HTC Desire: actualización Android 2.3 Gingerbread ya disponible, pero con restricciones

Víctor Rodríguez

HTC finalmente ha liberado Android 2.3 Gingerbread para el HTC Desire. No obstante, la firma taiwanesa ha comunicado que la actualización no está indicada para personas inexpertas pues el método de instalación, RUU o ROM Update Utility es más complejo que el conocido como OTA, Over The Air. De igual forma se confirma la pérdida de algunas aplicaciones y funcionalidades.

La larga historia sobre la actualización del HTC Desire termina aquí, aparentemente, pues el fabricante acaba de liberar Android 2.3 Gingerbread a través de su página para desarrolladores. Pero… ¿Serán las últimas “molestias” que se tomen los taiwaneses para actualizar el que se convirtiera en un smartphone revulsivo para la compañía? ¿Seguirá funcionando la presión de los usuarios para conseguir futuras actualizaciones?HTC Desire Gingerbread Update

Gingerbread para Desire, una realidad

Empieza agosto y HTC ha querido liberar la prometida actualización para el HTC Desire. El software, que había sido testeado satisfactoriamente por los ingenieros de la firma, ya está disponible para su descarga y posterior actualización, aunque con algunos matices. Dado que HTC ha indicado que no es una actualización al alcance de todos donde los conocimientos técnicos del usuario son la línea separatoria, La marca ha optado por el RUU (ROM Update Utility) como método de actualización. A diferencia de la OTA o FOTA, que no requiere más que la descarga de la actualización desde el mismo terminal e instalación en un par de pasos, este método requiere conectar el smartphone a un PC y realizar el proceso de instalación mediante el cable USB. HTC ha indicado por este motivo que la actualización va dirigida a personas con conocimientos en la materia.

Full reset, wipe

Además del método de instalación, HTC ha informado a través de su muro en Facebook que el HTC Desire pierde todos los datos al instalar Android 2.3 Gingerbread. Eso implica perder contactos, mensajes de texto, y todo tipo de personalización que hayamos aplicado al terminal así como todas las aplicaciones. Es decir, el teléfono queda como si viniera de fábrica. Este inconveniente puede ser subsanado realizando una copia de seguridad con muchas de las herramientas que podemos encontrar en Android Market como My Backup, por ejemplo.

Menos aplicaciones

¿Y qué implica instalar Android 2.3 Gingerbread en el HTC Desire, aparte de lo comentafo anteriomente? Pues dado que el principal problema que se encontraron los ingenieros de HTC para aplicar el cambio de software fue la falta de memoria interna en el teléfono, la marca ha optado por una cura de adelgazamiento. Eso implica la eliminación de fondos de pantalla (solo tendremos disponible el de serie), aplicaciones de operadores e incluso algunas de la propia marca con el fin de ocupar el menor espacio posible. La aplicación Facebook también ha sido eliminada, aunque todo el software puede ser instalado posteriormente desde Android Market y la página de aplicaciones de la compañía. No obstante, a pesar de los rumores que indicaban la eliminación de HTC Sense, la capa gráfica de HTC sigue estando presente en Android 2.3 Gingerbread. Algunos usuarios que ya han instalado la actualización han reportado que el HTC Desire dispone de 125MB de memoria interna después de aplicar el RUU.

6 Comentarios