Apple se libra de una demanda millonaria por los registros a los empleados de sus tiendas

Seguro que habéis estado alguna vez en una Apple Store y habéis visto esa cara de felicidad que tienen todos sus empleados, a los que parece que la vida les sonríe más que al resto de los mortales. Pero como suele decirse, no es oro todo lo que reluce e incluso en estos casos, la procesión va por dentro.

Lo anterior no lo decimos con la intención de atacar a Apple, para nada, simplemente es la constatación de una evidencia, de un modelo de negocio que no solo vende un producto tecnológico sino también un estilo de vida. Aunque por detrás, en la trastienda, las cosas sean mucho más terrenales.

Registros a la entrada y la salida

Ahora, un juez de San Francisco ha desestimado una demanda de empleados (y ex empleados) que pedían a los de Cupertino cerca de 60 millones de dólares en concepto de horas extra. Concretamente, a los 12.400 trabajadores de 52 tiendas de todo el territorio norteamericano por una media de 10-15 minutos diarios añadidos a sus horarios habituales.

Ese tiempo extra que reclaman que les paguen son los que tienen que ver con los cacheos y registros a los que someten a todos los empleados de las tiendas que llevan bolsas al trabajo. Es tanta la confianza (ironía) que Apple tiene en ellos, que antes de que comiencen a trabajar y después de terminar su turno comprueban que no roben nada.

apple_store_shot

El juez, con Apple

El juez, de momento, ha desestimado esa demanda y para dar consistencia a esa resolución ha tirado de argumentos un poco peregrinos. Uno de ellos es que los empleados podían evitar fácilmente los controles, ¿cómo?, pues no llevando bolsas: «Es indiscutible que algunos empleados no trajeron bolsas para trabajar y por lo tanto no tienen que ser registrados cuando salen de la tienda».

Esta práctica parece estar instaurada desde la fundación de las primeras Apple Store en suelo norteamericano, cuando Steve Jobs todavía vivía porque a principios de este año se conoció que dos empleados escribieron a Tim Cook para quejarse por este hecho, a lo que el mandamás de la compañía escribió al ejecutivo de recursos humanos preguntando «¿Esto es cierto?».

La respuesta a Tim Cook y la decisión posterior de Apple sobre el tema no se conoce, pero en aquella comunicación con el CEO ya se quejaban sus empleados de que «los trabajadores merecen ser tratados con el mismo respeto que Apple muestra a los clientes […] Apple trata a sus empleados como animales y ladrones».

¿Qué os parece?

También te puede interesar…

9 Comentarios