¿Puede la carga rápida romper la batería del móvil?

Resulta innegable que la carga rápida de los móviles ha cambiado nuestro modo de uso, hace apenas unos años teníamos que vivir pegados a un enchufe para cargar nuestro móvil, con tiempos de espera que superaban en algunos casos las dos horas. Poco a poco y por suerte se han desarrollado nuevas técnicas que reducen este tiempo, aunque no todo tienen porque ser bueno, también aparecen puntos malos en la carga rápida.

Actualmente podemos encontrarnos cargas rápidas de hasta 120 W, las cuales nos permiten cargar la batería en apenas 20 minutos. Cada vez vemos más que estas cargas rápidas no son solo en la gama alta y se expanden para llegar a la gama media e incluso gamas de entrada de todos los fabricantes lo que genera miedo y dudas a los usuarios.

Cómo afecta la potencia de carga

Para saber como afecta negativamente la carga rápida a nuestros móviles, primero debemos saber los aspectos positivos, para después poner esta información sobre una balanza y sacar conclusiones sobre la carga rápida en los móviles y lo bueno o malo que resulta. Como aspectos positivos sin duda alguna encontramos la reducción de los tiempos de espera, es el factor principal por el que ha sido desarrollada. Esto ha conseguido que no tengamos que ir cargados con una batería portátil, sino que podemos llevar nuestro móvil y cargador original, para en cualquier momento cargarlo sin esperas y tener batería para terminar el día.

Oppo Reno Ace carga rapida

A pesar de lo positivo que suena esto, expertos han demostrado que la carga rápida puede afectar negativamente a la batería de nuestro móvil, dado que se produce un aumento muy rápido de esta. Lo cierto es que podría ser el caso, aunque los fabricantes han puesto medidas de por medio para que la carga rápida no afecta actualmente a los smartphones como ocurría en sus inicios. Ahora la potencia y el mecanismo se encuentra en el propio enchufe, siendo este quien absorbe todo el calor y administra la energía, permitiendo que nuestro móvil y sobre todo el procesador, administren esa carga de forma que no le suponga ningún daño.

Nuestro móvil puede notarlo

Es cierto que por muy preparado que esté el procesador, el cargador y el resto de componentes para soportar una carga rápida a la larga puede resultar malo. Aunque nos encontramos con que esto mismo sucedía antaño y nuestros móviles terminaban sufriendo problemas de batería aunque no existiera la carga rápida.

La carga rápida de noche

Desde hace años hemos oído hablar mucho sobre la carga de los dispositivos por la noche, asegurando que resultaba perjudicial, aunque en el caso de los móviles no es así. El procesador que es el encargado de administrar la carga, es capaz de reconocer la batería que nos queda y regular la corriente que quiere recibir. Cuando ponemos el móvil a cargar por la noche mediante el cargador original con carga rápida, este cargará a la misma velocidad que durante el día, aunque no estaremos nosotros de por medio para quitarlo, dado que estamos durmiendo.

Carga rápida móviles OPPO

El propio smartphone, procesador y el cargador reconocen cuando llegan a un porcentaje límite de carga rápida y por eso en torno al 90% podemos observar como la carga es cada vez más lenta, buscando no dañar el smartphone. Durante el tiempo que falta hasta que nos despertemos, la batería se mantendrá al 100% esperando a que nosotros lo desenchufemos.

Para tratar de evitar que la carga tenga que estar completándose continuamente durante la noche, en el panorama Android y también en los iPhone, se ha integrado un mecanismo de seguridad que protege nuestro móvil de las cargas rápidas y de las cargas en general. Cuando el smartphone llega de noche al 80% se detiene y pospone la carga completa al 100% hasta el tiempo exacto que resta para que suene la alarma del móvil. Eso nos permite dormir tranquilamente sin preocuparnos porque la batería sufra y al despertarnos tendremos el máximo de autonomía disponible.

Esto no sucede si no tenemos una alarma configurada o si lo desactivamos, algo que se puede llevar a cabo desde Configuración > Batería, pero nuestra recomendación es que lo mantengas y conseguiremos cuidar ligeramente más nuestra batería.

¿Lo cubre la garantía?

En el hipotético caso de que un problema con la carga rápida del móvil pueda deteriorarla, tenemos que saber si la garantía responderá por nosotros. Este es un tema complejo, dado que resultará difícil demostrar si el daño en la batería se ha producido por ese extra de potencia o por el contrario, se debe a que hemos hecho un mal uso de la batería.

También debemos tener en cuenta que los fabricantes ofrecen un periodo de garantía diferente en las baterías con respecto al resto del terminal. Este elemento sufre un desgaste mucho más elevado que el resto de componentes y por eso sucede esto. En la mayoría de casos, contamos únicamente con 6 meses de protección. Si en ese periodo de tiempo la carga rápida provoca un fallo en la batería, extremos protegidos, peor después será muy complicado que la reparación o sustitución de la batería nos salga gratis.

¿Debemos usar la carga rápida?

Una vez que ya tenemos toda la información necesaria, podemos sacar una opinión que sin duda alguna nos recomienda aprovechar la carga rápida sin temor alguno. La degradación de las baterías por ahora es algo que no podemos evitar, tanto si utilizamos la carga rápida o no la utilizamos. Por ello y siguiendo las estadísticas de uso, un móvil nos suele durar de media 2 años, un tiempo en el que la batería apenas ha notado degradación ni siquiera usando la carga rápida.

Carga rápida Huawei

Será mejor que aprovechemos sus funciones y no tengamos que estar esperando demasiado tiempo para poderlo utilizar de nuevo, a las cuales podemos sumarles las posibilidades para reducir el tiempo de carga de los móviles. Lo mismo ocurre por la noche, podremos cargar con su cargador original, el procesador se encarga del resto y nosotros solo debemos preocuparnos de sacarle partido a sus cámaras, aplicaciones y múltiples posibilidades.

¿Se puede desactivar?

Dado el caso de que queramos cuidar más la batería de nuestro móvil y evitarnos alguna sorpresa, podemos pensar en la solución de desactivar la carga rápida. Sin embargo esto no es posible desde la configuración del terminal. La única solución es usar un cargador diferente con una potencia menor, aunque eso tampoco se recomienda dado que no todos los cargadores nos ofrecen el mismo estándar de carga y la solución podría afectar a la batería o ser peor que usar el cargador rápido.

¡Sé el primero en comentar!