Zafiro: el elemento de moda para la nueva generación de teléfonos móviles

Generales

Es el material de moda a la hora de hablar de teléfonos móviles. Llevamos meses hablando de la pantalla de zafiro del próximo iPhone 6. El resto de compañías están empezando a subirse al carro de un material que hasta hace poco era imposible fabricarlo de una manera barata que lo hiciera viable para el gran público. Sigue leyendo para conocer los secretos de este material y los problemas que han tenido que superarse para su fabricación en masa.

El zafiro es uno de los elementos naturales más duros que podemos encontrar en el planeta. Si obviamos al diamante, que por su escasez es un material que no puede tenerse en cuenta para nada que tenga que fabricarse en masa, el zafiro ha sido el elegido para ser el protagonista de las próximas pantallas de los teléfonos móviles con el iPhone 6 como terminal de referencia. Aunque, a tenor de las últimas noticias, no será el único.

Una de las ventajas del zafiro es que puede sintetizarse de manera artificial en forma de óxido de aluminio cristalino. Se trata de un material que ya se ha usado con anterioridad a nivel industrial, pero su excesivo coste de fabricación lo hacía inviable para su producción en masa.

La clave: zafiro artificial en cantidades industriales

Por razones obvias, el zafiro que utilizarán las pantallas de los teléfonos móviles no será natural. Para fabricarlo de manera artificial se funde óxido de aluminio en un horno especialmente diseñado dejándolo enfriar después hasta que forme un cristal de grandes dimensiones. especializado y después se deja enfriar lentamente para formar un cristal de gran tamaño.

zafiro

 

Para que el cristal de zafiro pueda utilizarse en pantallas de teléfonos móviles y demás dispositivos debe conseguirse en forma de láminas de apenas unos micrómetros de espesor. Hasta ahora la manera de fabricarlo era cortar este bloque de cristal de este material en finas obleas que después tenían que ser pulidas para conseguir el espesor requerido. Este proceso desperdiciaba grandes cantidades del costoso material lo que lo hacía inviable económicamente.

GT Advanced Technologies ha sido la compañía encargada de abaratar el coste de estas obleas de zafiro. La empresa se ha especializado en este material y ha creado en su fábrica situada en Massachusetts una máquina capaz de disparar iones de hidrógeno a una lámina de zafiro que permiten que se desprenda una capa de este material de sólo 26 micrómetros de espesor (la mitad que un cabello humano) sin apenas pérdida de material. Se trata de un proceso complicado que ha tardado años en pulirse, ya que si no se realiza de manera correcta no permitiría mantener las valiosas propiedades de flexibilidad y dureza de este material.


El siguiente paso que se ha dado ha sido automatizar esta operación para poder crear las láminas de zafiro a un ritmo rápido, un proceso que les ha llevado prácticamente un año de valioso tiempo. De hecho, la compañía ha anunciado recientemente que está ampliando las instalaciones de sus instalaciones en Mesa, Arizona, para poder incrementar el volumen de producción de sus equipos de fabricación de zafiro.

Escrito por Quique Mencía