El iPhone 12 Pro es torturado en su prueba de resistencia más dura

Apple

Es muy extraño encontrar en la historia, un lanzamiento de iPhone que no haya estado envuelta en polémica. Este año, la compañía de la manzana anunció que los nuevos iPhone, son los más resistentes de la industria gracias a su nueva tecnología de protección Ceramic Shield. No obstante, hemos visto varios dispositivos hechos añicos durante los últimos días.

Apple ha sacado pecho con las novedades de los iPhone 12, pero durante su presentación, los de Cupertino nos contaron las excelencias de Ceramic Shield. Esta protección delantera promete ser cuatro veces más resistente a las caídas que la generación anterior. En MovilZona ya hemos visto algunos ejemplos de iPhone 12 dañados casi con la mirada, pero ahora, el iPhone 12 Pro ha pasado por las manos del canal JerryRigEverything, donde ha sido sometido a una de sus clásicas torturas para demostrar si estamos o no ante un dispositivo resistente.

iPhone 12 Pro Max

Prueba de resistencia del iPhone 12 Pro

Cuando el usuario realiza un desembolso importante, espera que el dispositivo esté a la altura de otros gama alta del mercado en cuanto a resistencia se refiere. La pregunta no es saber si el móvil va a caerse o no, la pregunta es cuándo lo hará. El iPhone 12 promete más resistencia que nunca, aunque algunos usuarios no están muy contentos con el resultado. No obstante, la prueba extrema de JerryRigEverything es igual para todos los terminales. En la prueba de rayado con el punzón, vemos que el terminal sufre daños en la pantalla a partir del nivel 6, con más incidencia en el nivel 7, que es lo que estamos acostumbrados a ver en docenas de smartphones. La única pequeña diferencia, es que los surcos parecen ser algo más débiles al mismo nivel que lo que se vio en su día con el iPhone 11.

Ni quemado ni doblado

El punzón hace bien su trabajo cuando se trata de rayar los laterales metálicos del terminal, algo normal. Sin embargo, las cámaras están bien protegidas, al igual que la parte trasera del iPhone 12 Pro, que no sufre daños ni con el punzón, ni con una moneda. Otra historia diferente son las caídas, que no son testeadas en esta ocasión. El terminal también es sometido a la prueba del quemado de la pantalla, manteniéndose debajo de la llama durante varios segundos. En este caso lo nuevo de Apple responder sorprendentemente bien y no sufre daño alguno.

La prueba final a la que son sometidos todos los dispositivos que pasan por las manos de Zack Nelson es la de doblado. Al contrario de lo que hemos visto en otros dispositivos que parecían plastilina, el iPhone 12 Pro resiste sin inmutarse cuando se le aplica la máxima presión. El terminal demuestra estar construido solidamente y no cede en ningún momento.

Escrito por David Girao

Fuente > JerryRigEverything