Oppo mira a Samsung y patenta su propio móvil flexible

Móviles

Hasta ahora la más destacada en cuanto a patentes y proyectos vistos, a Samsung le acaba de salir un competidor en el futuro mercado de los móviles plegables de pantallas flexibles. Porque la china Oppo, que pronto venderá sus teléfonos en España, ha puesto sus miras en el móvil flexible.

Ahora que el objetivo de conseguir una pantalla sin marcos está casi logrado -este 2018 veremos varios modelos que reducirán los bordes al mínimo y en algunos casos hasta los eliminarán-, Samsung ha sido la primera en mirar hacia delante, hacia el siguiente paso en cuanto al futuro diseño de los terminales. Y para la marca coreana, ese paso son las pantallas flexibles, que permitirán poner en el mercado smartphones plegables que se conviertan en tableta al abrirlos.

El Samsung Galaxy X

Pródiga durante todo 2017 en patentes que muestran terminales y paneles flexibles, la carrera hacia el primer smartphone doblarle tiene a Samsung como clara destacada. De hecho, a inicios de enero apareció una hoja de ruta sobre el Samsung Galaxy X, nombre con el que se conoce al que sería el primer terminal Samsung de pantalla flexible. Si dicho ‘roadmap’ resulta ser cierto, entonces el Galaxy X empezaría su fabricación masiva en noviembre de este año, con vistas a un estreno en diciembre o en enero de 2019. Pero a la carrera se le ha sumado un nuevo rival: la marca china Oppo.

Una de las marcas más importantes del mercado móvil, Oppo ha decidido plantearse el futuro de los smartphones en forma de patente registrada sobre un teléfono de pantalla flexible que se cierra sobre sí mismo por un lado, similar al diseño que Samsung presentó por primera vez en 2014 en forma de diseño conceptual. Diferente al concepto del ZTE Axon M, que es básicamente dos smartphones unidos por una bisagra, el proyecto de Oppo se parece más a los paneles plegables que Samsung está trabajando y mostrando.

Pantalla frontal, pantalla trasera

Lo curioso del diseño de este Oppo es que el prototipo no cierra la pantalla hacia dentro, sino hacia fuera, por lo que cuando el dispositivo está en modo smartphone, es un terminal con pantalla frontal y también pantalla trasera, ambas con marcos. De momento esto no es más que una patente, pero demuestra que Samsung no está sola en la carrera por el primer terminal flexible. Ya hemos visto patentes de Apple y LG antes, pero esta de Oppo confirma que habría más compañías interesadas en un diseño que promete ser un estándar en el futuro.

Escrito por Cesar Otero

Fuente > CNBeta