Microsoft compra Nokia por 5440 millones de euros

Microsoft ha comprado la división de móviles de Nokia. Al final y como se metía la prensa desde el primer día que Microsoft empezó a colaborar con la marca finlandesa se ha hecho con el control de la que fue en su día la mayor marca de móviles del mundo. Sin duda que una noticia de gran calado internacional y sectorial que afectará no solo a los móviles sino al mundo de al tecnología en general.

El precio que pagará por la operación será de 5440 millones de euros. El precio de la operación se debe a los 3.790 millones de euros pagado por la división de móviles y a los 1.650 por las patentes que Nokia atesora y que como está el mercado hoy en día valen su peso en oro. La jugada se completa con que Stephen Elop hasta ahora CEO de Nokia pasa a ser el máximo responsable mundial de Microsoft en cuanto a movilidad. Repetimos que era una jugada que muchos medios veíamos desde el primer momento y que como ya es oficial se ha producido. Ni que decir tiene que como siempre pasa en estas cosas la compra que se finalizará en 2014 está pendiente de que las entidades reguladoras lo aprueben.

Ballmer lo ha conseguido

Ha sido una maniobra perfecta de Steve Balmer quien supo colocar estratégicamente a Elop a la cabeza de la firma. Elop, guste o no ha sabido darle la vuelta a una marca que lo tenía todo en contra con Android y con iOS dominando el mercado. Nokia ahora mismo dispone de cuotas de mercado dignas en cuanto a smartphones se refiere y dispone de una gama de producto que le permite ya codearse con cualquier fabricante de smartphones. La realidad es que ni en el mejor de los sueños Microsoft podía imaginar hace tres años que podía comprarse Nokia con la potencia de marca que tenía por el precio que ha pagado.

Windows Phone, ahora qué

Hasta aquí todo bien, pero qué harán los demás fabricantes. Sinceramente creemos que Samsung, LG y HTC que eran los principales valedores de este sistema fuera del entorno de Nokia darán un paso atrás y esperarán acontecimientos. Bien es cierto que ya tenemos a Google con Motorola pero no es lo mismo. Android va como un tiro y Windows Phone está en esa fase embrionaria en la que debe convencer a muchos fabricantes para que entren con su sistema. Es decir, la comprar puede ser buena para Nokia pero quizá no tanto para el sistema operativo. Son muchos los recursos que hacen falta para crear móviles de un sistema operativo y ahora mismo es más que probable que Samsung, LG y HTC, por no hablar de Huawei o HTC tengan que tener las cosas muy pero que muy claras antes de dar un paso adelante. Por otra parte esa es la gran tarea de Microsoft ahora mismo: convencer a los demás fabricantes que Nokia será uno más, como Motorola con Android, y que todos partirán con las mismas ventajas.