Google patenta un smartphone con carcasa sensible a la presión

Android

Una nueva patente de la compañía Google muestra un smartphone bastante peculiar. Se trata de un smartphone completamente flexible y sensible a la presión para que el usuario pudiera habilitar distintas opciones del terminal de una manera más intuitiva que simplemente a través de una pantalla táctil. 

Los smartphones con pantalla curvada son la novedad en el sector de los smartphones. Samsung ya ha lanzado el suyo, aunque por el momento parece que su lanzamiento no se producirá de manera masiva, tal y como os comentamos desde MovilZona, y LG también tiene planeado lanzar el suyo el próximo mes de noviembre. Sin embargo, otras compañías están trabajando o ya han presentado patentes donde se puede ver la flexibilidad de los dispositivo más allá de las pantallas.

Según una nueva patente presentada por Google ante la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos (USPTO), y recogida por Patent Bolt, la compañía estadounidense trabaja en un smartphone sensible a la presión, es decir, “estrujable”. Esto supone que los usuarios podrían activar o desactivar funciones del teléfono o abrir aplicaciones aplicando diferentes puntos de presión al terminal, sin necesidad de utilizar únicamente la pantalla táctil del dispositivo.

patente google smartphone flexible

Esto sería una ayuda adicional para los usuarios dado que la tendencia actual de los principales fabricantes es crear dispositivos que superen las cinco pulgadas. Estos  nuevos gestos ayudarán a los usuarios a controlar las aplicaciones más allá del uso tradicional con una sola mano y la metodología de control manual.

Cada gesto será asignado únicamente a diversos controles específicos a través de la nueva función que Google quiere patentar, utilizando un medidor de tensión que se integra en la estructura del smartphone.

Apple también quiere smartphones flexibles

Esta nueva patente de Google, sigue la línea de otra presentada por Apple ante la misma oficina meses atrás. En concreto, Apple apuntaba a smartphones flexibles, también más allá de sus pantallas, donde la batería o los circuitos también serían flexibles, tal y como os comentamos desde MovilZona.

De esta manera este terminal podría plegarse para adaptarse a la forma en que cada uno de nosotros hacemos uso del equipo. Es más, la interfaz de usuario podría ser configurada para detectar posiciones inactivas (plegado o extendido) o activas (como la torsión, apretar, doblar o deformar el equipo), para poder responder a cada una de ellas de una manera diferente.

Escrito por Raquel Agüero Mayor