Al final, no se eliminará “del todo” el roaming a partir de 2017

Operadores

No por menos esperado es, de nuevo, un nuevo revés para el tan prometido fin del roaming en 2017. Y es que este fin del roaming que parecía que ahora, sí que sí, iba a alcanzar a todos los países miembros se revela que tendrá condiciones impuestas por parte de las operadoras que podrán aplicar una política de “uso justo” y decidir que condiciones tiene cada tarifa para acceder a la posibilidad de no pagar roaming.

No una, ni dos, sino que esta es la tercera vez que se intenta eliminar el roaming en la zona de la Unión Europea y la tercera vez que se anuncia a bombo y platillo lo que, al final, no va a ser como lo pintaban.

La última noticia que teníamos es que el acuerdo pasaba por la Eurocámara y el acuerdo que se ha sellado también con los Gobiernos de la Unión Europea y que se ha dado a conocer tiene una cláusula muy particular. Y es que se ha pactado una excepción para dejar el control, en la práctica, a las operadoras que serán las que, en salomónica decisión, tendrán la potestad de decidir cómo, cuándo y quién tiene el “Roaming 0”.

En concreto, se aprueba que pueden introducir sus propias condiciones para controlar el uso justo de las conexiones. Esto les permitirá aplicar “un pequeño recargo” para controlar esto y que nunca podrá ser más alto que la tarifa máxima mayorista que los operadores pagan por utilizar las redes de otros países de la UE”. La UE, por otra parte, definirá antes del 15 de diciembre de 2016 este “límite” para un uso justo que será el baremo que podrán aplicar las operadoras.

Entre los criterios que se han adelantado estarán especialmente contemplados aquellos referentes al tiempo que pasemos en el extranjero, para evitar abusos como, por ejemplo, que una persona que se encuentra permanentemente en otro país utilice la SIM y cuente con un roaming más bajo. Según Europa, se cubrirá “una variedad de situaciones perfectamente normales” pero “potencialmente habrá ciertos controles para ver si es un cliente regular” de una tarifa o paquete. Es decir, que quien viaje mucho, precisamente los que más podrían beneficiarse, será a los que más controlen.

¿Hasta cuanto pueden cobrar?

Según lo que comenta la UE, los recargos por roaming bajarán a un máximo de 0,05 euros por minuto en el caso de las llamadas, 0,02 euros para mensajes de texto y 0,05 euros por mega en el caso de los datos, sin contar con el IVA. Estos recargos máximos representan una caída del 75% en comparación con los recargos actuales y estarán vigentes en 2016.

Además, según estas condiciones que se pueden aplicar, los recargos no podrían ser superiores al precio minorista, que que se sitúan en 0,19 euros por minuto las llamadas, 0,06 euros para mensajes de texto y los 0,20 euros por megabyte de datos.

Serán los reguladores nacionales, en el caso español la CNMC, los que autorizarán a los operadores a cobrar este recargo a partir de 2017 y tendrán la capacidad de revisar la decisión en todo momento. Tendrá una validez de un año, tras la que tendrán que renovarla.

Por su parte, los recargos mayoristas, lo que se cobran las operadoras por que los clientes de otras usen sus redes fuera de su país, no se eliminan, pero bajarán y se introducirán medidas de protección para la recuperación de los costes de los operadores.

Three: el ejemplo de lo que podría venir

La operadora británica es de las pocas en Europa que permite usar sus servicios fuera de las fronteras de Reino Unido. Sus tarifas “All-Can-You-Eat” ofrecen datos o minutos sin límite (bueno, en realidad lo hay y es de 1.000 GB). Las condiciones que ponen en el roaming sólo son que las llamadas tienen que ser entre terminales de la operadora y números británicos así como un límite de gasto de 20 GB durante 3 meses seguidos como máximo cuando se está fuera del territorio británico.

roaming

Conclusión: los operadores han ganado, los usuarios, está por ver

Es decir, que volvemos a una situación parecida a la actual en la que los operadores, por otra parte, siguen con la sartén por el mango. ¿Qué se puede esperar? Pues lo de siempre y lo que ya pasa ahora, que las tarifas más económicas no cuentan con roaming gratis, y habrá que pagar un suplemento, y que las más altas lo tendrán incluido como un servicio del que, además, presumirán para hacer más atractivas las ofertas.

¿Esto quiere decir que no desaparecerá el roaming? Ahora si que podemos decir que lo hará en 2017, precisamente porque se hará al gusto de las operadoras, ajustando costes y ofertas ahí donde les interese. Pero la utopía de poder viajar con cualquier tarifa en cualquier país de la UE si que no va a pasar.

Aún, los Gobiernos de la UE y la Eurocámara tienen que aprobar formalmente el paquete de medidas sobre roaming y neutralidad de la red, algo que no va a ocurrir hasta el próximo mes de otoño.

¿Qué os parece como se presenta este fin del roaming con tantas condiciones?

 

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)

Fuente > El Economista