustes adicionales que aumentan su utilidad. Tal y como veis en la interfaz de la app, su funcionamiento es muy sencillo. Una vez ejecutada, si la activamos podemos escoger varios modos, tal y como así indican los tres iconos que aparecen en la zona superior. El segundo nos permite esconder la botonera, que aparecerá acompañada de una línea de color como signo de la activación de la función y el tercero permite esconder tanto la botonera virtual como la barra de notificaciones. El escoger una u otra opción dependerá de nuestras necesidades. En cuanto al primero, si lo pulsamos volvemos a restaurar la configuración, manteniendo los ajustes del sistema.Sección de ajustes de GMD immersive

Esta misma posibilidad la encontramos en el panel de notificaciones ya que dispone de un widget de acceso directo desde la que podemos acceder en todo momento a la app, así como activar y desactivar el modo inmersivo. La ventaja de todo esto es que podemos aumentar la superficie de la pantalla para otras tareas mientras no sea necesario pulsar algunos de los botones retroceso, home o multitarea. No obstante, cuando así lo requieran nuestras necesidades, basta con un gesto táctil en la zona inferior en pantalla para que la botonera ascienda automáticamente. Lo mismo sucede con la barra de notificaciones.Google Chrome sin botones virtuales

Esta es la función básica de GMD Immersive. Sin embargo, tenemos a nuestra disposición una serie de ajustes adicionales que hacen de la app una herramienta más completa y funcional. No obstante, la mayor parte de éstas solo están disponibles para la versión de pago. De entre las más interesantes encontramos la capacidad para personalizar con qué aplicaciones queremos que se active un modo u otro automáticamente.Chrome sin botones virtuales

Por poner un ejemplo práctico, podemos configurar GMD Immersive para que una vez ejecutemos el navegador web, automáticamente desaparezcan botones o botones y barra de notificaciones. De este modo podremos disfrutar de toda la pantalla en su esplendor para navegar, sin que estos elementos del sistema nos resten superficie. El resto de opciones disponibles pasan por opciones de personalización, entre las que destaca la sensibilidad de la pantalla para recuperar la botonera, entre otros.

GMD Full Screen Immersive Mode
Desarrollador: Good Mood Droid
Precio: Gratis+
Escrito por Víctor Rodríguez