El truco para hacer que cualquier móvil tenga carga inalámbrica

El truco para hacer que cualquier móvil tenga carga inalámbrica

David Girao

La carga inalámbrica no es algo nuevo. Los más veteranos de la sala recordarán como Nokia introdujo este estándar en algunos de sus móviles de 2012 como el Nokia Lumia 920. Posteriormente le siguieron otras marcas como Google con su Nexus 4 o LG. Hoy en día no concebimos un buque insignia en 2020 sin que admita la carga inalámbrica, algo de lo que presumen los nuevos Galaxy S20 o los Huawei P40. Además, la tecnología se va mejorando para aumentar su rapidez y eficacia.

La carga inalámbrica permite prescindir de cables para que nuestro móvil se ponga a cargar. Algo muy útil al posarlo en una mesa y para que el puerto sufra lo menos posible. Sin embargo, tiene otras limitaciones, como la de usar el móvil mientras se realiza la carga, algo que se puede hacer con total comodidad con la opción de cable de siempre.

¿Es peligroso usar la carga inalámbrica?

La carga inalámbrica se está volviendo más frecuente e integrada en la vida diaria, a medida que la sociedad moderna se transforma en la búsqueda de la comodidad. ¿El último ejemplo? La fracción de segundo que ahorramos colocando el teléfono en un cargador inalámbrico en lugar de conectar un cable de carga.

Como sucede con todo dispositivo electrónico inalámbrico, surgen preocupaciones por radiación EMF. ¿Pueden estos cargadores inalámbricos aumentar su exposición a campos electromagnéticos?

La carga inalámbrica no se convirtió en algo habitual hasta hace relativamente poco. Samsung introdujo por primera vez la carga inalámbrica integrada en un teléfono móvil en sus modelos Galaxy S6 y S6 edge en 2015. En 2017, Apple lanzó el iPhone 8 con capacidades de carga inalámbrica y en 2020 amplió la experiencia con sus MagSafe.

magsafe apple

La carga inalámbrica inductiva utiliza un campo oscilante de baja frecuencia entre 110 y 205 kHz para generar una corriente eléctrica con un campo magnético. Transfiere energía fácilmente entre bobinas no resonantes pero estrechamente acopladas. Al aprovechar la inducción magnética se crea un campo electromagnético bastante pequeño que tiene solo unos pocos milímetros de ancho y mide entre 5 y 15 vatios. Cuando el teléfono está apoyado en el cargador y las bobinas están alineadas, la transferencia de energía aumenta las emisiones a alrededor de 3 milligauss (mG).

Para que te hagas una idea, este índice es inferior al de un despertador e incluso el monitor del ordenador.

Carga inalámbrica para todos

La mala noticia es que la carga inalámbrica no ha llegado a la gama media o de entrada. Es algo que sin duda ocurrirá, pero muchos terminales de Xiaomi, Samsung, Huawei o incluso un todopoderoso como el OnePlus 7T Pro, carecen de esta posibilidad. Por suerte existe un remedio para tener carga inalámbrica en estos y otros muchos móviles.

En este caso la solución pasa por instalar un receptor inalámbrico que irá adosado en la parte trasera de nuestro móvil y conectado al puerto USB-C de nuestro dispositivo. El receptor con tecnología Qi puede absorber la energía de las ondas electromagnéticas en la superficie del dispositivo. Cuenta con una tasa de alta absorción y resiste al calor, la humedad o la corrosión.

cargador inalámbrico

Cómo se pone

El método para colocar el adaptador de carga inalámbrica es muy sencillo. Primero debe colocarse el receptor inalámbrico en el puerto de carga del teléfono. Después hay que retirar la película de plástico y pegar la etiqueta a la cubierta posterior del móvil. Por último basta colocar el móvil en un cargador inalámbrico para comenzar a cargarlo. La buena noticia es que el cargador funciona con la mayoría de fundas, sin incluir aquellas metálicas. La buena noticia es que este adaptador tiene un precio de 12 euros en Amazon.

poner cargador inalámbrico

A tener en cuenta que el fabricante avisa que el adaptador no es compatible con los siguientes móviles: Moto Z/Play, Moto Z Force/Droid, Asus Zenfone 3 Deluxe, Pixel 2 XL Sin embargo, es válido para el resto de móviles con puerto de carga USB-C. Hay que advertir también que es normal que el terminal se caliente durante la carga.

Si no se carga es recomendable probar con otro cargador inalámbrico Qi para ver si es problema del cargador.

Adelantándose a MagSafe

Este sistema nos recuerda, salvando las distancias, a MagSafe, el accesorio de Apple presentado junto a los iPhone 12. Y es que los nuevos modelos ‌de iPhone cuentan con una serie de imanes en su interior para conectar accesorios que tengan imanes dentro, Por ejemplo, el Cargador MagSafe de Apple se coloca en la posición adecuada en la parte trasera del iPhone, de la misma forma que un imán se pega en cualquier superficie metálica para cargarlo de forma inalámbrica.