Orange cierra una complicada primera mitad del año a la espera del efecto Jazztel

Operadores

Orange ha presentado los resultados referentes al segundo trimestre del año en los que ha obtenido 920 millones de ingresos, lo que representa un 2,5% menos que en 2014. Siendo unos resultados negativos, la operadora señala que, al menos, representan una tendencia mejor que en el primer trimestre donde caían un 5%.

La compra de Jazztel podría ser un revulsivo para los resultados de Orange que en el segundo trimestre del año continúan por debajo de lo obtenido en 2014. Con un total de 920 millones de euros de ingresos en España, aún son un 2,5% menos que en los mismos meses del año pasado.

La primera mitad del año se cierra para la operadora naranja con 1.847 millones de euros en ingresos, lo que supone un 3,8% menos de lo que obtenía el año pasado con un EBITDA, el resultado de explotación antes de impuestos, de 420 millones de euros, lo que supone un 9% menos que lo que sumaba en verano de 2014.

El negocio móvil es el que más ha sufrido

Es el negocio móvil es el que le ha dado menos alegrías en estos seis meses a Orange, que tiene todas sus esperanzas puestas en el efecto de Jazztel para mejorar, sobre todo, su oferta convergente. Los ingresos de esta unidad se establecen en los 687 millones de euros para el segundo trimestre y un total de 1.383 millones de euros para el primer semestre. Es decir, es el negocio principal de la operadora que ha visto como caía un 5% y un 6,6% respectivamente en lo que llevamos de 2015.

En estos últimos tres meses, la operadora se ha hecho con 157.000 clientes de contrato, 326.000 en todo el primer semestre. Ahora bien, lo que no comenta la operadora es que estas cifras están impulsadas, en su mayoría, por los resultados en portabilidad de sus segundas marcas, y en especial, Simyo y, sobre todo porque si no no salen las cuentas, Jazztel, como se puede ver en el siguiente gráfico:

gráfico portabilidad orange, simyo y jazztel

 

Según la nota de resultados de la compañía, ya alcanza los 3,5 millones de clientes en 4G, liderando el mercado de las conexiones de nueva generación por número de clientes. El semestre se cerraba con 12.856.000 clientes de móvil, de nuevo, sumando todas sus enseñas, lo que son 3,5% más que el año pasado. El reparto entre contrato y prepago es de 9.725.000 y 3.131.00 respectivamente.

Con una cobertura 4G de más de 900 municipios, ya alcanza el 80% de la población y se espera que de aquí a final de año se llegue al 85% con la intención de llegar al 95% a finales de 2017, tras el despliegue de la banda de 800 Mhz.

Es curioso, como último detalle, que tras tener que verse obligada por la CNMC a darle un contrato de 4G a MásMóvil, la operadora naranja presuma de que su red da servicio a 3.514.000 clientes de OMV en 3G, los que no han podido acceder a las velocidades de la nueva generación de redes hasta la intervención del organismos regulador.

El negocio fijo y convergente, el futuro de la compañía

Si el negocio móvil, que sigue siendo su principal bastión, acusa la competencia, donde de verdad Orange tiene potencial y buenos resultados son la oferta convergente, sobre todo tras la integración de Jazztel que le permite presumir de un 81% de la base de clientes de banda ancha fija con oferta convergente, un 6% más que el año pasado.

En este sentido, os invitamos a pasar por en análisis de los resultados de este negocio de la compañía que realizan los compañeros de ADSLZone donde se destaca que ha crecido un 11,5% su base de clientes de banda ancha con un 1,4% más entre los que tienen fibra óptica.

También te puede interesar…

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)