WhatsApp: entre el bulo de la imagen amarilla y la reivindicación

Móviles

Las tecnologías móviles, como vehículos para la comunicación, se han mostrado por unos poderosos aliados para quienes necesitan que la información fluya con la máxima velocidad. Así, las redes sociales y las herramientas de mensajería se han convertido en la herramienta perfecta para que el mayor número de gente acceda a lo que sucede. Ahora bien, también hay que tener cuidado con los engaños, como sucede con WhatsApp y el amarillo.

Quién no recuerda la primavera árabe y los cientos de personas que hicieron llegar al mundo lo que allí estaba pasando a través de las redes sociales. Sin duda, los terminales móviles se han convertido en el mejor altavoz para ejercer la comunicación con sus múltiples herramientas. No obstante, hay que tener cuidado, porque a lo mejor no siempre los objetivos son legítimos, como puede ser el actual caso del icono amarillo de WhatsApp, ¿o realmente todo es parte del mismo engaño comunicativo?

Pongamos la situación en su contexto. Seguramente a lo largo de esta semana habrás recibido un mensaje a través de WhatsApp en el que alguno de tus contactos de invita a cambiarte la foto de perfil por un icono amarillo. Dicha acción, supuestamente, forma parte de una iniciativa conjunta para protestar contra la acción llevada a cabo por los políticos, los recortes, su forma de actuar, y en definitiva, todas las cosas que perjudican a los ciudadanos.

De este modo, mucha gente se lanzó sin dudarlo con la pretensión de “arrimar” el hombro aunque sea una acción anecdótica. Pues bien, a raíz de eso ha surgido un rumor, transformado en bulo sobre el mismo asunto en el que se advierte que todo eso forma parte de una iniciativa para robar información a los usuarios puesto que la imagen amarilla que se comparte está cifrada.

WhatsApp

WhatsApp y su poder social

Ante esta situación hay dos certezas claras. La primera es que por mucho amarillo que se ponga, no parece que una herramienta de carácter privado vaya a provocar el eco que sí se tendría en las redes sociales, por ejemplo. Y la segunda, y más importante sobre el asunto del bulo sobre el robo de datos a través de WhatsApp, es que si tomamos una imagen con estas características con nuestra cámara o simplemente utilizamos otro archivo ‘.jpg’ que tuviéramos anteriormente, no hay riesgo ninguno.

Así pues, lo más importante para evitar problemas, aunque este no es el caso, es que siempre hay que tener cuidado con ejecutar algún link para descargarse esta imagen, o tomar prestada la misma de alguna fuente desconocida. Pero estas advertencias nada tienen que ver con el color de la imagen, sino de que el archivo esté corrupto, algo que puede afectar a cualquier foto que descarguemos de la red.

En definitiva, un bulo sacado de una iniciativa de dudoso éxito que ha llevado a que los usuarios crean algo que realmente no puede suceder siempre y cuando se mantengan un mínimo de cuidado con el tipo de archivos que ejecutamos en nuestro móvil.

Fuente: ADSLzone

Escrito por Raúl Masa