En iOS 7 podríamos tener que volver a pagar por apps ya compradas

Algo que suele ocurrir con la llegada de cada iteración de las consideradas importantes, y que se suele pasar por alto, es que muchos desarrolladores aprovechan para volver a cobrar por una renovación de su software. En iOS 7, dado su radical cambio estético y de interfaz, podría ser algo generalizado.

El cambio radical del diseño y funciones en iOS 7 está llevando a muchos estudios de desarrollo a dedicar muchas horas para que sus apps se vean y funcionen bien en el nuevo sistema operativo de Apple. Y la polémica está servida, ya que se espera que muchas de las actualizaciones sean de pago, algo que para aquellos que ya pagaron en un primer momento por la aplicación, no será agradable.

La realidad es que Apple no da a los desarrolladores, ni en iOS ni en Mac, muchas opciones a la hora de rentabilizar una actualización de su software. Sólo hay dos: dar la actualización gratis sobre la misma aplicación o lanzar una nueva aplicación y hacer un descuento en el precio de salida. La primera opción es la más fácil, pero hace difícil la sostenibilidad de un negocio y la segunda es muy complicada ya que confunde al usuario dado que hay dos versiones de la misma app para instalar y una de ellas se quedará olvidada.

APPS-PRECiOS-1

Gedeon Maheux, uno de los fundadores de Iconfactory, da su visión como desarrollador en su blog GedBlog. Indica que ellos ofrecen una nueva versión de pago de sus aplicaciones como xScope o Twitteriffic cada 18 meses y en el tiempo entre ellas hace un gran esfuerzo por mantenerlas actualizadas. «iOS 7 es una gran oportunidad para que los desarrolladores aprovechen para atraer hacia sus aplicaciones la avalancha de nuevos usuarios que llegarán. Pero hay otra oportunidad, una ignorada por muchos, las actualizaciones de pago. Para ser más precisos, las nuevas versiones de pago para iOS 7 de aplicaciones existentes» establece Maheux a lo que añade «siempre hay y habrá usuarios que se quejan por tener que pagar de nuevo, pero la mayoría entiende que para que una aplicación sobreviva ocasionalmente deben contribuir a mantener su desarrollo».

El fundador de Iconfactory también habla del modelo «freemium» que tan bien le ha ido a algunos como a los creadores de Candy Crush. Maheux indica que no lo ve como el camino a seguir y considera que «posponer el beneficio del coste del desarrollo de un software es muy complicado, sobre todo porque no sabes qué éxito tendrá. No veo cómo los desarrolladores pueden hacer negocio a largo plazo de esta forma en el App Store».

Lo cierto es que las palabras de Gedeon Maheux no dejan de tener una aplastante lógica y sólidas razones. Hasta una actualización menor lleva el trabajo de mucha gente detrás para dar un nuevo aspecto o aprovechar las nuevas funciones que se le pueden añadir gracias a las nuevas APIs que ofrecen desde Apple. Y esta gente debe recibir una justa compensación por su esfuerzo, aunque siempre estará en discursión cuanto debería valer una actualización frente al precio que tuvo la app en su primer momento.

¿Estaríais de acuerdo con pagar cada cierto tiempo por una actualización si esto mantiene «vivas» vuestras apps favoritas? ¿Consideráis que el precio de una aplicación debería ser menor que el primero que tuvo? Dejadnos vuestra opinión en los comentarios.