Si tienes alergia al níquel, deja de usar el iPad sin “protección”

Apple

O al menos es lo que sugieren desde The Washington Post donde se han hecho eco de un estudio publicado en la revista Pediatrics en la que han relacionado el repunte de las alergias al níquel en los niños con el uso, cada vez más intensivo, de dispositivos como el iPad, y otros, que cuentan con este componente en sus carcasas metálicas.

Desde el diario norteamericano se hacen eco de un estudio publicado por la reputada revista médica en la que se ha estudiado el caso de un pequeño de 11 años afectado por una constante alergia, que se presentaba en forma de una severa irritación de la piel que era resistente a cualquier tratamiento. Durante el estudio, se dieron cuenta que el niño utilizaba intensivamente el iPad, que precisamente cotiene níquel en sus carcasas metálicas – como otros muchos productos con este tipo de diseño -.

iPad Mini blanco

 

Y es que el iPad dio, gracias a este estudio, como “positivo” en una alta concentración de níquel en la carcasa y el pequeño paciente, simplemente tuvo que utilizar una carcasa Smart Cover, para poder seguir utilizando el tablet sin problemas.

El afán por las carcasas metálicas ¿puede ser perjudicial para la salud?

Y es que recurrentemente se observa como el usuario está decantándose y pidiendo dispositivos con carcasas metálicas – incluso los fabricantes preparan modelos especiales con este tipo de cobertura -. En una nota de Associated Press, las alergias al níquel en niños han crecido hasta el 25%, cuando hace sólo 10 años eran del 17%.

Y es que pese a que la anécdota de la revista Pediatrics sea con el iPad, no es el único dispositivo que tiene níquel en su carcasa. Hace unos meses, la empresa FitBit se ofrecía voluntaria para un estudio tras las quejas de un número creciente de usuarios sobre dermatitis al usar sus pulseras. Tras esta investigación, se determinó que el puerto de carga del dispositivo de FitBit, el monitor de ejercicio Force, que contenía níquel y estaba constantemente en contacto con la piel era el causante de los problemas.

Pero antes de echarnos la mano a la cabeza y los dispositivos electrónicos a la hoguera, desde el Nickel Institute, una asociación global de pacientes con esta alergia y dedicada al estudio de la misma, indica que el riesgo se produce cuando el contacto es  “prolongado durante el tiempo” aunque matiza “el tiempo de exposición varía para tener una reacción alérgica y puede ser de entre 5 y 10 minutos o no darse nunca, depende de la sensibilidad de la persona”.

Esta alergia, por otra parte, no es nada nuevo y está presente desde hace años en la bisutería, gafas y hasta los conocidos mecheros Zippo.

Fuente: Associated Press

 

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)