Niegan que el iPad mini sea la causa de los resultados de Pegatron

Apple

Después de la información que publicaba ayer Bloomberg, en la que indicaba que Pegatron, uno de los principales proveedores de Apple para la producción del iPad mini, había sufrido en sus beneficios la cada vez más pobre demanda del tablet, hoy es el CEO de la compañía taiwanesa quien ha salido al paso y desmiente esta información.

Jason Cheng, CEO de Pegatron, ha desmentido en un correo dirigido al blog Apple 2.o de la revista Fortune, que el descenso en los beneficios de su compañía se deba a la poca demanda del iPad mini. Cheng afirma que tras la conferencia institucional con sus inversores, un reportero de Bloomberg se acercó a él para “indagar sobre los detalles de algún producto específico”.

“Claramente me negué a hablar de productos específicos o clientes, aunque él continuó con sus preguntas” indica el CEO de Pegatron que añade “dije esas palabras que se citan en el artículo…pero no dije nada asociado a ningún producto específico” concluyendo que la información publicada por Tim Culpan es una “especulación” y que no está basada en la conversación que mantuvo con el periodista.

Pantalla del iPad Mini

¿Menos beneficios de proveedores significa menos demanda del iPad mini?

Para poner el tema en contexto, ayer mismo leíamos en la noticia de Bloomberg que el descenso de los beneficios provenientes del iPad mini se han debido “más por la demanda, ya que el precio se ha mantenido estable” y añadía “pero no sólo se ha visto esto en tablets, también e-books y consolas de videojuegos, casi cualquier producto se está moviendo en dirección. Los beneficios de Pegatron aumentaron un 80% durante el primer trimestre de 2013, como indican en AppleInsider, pero el artículo de Bloomberg obvia este dato y sólo señala que caerán un 30% durante el segundo trimestre, y esta cifra se refiere a todo lo que es su negocio en el sector de la electrónica de consumo.

Ante la poca información de Apple, se busca la noticia entre sus proveedores

Los medios llevan mirando con lupa los resultados de los proveedores clave de Apple desde hace tiempo al mismo tiempo que el crecimiento de la compañía se ha desacelerado. El pasado mes, Apple reportaba en su presentación de resultados la primera bajada de beneficios en la última década, cayendo cerca de un 18% (a pesar de que seguían cosechando una jugosa cifra de 9.500 millones de dólares que ya quisieran otras compañías).

Esto ha hecho que algunos analistas de mercado indiquen que los síntomas de resultados negativos como los de Cirrus Logic tienen su raíz en la menor actividad del negocio de Apple. El propio Tim Cook intentaba calmar los ánimos entre sus inversores aconsejando, en su reciente encuentro de enero con ellos, que intentar interpretar este tipo de datos de este modo no es un acercamiento inteligente.

Cook señalaba que la cadena de suministro es un engranaje complejo y Apple realiza pedidos de componente a varias compañías. La variación de estos dependen de diferentes factores, no sólo de la demanda, como son la eficacia del proveedor o su capacidad de producción, entre otros, que también entran en la balanza. “Incluso si un dato particular fuera cierto, sería imposible interpretar hasta que punto importan para nuestro negocio” concluía el CEO de Apple.

 

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)