Tim Cook se cabrea

Apple

Los malvados son un potente grupo de accionistas que lejos de mantener los valores de Apple, siempre pensando en hacer buenos productos y trabajar a largo plazo, quieren sacar más dinero de las arcas de la firma. Algo que no gusta nada a Tim Cook. Pero… ¿Cómo puede afectar esto al producto?

Por primera vez en la historia de la firma, los accionistas pueden desplazar al CEO de la firma, algo impensable en la era de Jobs. Nada de producto, nada de mentes pensantes en la esencia de Apple. Nada de eso, las malditas acciones y el ansia de los accionistas hacen que el bueno de Cook tenga un problema dentro de Apple. Una corriente de gente con ganas de sacar dinero de la caja que piensan más en su bolsillo que en el bien de Apple. ¿Qué importa esto a los que amamos el producto de Apple? Sencillo. La estabilidad financiera de la firma es clave para trabajar en productos a largo plazo, sin necesidad de sacar cosas por el mero hecho de ser noticia en la feria de moda o porque la competencia haga esto o lo otro. Digamos que eso le permite a Apple seguir trabajando de forma autónoma, como ha hecho siempre. Si los accionistas presionan con más dinero y se ponen pesados por el valor de la acción la firma corre el riesgo de no mirar al producto (lo que hacía Jobs) y de mirar a los resultados (como hace la competencia). Resultado, una Apple más predecible y menos discreta de lo que es en la actualidad.

Como era de esperar el que lidera esta situación es, como no, Carl Icahn, el inversor de los inversores americanos. Habla con Cook casi cuando quiere y puede presumir de hacer venir a Cook a su propio apartamento para cenar y hablar de Apple, ahí es nada. Todo ello con broma incluida en su propia cuenta de twitter. Un crack que tiene más de 2.400 millones en acciones de la firma y que sin duda que es una especie de CEO 2.0 en la sombra. Nos explicamos, además de sus niveles de inversión es todo un personaje mediático en USA y está más que demostrado que una declaración suya mueve la Bolsa en cuestión de minutos. En el accionariado de Apple hay potentes fondos de inversión, con más participación incluso que Carl Icahn, pero su potencia mediática y reputación como inversor pesa mucho en cualquier empresa en la que esté.

Tim Cook CEO Apple

El poder del dinero

Pero volvamos al eje de la noticia. Cook, el hombre frio, la persona elegida por Jobs para tomar el timón es una realidad que ha bregado en la etapa más compleja de la Apple moderna con muy buena nota. Una etapa única, en la que nadie duda que lo ha hecho como el mejor de los mejores. Nadie lo duda, al menos nosotros no. Discreto, efectivo y comedido en sus palabras ha sabido dejar correr el legado de Jobs con el mínimo interés en dar la nota. De nuestra parte un diez para Cook. Entonces ¿Cuál es el problema? El odioso precio de las acciones y el dividendo para los accionistas. Alarmas que los inversores, como Icahn, saben activar para presionar a un jefazo como Cook. Es el caso de Microsoft, que ha visto como Ballmer ha tenido que bajarse del carro muy a su pesar. Ya sabemos que Apple y Microsoft no son lo mismo, pero desde la muerte de Jobs, Apple es más empresa y por ende más receptiva a estos temas.

Gráfico de acciones

Con los datos en la mano las acciones de Google no paran de subir mientras que las de Apple ha vuelto a la senda de la subida después meses de bajada desde la salida del iPhone 5. Si miramos un poco más atrás, desde que Jobs nos dejase en 2011, Apple ha subido sus acciones en la misma línea que Microsoft, mientras que Google lo ha hecho en dos veces y media más. En el último año las acciones de la firma han subido algo más de un ocho por ciento, mientras que las de Google lo han hecho en casi un 60 y las de Microsoft en casi un 40%. Ahondando un poco más en el tema parece ser que para los analistas de Bolsa han penalizado a Apple en determinados indicadores (el PEG es uno de ellos) por tener demasiados ingresos dependientes de proyectos del pasado, sin acabar de lanzar nada realmente nuevo y rompedor en los dos últimos años. Es el caso del reloj inteligente o la tan comentada televisión, proyectos que sin duda, serían ideales para cambiar esa percepción.

Carl-Icahn

La estrategia Icahn

En esta situación Icahn está en la postura de que Apple debe repartir más beneficios con sus accionistas, de hecho lo dijo claramente en su cuenta de twitter (@Carl_C_Icahn), nada de guardar todo el dinero en la caja. El crack de la Bolsa no se conforma con ganar dinero con la subida de acciones y pide dividendos sí o sí, algo que no se estila en Apple. Ante esto Cook no se ha andado por las ramas y ha dado un golpe sobre la mesa dejando claro que no le gusta nada la medida. De hecho en la orden del día de la próxima junta de accionistas que se celebrará el 28 de febrero ya aconseja a los accionistas de Apple votar en contra de lo que propone Icahn. Veremos qué pasa.

Para hacernos una idea Apple tiene unos 150.000 millones de dólares en caja, Icahn y los suyos aseguran que se si reparten entre los accionistas la acción de Apple subirá como la espuma en los próximos tres años y triplicará su valor hasta los 1250 dólares. Desde Apple parece que se piensa que es mejor mantener la calma, seguir trabando, siendo rentables y levantar la acción a base de buenos productos que a buen seguro veremos llegar este 2014.

La realidad es que Tim Cook tiene un problema dentro de Apple que no viene del producto sino tristemente de los tiburones de las Bolsa que no se conforman con haberse hecho multimillonarios con Apple, ya que quieren más dinero. El día 28 de febrero, la solución.

Fuente: Seekingalpha

Escrito por Miguel Ángel Muñoz