El contrataque a WhatsApp de los operadores son los servicios sobre VoLTE

Operadores

Pese a que el Mobile World Congress 2015, a priori, parecía que era en el que el 5G se iba a asomar por el horizonte y a empezar a prometer cosas que, por otra parte, no se pueden hacer realidad hasta el inicio de la tercera década del siglo (2020), el 4G y lo que le queda por evolucionar ha estado en boca de los operadores durante toda la Feria. No sólo presumiendo de velocidades de casi 400 Mbps o más, a través de la tecnología Carrier Aggregation, sino por las posibilidades que va a dar el VoLTE y, sobre todo, sus servicios, la primera ofensiva del contrataque de los operadores a WhatsApp y sus adláteres.

En los próximos meses oiremos hablar mucho de VoLTE, pero no porque suponga una nueva tecnología que mejorará la calidad de las llamadas, que también lo hará, sino por sus servicios asociados. No hablamos de algo nuevo, el pasado Mobile World Congress 2014 hicieron su acto de presentación pero ha sido en 2015 cuando se han bautizado, como el Call+ de Vodafone.

Los operadores no se habían rendido, era una retirada táctica

En los pasillos de la Fira de Barcelona y en los diferentes encuentros con los operadores, la pregunta ha sido recurrente y su respuesta, a veces con más o menos evasivas, ha sido reconocer que sí, los servicios sobre VoLTE son su estrategia para recuperar el terreno en la batalla perdida ante las aplicaciones de mensajería. Aún más cuando WhatsApp se prepara, parece que ya definitivamente, para ofrecer llamadas y no sólo amenazar así el mercado de los SMS que ha dejado devastado sino también el de los minutos de llamadas.

Ejemplos como el de Call+ son significativos. Ahora podremos compartir imágenes, contactos, mapas e incluso vídeos en tiempo real mientras hablamos con nuestros contactos. En la lista falta el mensaje, pero es cuestión de tiempo que también se integre la mensajería sobre el mismo servicio – o al menos es de una lógica aplastante -.

Y es este el arma de los operadores, un servicio transparente que mientras hablamos nos permita hacer todo lo que ya se hace en WhatsApp, Skype u otras propuestas similares. Si bien es cierto que para poder acceder a ello hay que instalarse una aplicación, esto vendrá integrado nativamente en los nuevos terminales que ofrezcan las operadoras. Quizás los más veteranos del lugar arqueen la ceja cuando digamos que esto no es, ni más no menos, que evolucionar de forma radical algo que empezó con ese despropósito y sonoro fracaso que fue Joyn.

apertura 4g

Más datos, más servicios… y más precio

Y es que mientras el negocio del minuto era lo importante hasta ahora, en el mercado de la telefonía móvil se vira hacia los datos. Vodafone, particularmente, nos confirmaba que antes de la popularización de las conexiones 4G, el consumo medio de un usuario rondaba los 600 MB mensuales, cifra que se ha disparado ahora con el 4G superando el giga. 

Yoigo ya ha hecho su movimiento con su tarifa Sin Fin de 20 GB – ya que por mucho que se quiera llamar ilimitada, tiene un tope altísimo, pero lo tiene – que también se pueden usar para VoIP. En los otros operadores, la tendencia manifestada es la misma: más y más datos y servicios, algo que por otra parte aumentará la propuesta de valor y, aunque sea más impopular, de precio – sólo Eduardo Taulet, de entre los CEOs de las principales operadoras ha manifestado que aún hay margen para bajar, al contrario de lo que parece se piensa en el resto -.

¿Cómo se saldará la batalla?

Hay que esperar para ver si esta vez, las operadoras con sus servicios sobre VoLTE vuelven a salir escaldadas como con Joyn. El usuario tiene la llave y siempre se dice que es un “animal de costumbres”, al que es difícil hacerle cambiar de idea más cuando sus contactos tampoco lo hacen.

La crítica a que la inversión sobre el desarrollo de las redes cae en los operadores y de esto se aprovechan otros que compiten deslealmente ha vuelto a ser, en palabras de los principales representantes de las operadoras, el mantra común. Quizás mientras intentan mover a los políticos y autoridades para que establezcan una regulación, que creen necesaria, al respecto han decidido empezar a pelear con las mismas armas que tienen WhatsApp, Facebook, Google, etc., músculo no les falta pero ¿será su estrategia un éxito? Eso ya sólo el tiempo lo dirá.

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)