Con el lanzamiento del Samsung Galaxy S5 la firma se la juega

Si hay una cosa clara en el mundo de los móviles es que cualquier lanzamiento de un modelo de gama alta es clave y fundamental para la marca en cuestión. Todos los medios se han hartado de cacarear cuán importante era o es para Apple el lanzamiento de un producto. Siempre mirando de reojo a la Bolsa que en algunas compañías pinta a veces más que la opinión de los usuarios. Sea como fuere siempre que Apple ha ido a lanzar un producto todos los medios se han vuelto locos intentando averiguar o discernir la importancia que ese modelo tendría en el devenir de la firma de Cupertino. Pues bien, esta vez la cosa no va de manzanas, va de otra «fruta», de nombre Samsung quien con el lanzamiento de su próximo modelo de gama alta, el Galaxy S5, también se la juega.

Los coreanos llevan años compitiendo con Apple allá donde haya ocasión. Todo empezó con el Galaxy S, una máquina de ventas y el creador de una saga que después del S2 y del S3 tiene en el S4 su última evolución. Una saga millonaria en ventas que le guste a Apple o no se ha convertido en una pesadilla para ellos y que a buen seguro les ha quitado algún que otro cliente. Cuando menos le dio a Android la forma de smartphone de diseño, fácil de usar y lleno de prestaciones, algo que hasta la llegada de estos modelos no pasaba. Es decir, los Galaxy crearon la mayor de las armadas invencibles de Android. Ni que decir tiene que con todo esto Samsung y Apple pusieron contra las cuerdas a todos los rivales de Android y demás sistemas operativos, con el riesgo de que alguno de ellos se quedase en el camino. Motorola, Nokia y BlackBerry fueron sin dudas sus víctimas colaterales.

Samsung tienda vacia

Mucho más que un móvil

Si llegamos a nuestros días es una realidad y hay miles de datos que lo demuestran, que el Samsung Galxy S5 necesita ser algo más de lo que ha sido el Galaxy S4. Este último se ha vendido también en millones, pero no tanto como querían o se esperaba desde la firma. Además, su salida con carcasa de plástico ha sido un estigma del que no se ha podido desprender. De hecho, el Note 3, en vez de apostar por el plástico común ha dejado paso un símil cuero de gran factura que cuando menos ha desterrado ese mito de terminación en plástico que tanto ha pesado en el S4. Está claro que el S4 es a nivel prestacional un equipazo y que cuando salió el mercado la competencia ni se le acercaba en prestaciones, pero es una realidad que es lo mínimo que debe ofrecer un de gran calibre.

Además del panorama descrito, donde Samsung quiere y necesita un campanazo de producto como fue el primer Galaxy S, no podemos olvidar la maldita Bolsa. Las acciones de la firma, estando lejos de ser un drama y siendo hoy en día un valor más que fuerte de cualquier parqué del mundo que se precie, sí han visto reducir algo su brillo por la ausencia de resultados récord del S4. Además, si algo tiene el mercado bursátil son a los tiburones en forma de asesores y recomendadores listos para soltar cualquiera de sus perlas ante una bajada de ventas o el no alcanzar los objetivos fijados para que la noticia corra como la pólvora y la acción se haga eco de ello en forma de bajada. Conviene reflexionar en este punto en un detalle, si el modelo estrella se vende como lo churros, todos los modelos hermanos de gama de menos prestaciones pero mismo apellido, harán lo propio y eso sí que influye y mucho en los resultados financieros de la firma. Es decir, en este caso que el S5 funcione o no tiene mucha más trascendencia comercial y a la postre financiera de la que pueda tener el mejor de los modelos de Apple.

Samsung tienda

El reto

Está claro que en Samsung saben muy de qué van las cosas en este negocio y por ello parece ser que están echando toda la carne asador con el Samsung Galaxy S5. De momento está más que confirmado que el terminal dispondrá, al menos de partes de metal o aluminio en su carcasa. No crecerá mucho en tamaño, bien pensado ya que una pantalla de no más de 5,25 pulgadas es más que de sobra para usarlo y no hay necesidad ninguna de meterse donde el Note 3, una máquina de ventas también que dispone cada día más de sus incondicionales.

Volviendo al S5 no se sabe si habrá una versión de lujo llamada Galaxy F o en su defecto el Galaxy S5 se desdoblará en dos versiones, una normal y otra premium. Lo que parece claro es que la firma prepara un Galaxy S5 más conceptual, donde las versiones premium o de gama súper alta tendrán cabida. Un modelo con el que la firma se la juega sí o sí por sus propias ventas y por cómo estas afectarán en el devenir comercial y financiero de la firma.