Motorola consigue con Lenovo lo que con Google no pudo, ser rentable

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)
Motorola

La historia reciente de Motorola es apasionante. De la práctica desaparición, renacía como parte de Google para dar a luz algunos de los terminales que, en estos momentos, son los más apreciados como los Moto X y Moto G, para luego acabar en manos de Lenovo por las luchas intestinas en el gigante de Mountain View. 

Lenovo ha presentado sus resultados del último trimestre de 2014, que corresponden a su tercer trimestre fiscal ya que su año, en este sentido, se cierra en abril. En este tiempo, Motorola ha renacido de sus cenizas y de vender 5 millones de unidades en 2013 ha pasado a crecer un 118% y superar los 10 millones de terminales.

Echar la vista atrás es siempre un ejercicio recomendable para ver de donde venía Motorola a comienzos de año, lo que fue su periplo con Google y lo que ha supuesto integrarse en Lenovo. Y es que se puede decir que la empresa de Mountain View fue lo peor que le pudo pasar a Motorola, al menos atendiendo al nivel de ventas que cortó en seco su crecimiento.

Los años “oscuros” en Google han pasado para Motorola

Cuando Google adquiría Motorola, allá por 2011, los nuevos Droids de la marca se empezaban a hacer notar y vendía cerca de 11 millones de terminales al año. Bien es cierto que se había replegado a su territorio principal, EE.UU., y se había dividido la empresa entre el negocio de móviles y el de redes. En ese momento, Google invertía 12.000 millones de dólares en hacerse con la marca, algo que se hacía realidad en 2013. Lo siguiente que venía era la creación de los nuevos Moto X y Moto G, además deshacerse de una buena parte de la plantilla de la empresa.

Sede de Motorola

Pese a lo que podría parecer, el tercer trimestre de 2013, el primero bajo la batuta de Google, Motorola perdía 505 millones de dólares y a finales de 2013, en el último cuarto de ese año, 384 millones más y sólo 5 millones de unidades vendidas. Esto hizo que Google claudicara y abandonara su aventura junto a Motorola, algo que no sentó nada bien en sus socios y fabricantes de otras marcas que ya tenían que aguantar la competencia de los Nexus y ahora les llegaban los Moto con sus prestaciones y precios de derribo.

Sin embargo, de puertas para dentro, la situación entre Motorola y Google era complicada. Cómo ya han manifestado en alguna ocasión, pese a ser parte de la empresa californiana, eran tratados como “uno más”, precisamente para no enfadar al resto de fabricantes. Una situación que complicó mucho el desarrollo de los terminales de la empresa norteamericana que, además, asegura que Google no aportó nada y tanto el Moto G como el Moto X fueron obra de Motorola exclusivamente.

Motorola duplica sus ventas en el último trimestre de 2014

En enero de 2014, Lenovo se hacía con el mando de Motorola por cerca de 3.000 millones de dólares y en sólo un año, parece que las cosas han dado un giro radical, volviendo a la esperanzadora situación de 2011. La empresa crece dentro del conglomerado chino con unas ventas de 1.900 millones de dólares, más de lo que Google habría soñado, confirmando que no sólo fue una buena idea la venta, sino que Lenovo tiene mucho interés en que Motorola siga adelante ya que, según han confirmado, podrían haber recuperado la inversión antes de acabar 2015.

Fuente: Business Insider