Megapolis, construye tu ciudad y consigue que sea rentable

Análisis Aplicaciones

Algunos juegos en los que la gestión es clave, son bastante complejos a la hora de alcanzar los niveles más altos. Esto es algo que no ocurre con Megapolis, un desarrollo que tiene como objetivo que construyas una ciudad en la que de gusto vivir y que, además, sea lo suficientemente próspera como para dar beneficios y seguir invirtiendo en ella.

El trabajo del que hablamos es un heredero directo de la saga de juegos SimCity, que ya hace años se lanzó con un objetivo similar. Eso sí, se incluyen muchas más opciones disponibles que añaden complejidad y, también, horas de diversión (y, esto, es algo que no le falta a Megapolis precisamente). El caso, es que el juego no es nada complicado de utilizar, algo en lo que incluye positivamente el asistente integrado. Además, está completamente traducido -y con gran calidad, todo hay que decirlo-.

Asistente del juego Megapolis

La interfaz de usuario es una vista de la ciudad que se está creando, en la que se pueden ir colocando nuevas opciones (como pueden ser casas, industrias y otras constricciones como por ejemplo supermercados o restaurantes). Se debe medir bien el lugar y orientación en la que se depositan los nuevos elementos, ya que esto influye en la expansión de la urbe en el futuro; y, adicionalmente, que la comunicación con carreteras esté siempre presentes es esencial ya que de otra forma, el añadido es completamente inutilizable. Importante también tener en cuenta las materias primas del lugar en el mundo en el que está tu ciudad, ya que esto hará que la elección para invertir sea una u otra -así, por ejemplo, si tienes madera debes hacer énfasis en recolectar y conseguir «recetas» que permitan transformarla en bienes que generen ingresos-.

Google lleva los juegos de consola al móvil con Stadia: primero en Pixel 3 y Pixel 3a

Por cierto, un detalle importante es que se tenga en cuenta las dimensiones del terreno que se tiene, que es limitado -bien es cierto que, con el paso del tiempo, es posible ampliar esto mediante compras-. Si esto no es así, se puede tener más de un problema de no tener espacio para construir más viviendas, que son un elemento clave, ni servicios (que, en definitiva, es lo que atrae a los habitantes). El caso, es que todo influye para conseguir el éxito que se desea obtener… y no basta con edificar alegremente-.

Cuestiones a valorar en Megapolis

Es importante indicar que técnicamente el juego es solvente, con unos gráficos que son buenos (más definidos de lo que se puede pesar) y que permiten distinguir de forma rápida cada uno de los elementos del mapa. Además, hemos comprobado que en terminales de 2 GB Megapolis funciona sin problemas, pero recomendamos el uso de un par de gigas más para que todo se lo fluido que debería. Por cierto, el sistema de gestión de compras es de lo más sencillo de utilizar, ya que todo se basa en ventanas que van apareciendo donde se realizan elecciones mediante la pantalla táctil.

Es importante indicar que para realizar ciertas acciones para conseguir beneficios, como por ejemplo en las viviendas o el firmar contratos para la ciudad, es necesario estar pendiente del juego -ya que no se ejecutan de forma automática-. Esto no es un problema y, además, no resta jugabilidad a Megapolis. El caso, es que por completo y cantidad de opciones disponibles (incluso es posible comparar la ciudad que creas con las de otros usuarios), este desarrollo es una buena posibilidad que se debe tener en cuenta si la gestión es algo que te encanta.

Mapa global en Megapolis

Consigue el juego para Android Megapolis

Si todo lo que hemos indicado de este juego te llama la atención, puedes conseguirlo de forma gratuita tanto en Galaxy Store como en la tienda Google Play Store. Con una gran cantidad de opciones y una gran cantidad de horas de juego, lo cierto es que este desarrollo es una buena opción para los que gustan de desarrollos en los que la gestión es clave.

tabla del juego Megapolis

Descarga el juego Megapolis en Galaxy Store
Escrito por Iván Martín