Apple dice sí a los chips de Samsung, pero para 2015

Apple dice sí a los chips de Samsung, pero para 2015

Carlos González Villamil

Samsung y Apple habrían llegado a un acuerdo según el cual los coreanos abastecerían a Apple de chips A9 a partir de 2015 para su principal producto, el «iPhone 7», que saldría al mercado durante la segunda mitad del año.

La relación Samsung – Apple ha sido, desde el año 2011, bastante tensa. Denuncias por patentes, por ejemplo, resume la «guerra» que hemos estado viendo durante este tiempo. Pero, Samsung sigue liderando el mercado con sistema operativo Android y puede presumir de un nivel de ventas global increíble. Y Apple, por su parte, cuenta con un prestigio que no se debilita y un poder de mercado fuera de lo común.

Estamos hablando de dos enormes empresas que, como es evidente, también tienen sus carencias y por ese motivo es por el que tienen que unirse en acuerdos de este tipo.

Apple y sus chips

Apple no tiene la capacidad (ni ha buscado tenerla) de producir los chips de sus propios dispositivos. Desde hace mucho tiempo e incluso con el actual chip A6, ha sido Samsung su proveedor de este tipo de hardware.

Sin embargo, a finales de Junio se empezó a rumorear que TSMC podría abastecer a Apple de chips a partir de 2014. Tendría algo de sentido que Apple quisiese dejar de lado a Samsung definitivamente. Todo lo que ha ocurrido entre estas dos grandes compañías desde el años 2011 no ha generado, precisamente, una buena relación entre Apple y Samsung. No obstante, también las discusiones han sido motivadas por una evidente competencia que entre las dos marcas, al nivel de mercado que juegan, tienen que sortear y salir victoriosos como puedan.

Apple es una firma que exige calidad y posiciona sus estándares a un nivel muy por encima del de otras marcas. En la posición en la que actualmente están y que deberían tratar de mantener, acordar la continuación de Samsung como proveedor de chips sería casi como la contratación de un seguro de vida.

Samsung le ha demostrado a Apple que sus chips no dan lugar a fallos, funcionan correctamente y sin sobrecalentarse. Además, bien es cierto que aunque tengan sus «rifi-rafes» se trata de una cuestión de interés común. De Samsung como vendedor y de Apple como comprador de materia prima para su producto final, el iPhone. Teniendo esto en cuenta, por mucho que los temas legales de años anteriores sigan su camino, el acuerdo del que estamos hablando no tendría por qué verse en absoluto afectado.

Fuente: The Korea Economic Daily

5 Comentarios