Análisis de la pantalla del Realme C11, ¿sirve para todo?

Móviles

Los smartphones de la gama de entrada son opciones de compra de lo más interesantes ya que, actualmente los modelos con Android que hay en el mercado, son bastante completos y ofrecen una buena relación calidad/precio. Hemos probado el Realme C11, un modelo que pertenece a ella y del que vamos a indicar si tiene una pantalla adecuada para disfrutar de todo tipo de opciones en la actualidad.

Una de las primeras cosas que se deben conocer es que este modelo tiene un precio que no supera los 100 euros, por lo que no se le pueden exigir cosas muy locas ya que, esto, no es viable y sería no valorar en su justa medida el dispositivo (que tiene un hardware en conjunto solvente como se ve en la ficha del Realme C11). El caso, es que resulta importante tener esto presente.

El caso es que el panel que tiene el equipo IPS, lo que tiene sentido y no es precisamente un problema ya que este tipo de componentes han demostrado en más de una ocasión que son completamente fiables. Con unas dimensiones de 6,5 pulgadas, cabe destacar que la resolución del panel es de 1.560 x 720 píxeles, por lo que no es de lo mejor que existe, pero es más que suficiente para disfrutar de vídeos con una más que aceptable calidad (ya que, en muchas ocasiones, como en las plataformas en streaming, no se tiene acceso a contenidos con mayor definición).

Una pantalla con notch, y que no está nada mal

Esto es algo que cada vez está más en desuso, pero lo cierto es que no es mala solución para conseguir un aprovechamiento frontal muy alto, en este caso hablamos de casi el 82% lo que está bastante bien y lo cierto es que los marcos de la pantalla del Realme C11 son bastante pequeños. Por cierto, un buen detalle adicional es que el radio de la pantalla es de 20: lo que permite que la experiencia al jugar y disfrutar de contenidos multimedia sea bastante buena.

Pantalla del Realme C11 con un vídeo

La tactibilidad que tiene el panel del terminal es excelente, ya que no falla en ningún punto de este… incluyendo las esquinas donde algunos modelos de gama de entrada tienen algunos problemas). Y esto es así incluso en los bordes que son muy abruptos para encajar con la carcasa, pero que no quedan mal estéticamente hablando. Si te preguntas por si hay fugas de luz alrededor del notch hay que decir que esto no ocurre, por lo que el cavado es bastante bueno en general.

Calidad de imagen en el Realme C11

Lo cierto es que en líneas generales nos has gustado bastante lo que se consigue con este terminal teniendo en cuenta su precio. Bien es cierto que los colores tienden a ser algo cálidos en general en las diferentes reproducciones (lo que se puede corregir mediante el uso de las opciones que existen en los Ajustes del smartphone). Pero, por el contrario, hay que decir que la definición es bastante correcta lo que se agradece mucho al leer textos en la pantalla que, por cierto, tiene una densidad de píxeles que llega a los 270 ppp. No es nada brutal, pero sí suficiente.

El brillo es bastante potente, ya que se superan los 300 nits sin excesivos problemas, pero en opciones por los reflejos de la propia pantalla en exteriores se sufre un poco más de los esperado. Los ajustes automáticos que incluye este modelo son correctos, pero hemos detectado que en situaciones de alta luminosidad es más lento de lo deseable… algo que no sucede cuando esta es baja. Pero el funcionamiento es lo suficientemente adecuado para dar uso a esta posibilidad.

Escrito por Iván Martín