Qué es el ROOT y para qué sirve, conceptos básicos

Generales

Hace unos días os publicamos un artículo sobre las claves para elegir una buena ROM para nuestros teléfonos y una de las cosas que comentábamos era precisamente sobre el concepto de root. Al poco de publicar el artículo nos dimos cuenta de que posiblemente a alguno de vosotros ese concepto os suena a clase avanzada de física cuántica impartida en mandarín, así que hemos pensado que podría ser una buena idea aclarar algunos conceptos al respecto. Allá vamos. 

¿Qué es el root?

Suponemos que la mayoría de vosotros ha oído hablar (si es que no usa directamente) sistemas como Linux o MacOSX. El caso es que estos sistemas tienen una diferencia fundamental con Windows (dos si contamos que funcionan bien) y es que están basados en arquitectura UNIX.
Los sistemas UNIX basan el funcionamiento de todo en los permisos que el usuario tiene sobre los archivos, permitiendo la lectura, escritura o ejecución si corresponde. El caso es que un sistema UNIX tiene un usuario muy especial, conocido como root, o superusuario, que es un usuario administrador que tiene permiso para todo sobre todos los archivos.
En el caso de los teléfonos con Android podemos obtener acceso root mediante ciertas modificaciones del software (que generalmente afectan a las garantías de los fabricantes, detalle importante), obteniendo de esa forma la capacidad de utilizar ciertos elementos de nuestro teléfono como superusuario (normalmente a través de una aplicación diseñada ex-profeso).

¿Y para qué me sirve eso?

Para empezar, para obtener el control total de nuestro teléfono. ¿Esto que significa? Que todo, absolutamente todo lo que haya en el aparato podemos manipularlo a nuestro antojo, con todo lo que ello implica. Significa que podemos utilizar aplicaciones como Titanium Backup (diseñada para poder hacer copias de seguridad de nuestras aplicaciones y sus configuraciones) o Appmonster (que nos permite copiar los APK (ejecutables para Android) de las aplicaciones que tenemos instaladas en nuestro teléfono) sin problemas, mientras que si no tenemos permisos de superusuario no podremos hacerlo. En el apartado aplicaciones además nos encontramos con cosas tan interesantes como ROM Manager, que nos permite además instalar diferentes ROM así como (si fuera necesario) actualizar el recovery de nuestro teléfono para poder realizar los procesos relacionados con backup de ROM e instalaciones de forma más cómoda y segura.

¿Y cómo puedo rootear mi teléfono?

El hecho de que cada teléfono tenga un hardware diferente implica también que la lógica interna también lo es, y por tanto que el proceso es diferente (aunque sea parecido). No obstante, una de las mejores cosas que tiene Android es su comunidad de usuarios y su iniciativa. Recientemente ha sido lanzado un proyecto precisamente de cara a simplificar este proceso todo lo posible, así que os animamos a que le echéis un vistazo y nos contéis qué tal vuestra experiencia, se llama Ready2Root y tenéis el enlace al final del artículo.

Tened en cuenta, eso sí, que los permisos de superusuario no deben concederse a la ligera, por lo que si os animáis a rootear el teléfono, tened cuidado y haced un uso responsable de las nuevas capacidades que habéis otorgado a vuestro dispositivo.

Relacionados: Ready2Root

Escrito por Miguel Ángel Muñoz