Apple y Samsung de nuevo en problemas por el Covid-19

Cuando todo parecía haber quedado en el pasado y las empresas encargadas de hacer realidad los teléfonos móviles que disfrutamos en todo el mundo habían recuperado la normalidad, un nuevo problema aparece. La pandemia no ha dicho todavía su última palabra y en China, los casos vuelven a dispararse, provocando de nuevo una situación desoladora.

En este país y más concretamente en Shenzhen, es donde se encuentra la fábrica de Foxconn, uno de los principales fabricantes de productos tecnológicos del mundo, que brinda servicio a las dos grandes marcas de móviles; Apple y Samsung. Sin embargo, estas no son las únicas a las que ofrece el servicio, por lo que los retrasos, tiempos de espera y otros casos que vivimos en el pasado podrían estar a la vuelta de la esquina.

Los gigantes tecnológicos se detienen

Las últimas cifras en China hablan de una propagación de Covid-19 mucho mayor de la que se estaba registrando hasta el momento. Lo que ha llevado a provocar temor en el país y en consecuencia al cierre parcial de varias industrias. Este afecta sobre todo a las empresas que brindan servicios no esenciales, donde está el desarrollo de material tecnológico que vemos y disfrutamos en los teléfonos móviles.

Visita fábrica Oppo

Para tratar de controlar los brotes, se están realizando test PCR a todos los trabajadores con la intención de asegurar la salud y mantener controlada la situación. Unas medidas muy estrictas que contrastan las que se están tomando actualmente en otras zonas del planeta. En la ciudad de Shanghái se han detectado 64 nuevos casos de Covid-19 y esperamos que el aumento no siga acompañando estas malas noticias. Pero no solo se han detenido las fábricas, también el transporte público, lo que impide a muchos trabajadores llegar a sus puestos de trabajo y dificulta la capacidad de mantener bajo mínimos la capacidad de sacar adelante los proyectos.

¿Qué podría suponer?

Como vivimos en el pasado con la escasez de chips, la historia podría repetirse y dejarnos ante un mercado sin suficientes procesadores. Esto provoca que las presentaciones tengan que retrasarse y las marcas que trabajan en estas ciudades afectadas, tengan que posponer los lanzamientos. Entre las marcas afectadas encontramos las dos gigantes, Apple y Samsung, pero a las que se suman otras como Huawei, Oppo y TCL.

Honor

Sin embargo, Foxconn no quería que se repitiese la situación que vivimos al inicio de la pandemia y ya había desarrollado estrategias paralelas para multiplicar la producción en otras zonas del mundo. Este plan estaría activándose en estos momentos, para multiplicar su capacidad de generar tecnología y que esta, sea la que termine llevando los móviles que disfrutaremos en los próximos meses.

En caso de que la producción alternativa no fuese suficiente, tendríamos que ir haciéndonos a la idea de que comprar uno de los nuevos modelos que se han prestado o que se presentarán no será una tarea sencilla. Esto, por supuesto, podría provocar cambios en los precios, los que se suman a la situación económica de España con los precios al alza en casi todos los sectores.

Fuente > Nikkei

¡Sé el primero en comentar!