Análisis del Samsung Galaxy Z Flip4. El plegable perfecto ahora es mejor

Análisis del Samsung Galaxy Z Flip4. El plegable perfecto ahora es mejor

Miguel Martínez

Nadie duda de que los smartphones plegables son algo realmente nuevo, a pesar de que Samsung ya lleve 4 años comercializándolos. Como tal, son equipos que distan mucho de ser perfectos, pero cada vez que recibimos un nuevo modelo, confirmamos que queda muy poco para que estos terminales sustituyan a los smartphones más clásicos.

Esto es algo que podemos confirmar al tener en nuestras manos (y en nuestro bolsillo) la última versión de uno de los smartphones que más ha revolucionado el mercado de la telefonía en los últimos años. De hecho, la gama Flip es la que ha potenciado las ventas de los plegables de Samsung por dos motivos: un precio mucho más ajustado que el de los modelos Fold, y un factor de forma perfecto para esconderlo en cualquier lugar.

Samsung Galaxy Z Flip4

Ahora llega a las tiendas el Samsung Galaxy Z Flip4, que, si bien no es una actualización exagerada con respecto al Galaxy Z Flip3, sí que podemos considerarlo como una versión mejorada de su predecesor, con algunos cambios sutiles, pero necesarios.

Una vez más, estamos antes un teléfono que supera los 1000 euros en el mercado. Se vende en tres configuraciones de memoria, una de 1.099 euros con 128 GB, otra de 256 GB que cuesta 60 euros más, y una tercera con hasta 512 GB de memoria interna que asciende a los 1.279 euros.

Samsung Galaxy Z Flip4

Con un claro enfoque a la usabilidad, a ofrecer nuevas formas de usar nuestros dispositivos, y a los que buscan un diseño diferente, esto es todo lo que ofrece el dispositivo más deseado por los fans (y los no tan fans) de la firma coreana.

Características completas del Galaxy Z Flip4

Estamos ante un teléfono que presume del mejor hardware de 2022 y una serie de grandes características que puedes comprobar de un vistazo en esta tabla.

Ficha técnicaSamsung Galaxy Z Flip4
PantallasPanel interior: 6,7" Dynamic AMOLED 2X - 120 Hz - FHD+ / Panel exterior: 1,9" SuperAMOLED - 512 x 260 px
ProcesadorSnapdragon 8+ Gen 1
Memoria8 + 128 GB / 8 + 256 GB / 8 + 512 GB
Batería3.700 mAh / Carga por cable de 25W / Carga inalámbrica de 15W
Cámara traseraPrincipal de 12 MP + Ultra Gran angular de 12 MP
Cámara frontal10 Mpx
Dimensiones y pesoAbierto: 166 x 72.2 x  6,9 mm
Cerrado: 86,4 x 72,2 x 17,1 mm / 183 gramos
Otros5G / Wi-Fi 6E / NFC / GPS/ Bluetooth 5.2 LE / IPX8 /Altavoces estéreo / Sonido Dolby Surround / Huella en el lateral / Sin cargador en caja
Sistema operativoAndroid 12 + One UI 4.1.1
PrecioDesde 1.099 euros

Seguro que, tras echar un vistazo a todas estas especificaciones, sois muchos los que tratáis de averiguar dónde están las grandes novedades si comparamos el teléfono con el modelo del año pasado.

Dicho y hecho.

Comparativa con el Samsung Galaxy Z Flip3

Ya lo hemos adelantado, son muchas las especificaciones que comparten el nuevo Galaxy Z Flip4 de Samsung con su antecesor, el Flip3. Aun así, hay una serie de diferencias que te mostramos en esta tabla y que pasan, a grandes rasgos, por el apartado energético y el hardware interno del dispositivo.

Ficha técnicaSamsung Galaxy Z Flip4Samsung Galaxy Z Flip3
PantallaPanel interior: 6,7" Dynamic AMOLED 2X - 120 Hz - FHD+ / Panel exterior: 1,9" SuperAMOLED - 512 x 260 pxPanel interior: 6,7" Dynamic AMOLED 2X - 120 Hz - FHD+ / Panel exterior: 1,9" SuperAMOLED - 512 x 260 px
ProcesadorSnapdragon 8+ Gen 1Snapdragon 888
Memoria8 + 128 GB / 8 + 256 GB / 8 + 512 GB 8 + 128 GB / 8 + 256 GB
Batería3.700 mAh / Carga por cable de 25W / Carga inalámbrica de 15W3.300 mAh / Carga por cable de 15W / Carga inalámbrica de 10W
Cámara traseraPrincipal de 12 MP + Ultra Gran angular de 12 MPPrincipal de 12 MP + Ultra Gran angular de 12 MP
Cámara frontal10 Mpx10 Mpx
Dimensiones y pesoAbierto: 166 x 72.2 x  6,9 mm
Cerrado: 86,4 x 72,2 x 17,1 mm / 183 gramos
Abierto: 166 x 72.2 x  6,9 mm
Cerrado: 86,4 x 72,2 x 17,1 mm / 183 gramos
Otros5G / Wi-Fi 6E / NFC / GPS/ Bluetooth 5.2 LE / IPX8 /Altavoces estéreo / Sonido Dolby Surround / Huella en el lateral / Sin cargador en caja5G / Wi-Fi 6E / NFC / GPS/ Bluetooth 5.2 LE / IPX8 /Altavoces estéreo / Sonido Dolby Surround / Huella en el lateral / Sin cargador en caja
Sistema operativoAndroid 12 + One UI 4.1.1Android 11 + One UI 3.1
PrecioDesde 1.099 eurosDesde 1.059 euros

Como ves, la mayor diferencia entre el modelo del año pasado y el que Samsung acaba de presentar está en el departamento energético. Ahora podemos disfrutar de una batería más grande que, con 3.700 mAh, supera de largo los 3.300 mAh del Z Flip3. La marca afirma que, gracias a esta celda de mayor tamaño, el Z Flip4 debería durar 3 horas más encendido. Esto es algo que, como verás más adelante, se cumple a medias.

Lo que sí es verdad es que, además de ofrecer una autonomía mayor, también se carga más rápido, con una carga rápida capaz de llenar la mitad de la batería en unos 30 minutos. Sobre el papel, se ofrecen 10W más de velocidad, teniendo en cuenta que el smartphone plegable del año pasado ‘solo’ cargaba a una velocidad de 15W.

Además de ofrecer una autonomía mayor, también se carga más rápido, con una carga rápida capaz de llenar la mitad de la batería en unos 30 minutos.

Aunque no lo parezca, la cámara también es algo mejor en el modelo de 2022, pues se hace uso de una configuración casi idéntica a la del Galaxy S22 Plus. La clave aquí está en que el sensor principal de 12 MP, presente en el Flip4, trabaja con píxeles de un tamaño mayor, alcanzando las 1,8 micras en lugar de las 1.4 del Z Flip3. Como consecuencia, las capturas tienen más detalle y una mejor gestión del color y la luminosidad, dado que esta cámara es un 65 % más sensible a la luz.

Samsung Galaxy Z Flip4

El último gran cambio está dentro del terminal. Con el chipset Snapdragon 8 Plus Gen 1, a bordo, el móvil plegable de Samsung puede presumir de contar con el procesador Qualcomm más reciente y rápido en sus entrañas. Por el contrario, la versión del año pasado sigue utilizando un muy buen chipset, como es el Snapdragon 888, pero que no es tan potente ni eficiente como el del Flip4.

Todo lo que ofrece el Samsung Galaxy Z Flip4

Que no suponga una revolución frente al modelo lanzado el año pasado no significa que no estemos ante un teléfono tan interesante como atractivo. La marca mantiene lo mejor de sus antecesores y suma prestaciones que necesitaba potenciar para dar forma a un plegable que puede ser el que haga que los usuarios den el paso definitivo hacia los smartphones con pantallas flexibles.

Un diseño sin cambios

El Samsung Galaxy Z Flip4 no va a sorprender a nadie que no siguiera el lanzamiento de los móviles plegables de la marca… de 2021. A grandes rasgos, tiene el mismo diseño que el Flip3, pero es que realmente hay poco que mejorar. Puesto a pedir, nos hubiera gustado que la pantalla trasera del teléfono fuera algo más grande y no se quedara con el mismo tamaño de 1.9 pulgadas que el modelo del año pasado.

No podemos obviar el gran ‘handicap’ de este y otros móviles plegables, su pliegue central. Parece que por el momento ninguna marca ha dado con la clave para acabar con el espacio visible de la bisagra en la parte trasera o el pliegue en la pantalla FHD de 6,7 pulgadas. Es cierto que con cada nueva generación de la familia Z Flip, esta bisagra se nota cada vez menos, pero sigue siendo perceptible, tanto a la vista como al tacto. La realidad es que se aprecia más con los tonos blancos, pero cada vez que pasas el dedo por el centro de la pantalla, hay un pequeño ‘resalto’ que no hay color que lo esconda.

Con cada nueva generación de la familia Galaxy Z Flip, esta bisagra de la pantalla se nota cada vez menos.

Cuando usas el móvil durante unos días, te acabas adaptando y no molesta apenas, pero llama la atención que, cualquiera que no está acostumbrado a este tipo de dispositivos, siempre es lo primero que critica del terminal. Curiosamente, cuando les explicas que es el precio a pagar por una pantalla flexible que se pliega sobre sí misma, les da igual, valorando más la visibilidad del panel que su formato.

Samsung Galaxy Z Flip4

Pero, para los que amamos estos dispositivos, la pantalla en sí es, obviando este problema, casi perfecta. Es cierto que se ensucia demasiado, probablemente debido al protector que ya está insertado en ella, pero es una gozada ver nuestros contenidos en ella en formato abierto 22:9. Ten en cuenta que si usamos el modo Flex, los vídeos se reducen a apenas 3 pulgadas (se visualizan en la parte superior del teléfono) y entonces no es para nada práctico.

Siguiendo con las líneas y formas del dispositivo, de nuevo estamos ante un dispositivo bicolor que mezcla los tonos ‘Bora Purple’, ‘Graphite’, ‘Pink Gold’ y ‘Blue’ con un acabado mate negro en la zona de cámara y que rodea la pantalla secundaria de la que presume el teléfono de Samsung. Es un diseño muy elegante y que evita que se peguen las huellas por doquier, lo que es de agradecer.

Samsung Galaxy Z Flip4

Hablando del apartado fotográfico, tenemos dos sensores alojados de forma individual en la esquina superior izquierda que sobresalen unos 4 mm del cuerpo del equipo. No obstante, al poder plegar el teléfono, rara vez lo vamos a dejar sobre la mesa con las cámaras rozando la superficie.

A la derecha del dispositivo tenemos los clásicos botones de volumen y bloqueo del teléfono, pulsador sobre el que se sitúa un sensor de huellas dactilares bastante rápido de usar, pero incómodo de alcanzar con el pulgar cuando tenemos el teléfono desbloqueado. Arriba y abajo queda el espacio para los altavoces del dispositivo, así como para el puerto USB Tipo C. Y no, sigue sin haber espacio para un conector MiniJack de 3.5 mm.

Al igual que el resto de topes de gama de la marca, el Galaxy Z Flip4 cuenta con certificación IPX8, lo que significa que es resistente al agua, pero no tanto al polvo, uno de los grandes enemigos del equipo. El grosor se mantiene inalterable, aunque es un poco más alto que el modelo del año pasado. Su peso crece en 4 gramos, alcanzando los 187 gramos en total, lo que sigue siendo bastante poco para un dispositivo de estas características.

Samsung Galaxy Z Flip4

Por último, no te recomendamos tratar de desplegar el smartphone solo con una mano. Los marcos de aluminio del móvil son demasiado resbaladizos y en más de una ocasión te dará un micro infarto pensando que el móvil va a salir disparado de tus manos. A pesar de su formato, es un teléfono que se va a usar siempre de mejor manera y, sobre todo, más segura, con las dos manos.

Dos pantallas casi perfectas

Empecemos por lo principal. La pantalla interna del teléfono móvil es flexible, pero del mismo tipo que podemos encontrar en otros buques insignia de la compañía. Se trata de un panel Dynamic AMOLED 2x que 6,7 pulgadas de tamaño y presume de una resolución de FHD+ 2640 x 1.080. No falta una frecuencia de actualización adaptativa de 120 Hz, que va de 1 a 120 en función del contenido que se esté mostrando en la pantalla, ni una pequeña perforación para alojar la cámara delantera del equipo.

Samsung Galaxy Z Flip4

A pesar de ser idéntica al 99% a la de su predecesor, se ha aumentado el brillo, con una luminancia de 800cd/m2 con el ajuste de brillo automático activado que puede crecer hasta un máximo de alrededor de 1200 cd/m2 durante la reproducción HDR, permitiendo disfrutar de nuestras series y películas favoritas en cualquier lugar a toda luz y color. Es cierto que cuando la luz incide más sobre la pantalla se hace más perceptible su pliegue central, pero es algo que tenemos que empezar a asumir antes o después en este tipo de dispositivos.

A pesar de ser idéntica al 99% a la de su predecesor, se ha aumentado el brillo.

Esta pantalla interna tiene una doble protección. Por un lado, hace acto de presencia Corning con su Gorilla Glass Vixtus que impide que el panel se arañe o quiebre con facilidad. Por otra parte, el panel principal también está protegida por una nueva versión del UTG 2.0 de Samsung. Este sistema de vidrio ultradelgado es, según la firma, un 20% más resistente que en modelos anteriores y la verdad es que durante el uso que hemos hecho del teléfono así lo ha demostrado. Eso sí, no hemos querido arriesgar demasiado y poner al móvil en más aprietos de los debidos.

Samsung Galaxy Z Flip4

Cuando cerramos el dispositivo, adquiere protagonismo una pantalla secundaria que se aloja junto a la cámara en la parte trasera y que sigue manteniendo un tamaño de 1,9 pulgadas, una tasa de refresco clásica de 60 Hz y una resolución de 512 x 260.

Pero, aunque el hardware sea el mismo que el de la generación anterior, sus usos y funciones sí que han evolucionado. Ahora puedes configurar diferentes tipos de reloj, ya sea analógico o digital, usar tus propias fotografías como fondo de esta pantalla o usar un sistema de respuestas preestablecidas para los mensajes que recibamos en el smartphone. Por supuesto, sigues pudiendo añadir widgets para consultar todo tipo de información como el clima y, si deslizas hacia abajo, activar o desactivar funciones del teléfono como las conexiones, la linterna, el sonido, el modo avión…

Samsung Galaxy Z Flip4

Uno de los principales usos de esta pantalla externa es que lo vamos a poder emplear como vista previa de las fotos que hagamos con la cámara, es decir, podemos hacernos selfies con el smartphone cerrado y usar las dos cámaras principales del equipo para hacernos fotos pulsando el botón del lateral del smartphone.

Sonido mejorado

Al igual que sucediera con la batería, el sonido nunca ha sido uno de los grandes puntos fuertes del dispositivo. Este año no encontramos diferencias en la ficha técnica del Samsung Galaxy Z Flip4, pero sí que es cierto que se nota que los altavoces responden mejor de lo esperado. Puede ser que el sistema operativo haya incluido mejoras en el audio o que la marca haya llevado a cabo algún que otro cambio para que el smartphone, a rasgos generales, suene mejor, sobre todo en los tonos agudos y a la hora de diferencias las voces de los efectos de sonido.

Samsung Galaxy Z Flip4

Es muy recomendable configurar las opciones de Dolby Atmos que encontrarás en los ajustes de sonido de One Ui para encontrar el audio que mejor se adapte a lo que buscamos de un smartphone de este tipo que, también, es un perfecto equipo multimedia, siempre que se acompañe de un powerbank externo.

Cámaras dentro de lo esperado

Y decimos dentro de lo esperado, porque sabíamos que el fabricante no iba a montar las mismas cámaras que en el Fold, el que es el plegable más ‘top’ dentro del catálogo de la marca. No contábamos con encontrar muchas sorpresas en este departamento y, como intuíamos, nos encontramos con una cámara casi calcada a la del año pasado.

Samsung Galaxy Z Flip4

El Galaxy Z Flip 4 tiene en la parte trasera una configuración de cámara dual, que queda configurada con un sensor principal de 12 MP, apertura f/1.8 y OIS; así como con un objetivo secundario de la misma resolución, con apertura f/2.2 y un campo de visión de 123 grados, es decir, un Ultra gran angular. La cámara selfie es un de la misma resolución que la del Flip3, es decir, cuenta con un sensor de 10 MP con apertura f/2.4.

Sobre el papel, si no hubieras leído el apartado de diferencias entre las dos generaciones de plegables de la marca, dirías que los dos teléfonos tienen la misma cámara. Pero, como ya hemos dicho, el sensor de este dispositivo es algo más grande y, por consiguiente, permite recoger algo más de luz y ofrecer tomas de mayor calidad.

Samsung Galaxy Z Flip4

Sin embargo, es cierto que en un móvil que cuesta 1.099 euros en su variante más baja, echamos de menos un sensor más. No el macro que muchos fabricantes añaden a sus dispositivos solo para aumentar el número de lentes, sino un teleobjetivo con zoom óptico que potencie las posibilidades del modo Flex del que hace gala el terminal. Samsung no ha pensado igual y tendremos que esperar un año más para ver si, el año que viene, encontramos una lente de este tipo en el futuro Flip5.

Samsung Galaxy Z Flip4

No podemos olvidar que aquí también entra en juego la pantalla de la carcasa trasera, la cual permite realizar fotografías rápidas, incluidas fotos verticales, y comenzar a grabar vídeo mientras el móvil se despliega y cambias a la pantalla principal sin interrumpir la grabación.

Fotografía de día

Aunque no haya un teleobjetivo, sí que hay dos muy buenos sensores preparados para dar lo mejor de sí en todas las situaciones. Es cierto que no van a alcanzar las cotas de calidad del S22 Ultra o del iPhone 13 Pro Max, pero están a la altura de otros topes de gama del año.

Cuando la luz acompaña, no podemos poner ni una sola pega a las capturas conseguidas con el sensor principal de 12 MP. Hay una buena cantidad de detalles en cada toma, con un uso más que apurado del HDR que no llega a ser tan exagerado como el de otras cámaras y una saturación y contraste relativamente discretos.

UGA a Contraluz

En general, se consiguen capturas bastante cercanas a lo que vemos en la realidad, tanto a favor de la iluminación como en situaciones de contraluz.

Fotografía nocturna

Este contraste menos acusado también se percibe en la fotografía nocturna. Eso sí, al igual que sucede con todos los smartphones donde nos encontramos con un Ultra gran angular, su menor apertura implica una menor luminosidad de las tomas.

Pero si optas por quedarte con el sensor principal y sus píxeles más grandes para capturar una mayor cantidad de detalle, el móvil no te va a decepcionar. Además, al poder usarse como trípode, puedes jugar con velocidades de obturación más lentas y conseguir grandes tomas con el modo noche activado.

Modo noche

Hay un buen postprocesado de la imagen que hace que el ruido desaparezca sin sacrificar demasiado las zonas de altas luces y, en general, se consiguen imágenes bastante limpias, perfectas para presumir de ellas.

Retrato

Al no contar con un teleobjetivo ni con un sensor de profundidad, toda la responsabilidad de mantener borroso el fondo, respecto al sujeto en primer plano, recae en el software del equipo. Samsung es un experto en este campo, permitiendo alterar el nivel de desenfoque antes y después de realizar la toma y los resultados son muy buenos. Por supuesto, la propia aplicación de cámara te permite cambiar en vivo y en directo el tipo de efecto a aplicar sobre los retratos.

Modo retrato

Selfie

Quizá uno de los grandes aciertos del smartphone de la marca es el de tener dos cámaras selfie. Nos explicamos. Al abrir el dispositivo tienes la lente de 10 MP perfecta para hacer videollamadas y demás. Pero, pudiendo usar la doble cámara trasera para hacernos autorretratos, ¿quién va a dejar pasar esta oportunidad?

Samsung Galaxy Z Flip4

El Z Flip4 te permite aprovechar la segunda pantalla como un panel de cámara, por lo que es muy fácil hacernos selfies con la cámara principal. Así vamos a poder aprovechar al máximo ese modo retrato del que hemos hablado y conseguir fotos propias de una calidad mucho mayor.

Grabación de vídeo

Otra de las grandes bazas del modo Flex de Samsung es potenciar la grabación de vídeo. Poder utilizar la cámara de vídeo con el teléfono a medio desplegar (en lo que se conoce como Flexcam) es muy agradable y nos trae recuerdos de las pequeñas cámaras mini DV que algunos hemos usado alguna vez en la vida. Permite estabilizar aún más las tomas, a pesar de que el móvil ya cuenta con OIS, y grabar de una forma más natural.

Samsung Galaxy Z Flip4Pudiendo grabar en resolución 4K hasta a 60 fps, siguen presentes modos de captura clásicos de Samsung como pueden ser Hyperlapse (un modo que lleva las tomas time lapse al extremo), Super Slo-Mo (vídeos a súper cámara lenta), Toma única (que realiza una captura de 15 segundos de imágenes fijas y vídeos para que el móvil ofrezca las mejores tomas) y Director’s view (que permite seleccionar las lentes de las que grabamos y cambiar entre ellas a nuestro antojo).

El Modo Flex permite estabilizar aún más las tomas, a pesar de que el móvil ya cuenta con OIS.

No alcanza las cotas de calidad de otros grandes topes de gama del mercado, pero sí que es cierto que mantiene las escenas bien enfocadas (mejor con el sensor principal que con el UGA), mantiene el ruido por la noche a raya y permite explotar nuestro lado más creativo.

Rendimiento de tope de gama

Se acabó la discusión entre procesadores de Samsung o de Qualcomm. Aquí da igual el lugar donde compres el teléfono, pues el procesador que encuentres dentro del Z Flip4 va a ser el mismo. Y, como hemos adelantado, es el mejor que puedes encontrar a día de hoy en un teléfono móvil, el Snapdragon 8 Plus Gen 1 que apenas puedes encontrar en otros topes de gama Android, sobre todo enfocados al mundo gaming, para ofrecer una potencia asombrosa.

Samsung Galaxy Z Flip4

De hecho, es tan potente que el plegable no necesita presumir de cantidades ‘insultantes’ de memoria RAM. Funciona a la perfección con 8 GB de RAM LPDDR5 de alta velocidad y las 3 opciones de almacenamiento que indicamos al principio de estas líneas. Teniendo en cuenta la potencia de procesamiento, es una memoria más que suficiente, pese a que pueda palidecer frente a los 12 GB del Fold4. Con este hardware es un equipo preparado para cualquiera que sea la necesidad del usuario.

Con este hardware, es un equipo preparado para cualquiera que sea la necesidad del usuario

Puedes jugar con él a Genshin Impact, PUBG Mobile, Fortnite y el juego más exigente que se te ocurra. Aquí el problema no será el lag, los bajones gráficos u otros problemas de rendimiento, que no los hay, sino la autonomía del dispositivo. Si no te importa tener que cargar el smartphone a media tarde, puedes pasar horas jugando a lo que sea sin un ápice de debilidad.

benchmark galazy Z Flip4

Los resultados de las pruebas de AnTuTu, donde el móvil consigue 731.328 puntos, dejan claro que al móvil le falta algo de potencia en el apartado de RAM para alcanzar los primeros puestos, pero Geekbench 5 demuestra que estamos ante un buque ingenia de muy buen rendimiento que queda por encima de los topes de gama de la firma del año pasado.

En este apartado lo único que podemos achacar al dispositivo es la insistencia por no montar un slot para tarjetas microSD. Samsung lleva tiempo dando tumbos entre permitir o no el almacenamiento expandible en sus dispositivos, pero, lamentablemente, los móviles plegables no están entre los elegidos.

Un software adaptado, pero con fisuras

En cuanto al software, este no es un teléfono Samsung típico, por lo que One UI tampoco va a ser ‘normal’. Igual que el Fold4 usa Android 12L, aquí sí que tenemos una versión 100% para móviles de Android 12, pero con ligeras adaptaciones para explotar al máximo las posibilidades del plegable.

El software del terminal es One UI 4.1.1 y la marca promete hasta cuatro años de actualizaciones del sistema operativo Android y cinco años de actualizaciones de seguridad, lo que hace que, si optas por comprar el smartphone, tengas un teléfono para mucho tiempo.

Samsung Galaxy Z Flip4

Algunas de estas adaptaciones de las que hablamos están orientadas al uso de diferentes apps, sobre todo la de cámara, con el Modo Flex del que ya hemos hablado a la hora de analizar la cámara. Gracias a esta herramienta, que se activa de forma automática cuando plegamos el smartphone, podemos utilizar el mismo como trípode, colocando el visor en la mitad de la pantalla y los controles en la otra. Esto facilita la captura de fotos y la grabación de vídeos en muchas ocasiones, pero hay que tener en cuenta que en la mayoría de ocasiones querrás disparar en horizontal, perdiendo todas las virtudes de este modo.

La app de cámara, una vez más, se ve muy beneficiada del Modo Flex del Samsung Galaxy Z Flip4.

Samsung Galaxy Z Flip4

Con otras apps, como por ejemplo, YouTube, puedes ver el vídeo en la parte superior del panel (a tamaño demasiado reducido) y usar el panel inferior para navegar por la información del clip o encontrarte con sugerencias de otros vídeos.

Lo que sucede es que no todas las apps funcionan por igual, ya que son muchas las que no se han adaptado para aprovechar esta función. Cuando nos topamos con algunas de ellas que no están optimizadas para el modo Flex, lo que vemos es como la app pasa a la parte superior de la pantalla, quedando la mitad inferior reservada para cinco funciones: ajustar el brillo, ajustar el volumen, hacer una captura de pantalla, configurar las notificaciones, o hacer uso del panel como trackpad para movernos por la app.

Samsung Galaxy Z Flip4

Respecto a las personalizaciones del sistema, no hay mucho diferente respecto a lo que podemos encontrar en cualquier teléfono de la compañía. Quizá lo más interesante es poder reordenar los widgets de la pantalla secundaria y elegir entre muchas esferas de reloj, un sistema que nos ha recordado bastante a los smartwatch del fabricante.

La batería que necesitábamos

Si le preguntas a cualquiera que haya probado más de una semana el anterior plegable de Samsung, seguro que te dirá que es espectacular, pero que cómo es posible que su autonomía sea tan escasa. Con el Flip3 era casi misión imposible llegar a la tarde con un porcentaje de batería considerable y siempre había que llevar un cargador o una batería externa encima para recargar el smartphone en las últimas horas del día.

Ahora, no es que el cambio sea mayúsculo, pero sí que es el suficiente como para que el Z Flip4 no cojee en el apartado de la gestión de energía. Las mejoras en la duración de la batería se deben en gran medida a pasar de los 3.300 mAh del modelo del año pasado a los 3.700 mAh del actual, es decir, un incremento de alrededor del 15 % gracias a esos 400 mAh extra. Esto ya de por sí solo, al mantener las mismas pantallas del año pasado, implica ganar un par de horas más de autonomía.

Samsung Galaxy Z Flip4

Pero es que el uso de un Snapdragon 8+ Gen 1 también ayuda en la gestión de energía del terminal. Se ha comprobado varias veces que el Snapdragon 888 del Flip3 era un ‘battery killer’ y ahora, si bien el chipset sigue calentándose en exceso, se nota una considerable mejora en la gestión de energía.

Respecto a la autonomía pura y dura, no se llega a duplicar lo que conseguíamos el año pasado, pero casi. En nuestras pruebas hemos constatado que podemos superar las 7 horas de pantalla, siempre y cuando usemos el smartphone con mesura. Pero con el 5G activo, reproduciendo música, conectados a nuestro Samsung Galaxy Watch5 Pro y jugando unas partidas a PUBG Mobile, es cierto que costará superar las 5 horas de pantalla encendida. De nuevo, todo dependerá del uso que le demos al dispositivo.

bateria galaxy z flip 4

La otra gran novedad que, si bien no es tanta si la comparamos con otros dispositivos de la competencia, es su carga de 25W, 10W más de potencia frente a lo que teníamos en el Z Flip3 de 2021. Desafortunadamente, la firma sigue adelante en su estrategia de no proporcionar el cargador junto al dispositivo, por lo que no hemos podido analizar el smartphone con un cargador de la misma potencia.

El smartphone ahora admite carga más rápida, pero no se incluye adaptador de corriente con el equipo.

Para realizar nuestras pruebas, nos hemos servido de un adaptador de corriente de 33W que, si bien es superior, no va a cargar más rápido el teléfono. En este caso, el Flip 4 se va a cargar a una velocidad máxima de, como indican sus especificaciones, 25 W.

Usando nuestro cargador y un cable USB-C que sí que viene en la caja, hemos visto como se alcanza el 50% de carga en 36 minutos. Una velocidad un poco más lenta de lo prometido, pero que no supone una gran diferencia y que seguramente tenga la respuesta en el tipo de adaptador empleado. Para completar una carga completa, el tiempo de espera ha sido de 89 minutos, lo cual está bastante bien, sobre todo si lo comparamos con las más de dos horas que se tarda en cargar el Flip3.

Samsung Galaxy Z Flip4Otra carga que se ha mejorado es la inalámbrica, aunque en este caso solo pasamos de 10 a 15 W. En este caso recargar por completo el smartphone sí que nos va a suponer una espera de algo más de 120 minutos, empleando un adaptador de corriente sin cables compatible con la tecnología Qi. Lo bueno es que el área de carga sin cable del smartphone está en la parte posterior inferior del móvil, es decir, que lo puedes cargar plegado y consultar las notificaciones en su panel exterior.

Nuestra opinión

Para emitir un veredicto sobre el móvil lo tenemos que hacer desde el punto de vista de las mejoras. Aquí tenemos que destacar que la batería es mucho mejor que la del año pasado, pero sigue siendo insuficiente en un terminal que cuesta más de 1000 euros y que está llamado a ser uno de los grandes referentes del mercado. Es cierto que el factor de forma del terminal limita demasiado el colocar una celda de mayor tamaño, pero, entonces, la marca debería pensar en integrar otras medidas como una carga rápida de mayor velocidad.

Samsung Galaxy Z Flip4Respecto al rendimiento, no podemos ponerle ni una pega y es de lo mejor que vas a encontrar, no solo en el mercado de los plegables, sino en la industria actual. Es perfecto para jugar a los títulos más potentes del mercado si no fuera porque…

… No es un dispositivo para todo el mundo. Aunque se han pulido ciertos aspectos respecto a la generación anterior, seguimos estando ante un teléfono que es difícil de usar con una sola mano y que se hace extraño de manejar en modo horizontal. Es cierto que el diseño inteligente de la bisagra también ha mejorado para evitar problemas con el polvo y la suciedad, pero por dentro se sigue notando la arruga de la pantalla, no tanto a la vista como al tacto.

No es un dispositivo para todo el mundo, pero es el mejor smartphone plegable para el público general.

En cuanto al resto de características, ya has podido comprobar en este análisis que las cámaras, aunque son decentes y se defienden en la mayoría de situaciones, no tienen nada que hacer ante dispositivos clásicos que se mueven por encima de los 1000 euros. Se echa de menos en un terminal de estas prestaciones un teleobjetivo como el que sí está presente en el Fold4 que, claro está, cuesta cientos de euros más.

Samsung Galaxy Z Flip4

Aun así, aunque está claro que el móvil sigue cojeando en algunos aspectos, son muchos más los que lo encumbran como uno de los mejores terminales del año. Somos los primeros que siempre hemos pedido innovación a las marcas y aquí el Galaxy Z Flip4 sigue dando el do de pecho con un software mejorado que potencia el modo Flex y permite hacer muchas cosas que otros teléfonos simplemente no pueden.

No podrás usar tu móvil como trípode como podemos hacer con el smartphone plegable de Samsung, no podrás hacer fotos con una pantalla secundaria a menos que vayas a uno de los pocos modelos, también de más de 1000 euros, que lo permiten, no podrás usar el teléfono como un práctico espejo que llevar en el bolso… Pero, sobre todo, no podrás llevar las llaves junto al móvil debido al espacio que los smartphones clásicos ocupan.

Cuando estamos ante uno de los teléfonos más innovadores de los últimos 5 años, no le podemos pedir mucho más al fabricante.

Y es que, si por algo sigue destacando la familia Flip, es por el poco espacio que ocupan plegados sus terminales sin renunciar a contar con una pantalla de grandes dimensiones cuando trabajamos con el teléfono abierto en todo su esplendor. Esta es, sin duda, una de las principales bazas con las que cuenta el dispositivo para enamorarnos una vez más.

¡Sé el primero en comentar!