Prueba estos trucos si tu móvil se queda ‘congelado’ al encenderse

Prueba estos trucos si tu móvil se queda ‘congelado’ al encenderse

Miguel Martínez

Hoy en día nuestros dispositivos móviles están optimizados de tal manera que, el simple hecho de encontrarse con problemas de congelación es algo inusual, a no ser que una actualización se haya corrompido o algún malware haya infectado nuestro dispositivo. No obstante, si te encuentras en esta situación, te aportamos una serie de soluciones para evitar que tu móvil se quede atrapado en el logo de la marca tras un reinicio del terminal.

Los motivos por lo que esto puede suceder son muy diversos, pero generalmente están relacionados con el software. Algún archivo se ha corrompido y debemos reiniciar-reinstalar el sistema operativo para paliar el error y lograr que el smartphone se encienda con normalidad y no se quede bloqueado en el logotipo del fabricante.

No hay muchas soluciones disponibles para este grave problema en los terminales Android, como también en el caso de los iPhone. Pero, aun así, vamos a recopilar todas esas posibles soluciones para que puedas evitarte algún que otro disgusto en tu móvil Android antes de acudir directamente a un soporte técnico oficial, por si pudieses arreglar este problema por ti mismo antes de ir a mayores.

Fuerza el apagado

Lo más sencillo de todo es apagar el móvil para deshacer todo problema que arrastre un uso ininterrumpido en cualquier teléfono, ya sea Android o no. Para ello, tendremos que pulsar el botón de encendido el tiempo necesario hasta que la pantalla del móvil se apague y podamos reiniciar el dispositivo móvil con toda normalidad. Aunque, para conseguir esto el smartphone no deberá estar ‘pillado’ ni ‘congelado’.

En cambio, si pulsar el botón no funciona, también contarás con otra opción, nos referimos a la posibilidad de retirar la batería. Eso sí, este paso será para aquellos smartphones que lo permiten, ya que en la actualidad casi ninguno deja retirar la carcasa fácilmente hasta el punto de no contar ni siquiera con baterías extraíbles. Además, si abres el teléfono móvil para extraer la batería y la sacas independientemente del móvil que sea, si este aún está en garantía, la misma dejará de tener validez independientemente del tiempo que quede. Aunque, otra opción será la de dejar que se agote por completo la batería, dejando pasar las horas hasta que el teléfono se quede sin energía y en ese momento nuestro teléfono se apagará y podremos comenzar con el proceso desde cero.

No obstante, también podremos llegar a utilizar una combinación de botones, que variará en función de la marca del dispositivo, para poder forzar el reinicio del dispositivo. Por lo tanto, deberemos buscar concretamente la combinación de teclas que tendremos que mantener pulsadas para que el móvil congelado se reinicie sin problemas. Estas diferentes combinaciones de teclas podremos buscarlas fácilmente a través de una búsqueda sencilla en los diferentes apartados de preguntas y respuestas de la web del fabricante de nuestro teléfono móvil. Si no te ha llegado a funcionar estas alternativas para forzar el apagado, deberemos seguir otra serie de alternativas que veremos a continuación.

bateria extraible de LG G4

Reinicia en modo seguro

Recordemos que el modo seguro es un método alternativo de arranque del sistema operativo. Por lo que, al usarlo, el sistema se carga sin las aplicaciones de terceros y procesos que hayamos podido activar y que puedan estar causando un funcionamiento anómalo en el mismo. Y gracias a este, podremos entrar en un modo a salvo de errores en el móvil para detectar dónde está el fallo, si en una app recién instalada o en un problema de configuración de nuestro teléfono móvil. Desde el modo seguro podemos ejecutar cualquier acción en el teléfono que repercuta sobre su funcionamiento normal.

Para ello, con el teléfono apagado, debemos encenderlo y mantener pulsado el botón de encendido hasta que aparezca el logo de la marca. A continuación, suelta el botón de encendido y mantén presionado pulsar el botón de bajar el volumen y mantenlo presionado hasta que el dispositivo se inicie.  En algunas marcas es probable que, en vez del botón de bajar volumen, habrá que pulsar el contrario, el de subir volumen.

Modo seguro Android

Si lo haces bien, tu móvil se quedará bloqueado en el logo de Android o el fabricante y posteriormente se reiniciará y mostrará un mensaje de modo seguro en la esquina inferior izquierda de la pantalla. En el caso de que no hayas conseguido nada, no te preocupes, porque para salir será igual de sencillo. Por lo que, para salir de este menú, solo tendremos que reiniciar el teléfono de la manera habitual y no causará ningún tipo de problema.

En caso contrario, si consigues poner fin a tu móvil ‘congelado’, al encender el terminal, es posible que todo nuestro escritorio se haya descolocado y los accesos directos a las aplicaciones hayan quedado eliminados. Por lo que no te preocupes, tan solo deberás volver a organizar todo como estaba una vez resuelto el problema. Sin embargo, si el problema persiste, y el teléfono se va quedando pillado de manera más frecuente y no conseguimos solucionarlo, nos quedarán otras opciones, aunque la más drástica será realizar Hard Reset.

Hard Reset

El todo por el todo. Aunque eso sí, tendrá que ser una de nuestras últimas esperanzas para poder solucionar este problema en cualquier dispositivo móvil. Básicamente, porque esto restablece el terminal dejándolo en su estado de fábrica original y, por consiguiente, todos los datos del teléfono, archivos y ajustes quedarán completamente eliminados. Por este motivo, si puedes acceder en modo seguro, te recomendamos hacer una copia de seguridad antes de ejecutar el hard reset a tu teléfono. Dicha copia de seguridad puede realizarse desde el propio teléfono, a través de una app de terceros o mediante un ordenador. Servicios como Mi Cloud o Google Drive también nos permiten dar cabida a nuestras copias de seguridad. Es más, tenerlas en diferentes sitios es cuanto menos recomendable debido a que así podremos acceder a ellas siempre con total seguridad.

En cambio, si por alguna razón no fuéramos capaces de acceder, tendremos que tratar de arreglar los problemas con el modo Recovery en Android. Los pasos a seguir para hacer un hard reset en la mayoría de móviles con el sistema operativo de Google son los siguientes:

  • Trataremos de encender el móvil manteniendo pulsado el botón de encendido durante 10 segundos.
  • Al encenderse, dejaremos que intente iniciarse durante 5 minutos.
  • En caso de que no lo consiga por sí solo, tendremos que pulsar los botones de subir volumen + encendido durante unos segundos hasta que vibre. No obstante, en algunos modelos puede ser bajar volumen + encendido, será cuestión de probar ambos métodos.
  • Una vez nos aparecen una serie de pequeñas letras, estaremos en el menú recovery.
  • Aquí nos desplazaremos con las teclas de subir y bajar volumen, aceptando con el botón de encendido.
  • Ahora, será el momento en el que nos dirigiremos a ‘Wipe data/Factory reset’ y pulsaremos el botón de encendido.
  • Después nos situamos sobre ‘Yes’ y aceptamos.
  • Por último, es la hora de escoger la opción ‘Reboot system now’ para que el móvil vuelva al estado de fábrica al borrar todos los datos.

hard reset samsung

En el caso de que nos encontremos el mensaje ‘No command’ tendremos que seguir otra serie de pasos para intentar resolver este inconveniente. Y es que no siempre tendremos la suerte de que nos funcione el hard reset en el dispositivo Android. Por lo tanto, si nos aparece esta notificación, deberemos hacer esto:

  • Mantener pulsado dos segundos el botón de encendido.
  • Después le damos solo un toque al botón de volumen superior.
  • Al instante, el móvil entrará en el modo recovery de forma forzada y podremos seguir con los pasos que te hemos mostrado antes.

Recordemos que esta opción debemos usarla en casos muy extremos en los que tengamos que recuperar nuestro teléfono móvil sí o sí y a la mayor brevedad posible; y además, siempre hagámoslo con una copia de seguridad.

Ayúdate de dispositivos externos

Una de las últimas posibilidades que podemos utilizar cuando las anteriores nos han fallado a la hora de forzar el reinicio de nuestro teléfono móvil, será la de utilizar un dispositivo externo que nos permita realizar este proceso. Cuando hablamos de un dispositivo externo, hacemos referencia a algún monitor o pantalla que nos permita establecer el modo escritorio en nuestro teléfono móvil y desde ese modo, poder restablecer nuestro teléfono a través de un reinicio forzoso del mismo.

Para poder realizar este proceso, previamente tendremos que asegurarnos de que cumplimos ciertos requisitos porque de lo contrario, haremos un trabajo en vano. En primer lugar, deberemos asegurarnos de que nuestro teléfono móvil es compatible con el modo escritorio, de lo contrario por mucho esfuerzo que hagamos, no podremos activarlo. Junto a esta necesidad, también tendremos que hacer uso de un adaptador que nos permita poder conectar nuestro móvil a dicho monitor y por tanto activar dicho modo escritorio. También puede darse el caso de que nuestro teléfono móvil no responda absolutamente a este proceso que estamos haciendo, por lo que en ese caso, el bloqueo del mimo será mucho mayor y tendrmeos que seguir buscando una posible solución.

Otras opciones

Si todo esto no funciona y tu móvil sigue congelado como hasta ahora, es hora de ver tres operaciones más antes de que tengamos que llevar el móvil a reparar. Por lo tanto, os recomendamos que probéis esta serie de consejos antes de acudir a un soporte técnico. Aunque, si contáis con la garantía, lo ideal será acudir al servicio especializado.

  • Retira la funda del teléfono: las carcasas de protección de terceros podrían no coincidir exactamente con el tamaño y las especificaciones de tu teléfono, bloqueando así el sensor óptico y mostrando una pantalla en negro.
  • Mueve el teléfono a un lugar más fresco: un sobrecalentamiento puede provocar que el móvil se quede congelado o no encienda. Puedes colocarlo en un ambiente más fresco y lejos de la luz directa del sol para evitar este problema.
  • Carga el teléfono: carga el dispositivo durante un máximo de 30 minutos y trata de reiniciarlo. Si no funciona enciéndelo y déjalo encendido hasta que acabe apagándose por sí solo. Una vez se agote por completo, mantenlo en ese estado durante unas seis horas aproximadamente. Finalizado este periodo, enchufa el móvil y cárgalo durante la misma cantidad de tiempo. Cuando alcance el 100%, vuelve a encenderlo y comprueba si funciona con normalidad.

De lo contrario, si ninguna de las anteriores soluciones surge efecto, quizá deberíamos optar por acudir directamente al servicio técnico de la compañía en cuestión. Sobre todo, si se trata de un smartphone reciente y con muy poco tiempo de uso, puesto que existe la probabilidad de que sea defectuoso. En este sentido, conviene estar al tanto de la garantía del producto para solventar el error sin ningún coste adicional, así que recuerda buscar el recibo de compra.

Por otro lado, si el terminal tiene ya mucho tiempo a sus espaldas, lo más seguro es que llegue el momento de decir adiós. Los dispositivos tecnológicos tienen una vida útil aproximada que en función del uso que le proporcionemos puede variar en mayor o menor medida. De modo que no habría que descartar esta opción, aunque tampoco pierdes nada por intentar reparar el problema. Eso sí, en esta ocasión tendrás que pasar por caja debido a la expiración de la garantía. Al igual que deberás pagar si no es un fallo propio del teléfono y se ha provocado por nuestra culpa.

¿Debo cambiar de móvil?

Quizás si el problema persiste, esta sea una de las preguntas que estén revoloteando por tu cabeza al ver que tu teléfono móvil no va más allá del logo de Android y efectivamente, estamos en un momento en el que tenemos que ponernos en lo peor para nuestro teléfono y posiblemente tengamos que plantearnos un cambio en el teléfono móvil. Si estamos hablando de un teléfono móvil que ya tiene sus años y que quizás el problema venga del rendimiento, obviamente la decisión debería estar más que clara y es que poco o nada podremos hacer ya con este teléfono móvil más que comenzar a pensar en un posible cambio del mismo.

En cambio, si tenemos un móvil aparentemente nuevo o que hayamos comprado recientemente, ahí sí que tendremos que asustarnos pues no es lo más normal tener esta clase de problemas en productor nuevos. Por supuesto, el hecho de comprar o no un nuevo móvil, tendrá que ver y mucho con las posibilidades económicas que tengamos para poder adquirir un nuevo teléfono, pues de lo contrario tendremos que buscar una solución en el servicio técnico por cualquier de las vías a la espera de lo que nos cueste la reparación.

1 Comentario