El truco para que cualquier móvil tenga carga inalámbrica

El truco para que cualquier móvil tenga carga inalámbrica

David Girao

La carga inalámbrica no es algo nuevo. Los más veteranos de la sala recordarán como Nokia introdujo este estándar en algunos de sus móviles de 2012 como el Nokia Lumia 920. Posteriormente, le siguieron otras marcas como Google con su Nexus 4 o LG. Hoy en día no concebimos un buque insignia sin que admita la carga inalámbrica, algo de lo que presumen cada vez más modelos.

La carga inalámbrica permite prescindir de cables para que nuestro móvil se ponga a cargar, mejorando esta tecnología poco a poco para aumentar su rapidez y eficacia. Algo muy útil al posarlo en una mesa y evitar de este modo que el puerto de entrada sufra lo menos posible si no conseguimos encajarlo a la primera. Sin embargo, tiene otras limitaciones, como la de usar el móvil mientras se realiza la recepción de energía, algo que se puede hacer con total comodidad con la opción de cable de siempre.

Pero si has llegado hasta aquí es muy posiblemente porque te has cansado del clásico cable, de no encontrar durante la noche donde lo dejaste y te gustaría únicamente tener que apoyarlo sobre la mesita para levantarte por la mañana con la energía al completo. Algo que hasta ahora no era posible cualquiera, pero con una importante innovación podemos cargar cualquier móvil sin cables y sin que esto suponga un quebradero de cabeza. Para ello te explicamos al completo como añadir carga inalámbrica al móvil sin que resulte difícil.

Funcionamiento e instalación

La solución pasa por instalar un receptor inalámbrico que irá adosado en la parte trasera de nuestro móvil y conectado al puerto USB-C de nuestro dispositivo. El receptor con tecnología Qi puede absorber la energía de las ondas electromagnéticas en la superficie del dispositivo. Cuenta con una tasa de alta absorción y resiste al calor, la humedad o la corrosión. Un paso adelante que transforma para siempre la tecnología de carga inalámbrica que hasta ahora resultaba limitada.

cargador inalámbrico

El método para colocar el adaptador de carga inalámbrica es muy sencillo. Tras hacernos con él por un precio de 12 euros en Amazon, tan solo tenemos que apagar el teléfono móvil para mayor tranquilidad y seguir con el proceso que te procedemos a explicar.

  1. Primero debe colocarse el receptor inalámbrico en el puerto del teléfono.
  2. Después hay que retirar la película de plástico.
  3. Pegamos la etiqueta a la cubierta posterior del móvil.
  4. Debemos tener cuidado de que no quede muy tirante o muy flexionado.
  5. Por último basta con colocar el móvil en un cargador inalámbrico para comenzar a cargarlo.

poner cargador inalámbrico

Modelos compatibles

Por suerte para nosotros, el fabricante NILLKIN ha desarrollado esta tecnología para prácticamente cualquier smartphone. En el propio enlace de compra de Amazon vamos a tener la opción de escoger entrada USB Tipo C, Micro USB o Lightning, así lo llevaremos a cualquier smartphone que queramos cargar sin cables. Sin embargo, debemos tener en cuenta que el fabricante avisa que el adaptador no es compatible con los siguientes móviles: Moto Z/Play, Moto Z Force/Droid, Asus Zenfone 3 Deluxe, Pixel 2 XL.

Unos modelos en concreto que por alguna razón desconocida y que no se ha especificado, no admiten esta carga aunque lo forcemos con este truco.

Dudas y problemas

La mayoría de preguntas que aparecen más allá de que si esta opción funciona y que queremos resolver, es si este método es peligrosos para el móvil. La carga inalámbrica se está volviendo más frecuente e integrada en la vida diaria, a medida que la sociedad moderna se transforma en la búsqueda de la comodidad. ¿El último ejemplo? La fracción de segundo que ahorramos colocando el teléfono en un cargador inalámbrico en lugar de conectar un cable tradicional.

Con total tranquilidad podemos recomendar que se use este mecanismo, dado que realmente funciona igual que lo hacen en terminales que lo traen de serie, sin embargo en estos casos la pegatina está integrada bajo la carcasa del móvil y directamente conectada a la batería sin pasar por el puerto. Por ello, podemos recomendarlo sin miedo.

Como sucede con todo dispositivo electrónico inalámbrico, surgen preocupaciones por radiación EMF. ¿Pueden estos cargadores inalámbricos aumentar su exposición a campos electromagnéticos?

soporte coche iman carga inalámbrica

La carga inalámbrica inductiva utiliza un campo oscilante de baja frecuencia entre 110 y 205 kHz para generar una corriente eléctrica con un campo magnético. Transfiere energía fácilmente entre bobinas no resonantes pero estrechamente acopladas. Al aprovechar la inducción magnética se crea un campo electromagnético bastante pequeño que tiene solo unos pocos milímetros de ancho y mide entre 5 y 15 vatios. Cuando el teléfono está apoyado en el cargador y las bobinas están alineadas, la transferencia de energía aumenta las emisiones alrededor de 3 milligauss (mG).

Para que te hagas una idea, este índice es inferior al de un despertador e incluso el monitor del ordenador.

Otra duda que suele aparecer es si podemos colocar una funda sobre la pegatina, algo que no presenta inconvenientes. Todos quienes lo han probado han tenido éxito, protegiendo de paso la pegatina que añade carga inalámbrica al móvil y que así dure más tiempo en las mejores condiciones.

magsafe apple

Sin embargo, hay posibles problemas y dificultes como que la carga no funcione, esto se suele resolver con únicamente cambiar el cabezal que da energía a la base inalámbrica o bien reemplazar la base de la corriente, porque no todas tienen la capacidad de alimentar este accesorio con éxito.

Hay que advertir también que es normal que el terminal se caliente durante un tiempo de uso y no tenemos por qué alarmarnos, dado que al transmitirse la energía a través de ondas, es más frecuente esta situación.

Diferencias con MagSafe

Este sistema nos recuerda, salvando las distancias, a MagSafe, el accesorio de Apple presentado junto a los iPhone 12. Y es que los nuevos modelos ‌de iPhone cuentan con una serie de imanes en su interior para conectar accesorios que tengan imanes dentro. Por ejemplo, el cargador MagSafe de Apple se coloca en la posición adecuada en la parte trasera del iPhone, de la misma forma que un imán se pega en cualquier superficie metálica para cargarlo de forma inalámbrica.

En este caso, sin embargo, en el interior no contamos con los imanes de carga, sino que tenemos que asegurarnos de que la posición en la que lo situamos es correcta. Además, no sirve para otros complementos que no estén pensados para alimentar de batería el teléfono.

1 Comentario