Facua denuncia a Apple en España por la manipulación de sus iPhone

Apple

Delito, estafa y manipulación son palabras muy graves. Las mismas que la Facua está esgrimiendo para describir la ralentización ex profeso hecha por Apple a varios de sus modelos iPhone con el fin de prevenir daños. Es por ello que siguiendo lo sucedido en Francia, Facua denuncia a Apple en España.

Desde que Apple se vio forzada ante la abrumadora cantidad de pruebas a entonar el ‘mea culpa’ en público por haber manipulado a posta el rendimiento de los modelos iPhone 6, iPhone 6s y iPhone 7, y anunciar su polémica medida de la tarifa reducida para cambiar las batería degradadas en poco más de un año –29 euros aquí en España-, la compañía ha recibido sólo en Estados Unidos hasta 10 demandas colectivas mulltimillonarias de usuarios y asociaciones enfadas por la poca profesionalidad del gigante de Cupertino. A las que se le suman otras en Corea del Sur, en Israel, la denuncia ante la Fiscalía francesa y ahora en España también.

iPhone 7 cargando

Facua denuncia a Apple en España

La FACUA (Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía), una ONG española sin ánimo de lucro, ha tomado ejemplo de lo sucedido ayer en Francia, país en el que la asociación HOP ha plantado una demanda a Apple que le ha costado a la compañía ser investigada por la Fiscalía francesa por los delitos de fraude y obsolescencia programada. Según leemos en Teknautas de El Confidencial, la Facua presentará esta semana una denuncia similar a la puesta por HOP en Francia.

Según Rubén Sanchez, portavoz de Facua, Apple puede estar cometiendo dos delitos al haber manipulado las baterías y el sistema de los iPhone: el primero sería contra los consumidores por fraude, ya que el software para ralentizar ex profeso los terminales se ha añadido sin que venga explicado en ningún acuerdo legal con el usuario. El segundo es por daños o sabotaje informático, ya que Apple ha modificado un producto sin habérselo consultado al comprador.

Algo poco usual de ver en España, si la denuncia prosperara se trataría de un procedimiento penal contra una persona jurídica, igual que los sucedidos con Volkswagen por el sonado escándalo de las emisiones contaminantes en sus modelos diésel, y el de Iberdrola por la tarifa eléctrica. Hablamos de multas millonarias si Apple finalmente recibiese una sentencia condenatoria en suelo español.

Batería del iPhone 7

Los usuarios son los que pierden

Se trata de la segunda vez en menos de medio año que la Facua española denuncia a Apple, ya que en octubre de 2017, cuando el iPhone 8 y 8 Plus llevaban alrededor de un mes en el mercado, la Facua interpuso una demanda a Apple por ‘Publicidad Engañosa’, aludiendo a que vendían el iPhone 8 como un móvil “resistente a las salpicaduras y el agua” pero cuya garantía, según matiza en letra pequeña, “no cubre los daños producidos por líquidos”.

Estados Unidos, Francia, Corea del Sur, Israel y ahora España. Está claro que el denominado ‘batterygate’ está lejos de ser olvidado, y estos cinco países son los primeros que han iniciado trámites contra una Apple que seguro recibirá más demandas ahora que muchos se han atrevido a ser los primeros en denunciarla. Pero mientras se investigan posibles delitos y se fijan fechas de juicios, la compañía sigue disculpándose en público pero cobrando dinero por cambiar las baterías de los iPhone afectados, aunque sean reducidas a 29 dólares / euros.

Escrito por Cesar Otero

Fuente > Teknautas