Solo en Estados Unidos se calcula que 5.761 pantallas de móviles se rompen cada hora. No es raro ver un móvil hecho añicos y no solo en su pantalla, si no por golpes en los laterales o incluso aquellos daños que sufren debido a los accidente con el agua. La solución para muchos usuarios es hacer con un móvil ultra resistente como el nuevo Cat S52, que es actualmente una de las opciones irrompibles más completas del mercado.

La evolución de los llamados móviles rugerizados ha sido espectacular. Hace no tantos años, estos móviles resistentes tenían un aspecto tosco que rara vez estaban acorde con el diseño de los tiempos. Ahora, gracias al desarrollo y el trabajo de compañas como Cat, un móvil resistente puede camuflarse y pasar perfectamente por un smartphone al uso, pero con todas las prestaciones y el sello de irrompible que caracteriza a la marca y sus terminales.

Cat-S52-0

¿Por qué un rugerizado?

Hay muchos motivos por el cual, un móvil rugerizado como el nuevo Cat S52 puede ser la solución para muchos usuarios. Ya sea porque tenemos niños en casa que suelen tirar al móvil al suelo o porque trabajemos en entornos duros de polvo, suciedad y con posibilidades de caída, la respuesta para no llevarnos sorpresas pasa por un terminal de estas características. El resultado será un ahorro importante en reparaciones, y tener en nuestras manos un terminal al que no afectará el paso del tiempo y que se mantendrá siempre como nuevo.

Cat-S52 en la playa

Cat S52, la resistencia como ADN

El nuevo Cat S52 cuenta con certificado IP68, lo que le hace inmune al agua y al polvo. Esto significa que podemos meterlo debajo del grifo sin problema, llenarlo de arena en la playa o tirarle una taza de café, ya que seguirá funcionando como si nada hubiese pasado. En las pruebas que realiza Cat antes de dar el visto bueno a sus terminales, el S52 ha sido sometido a caídas múltiples desde 1.5 metros directamente a suelos de hormigón y desde múltiples ángulos con excelentes resultados.

Parte de este éxito es el refuerzo de aluminio de alta calidad que rodea el terminal, contando además con una placa trasera de TPU que ofrece un agarra antideslizante. Por si fiera poco, la pantalla está protegida con un vidrio Corning Gorilla Glass 6, resistente a golpes y arañazos. El apartado de la seguridad también está presente en este dispositivo gracias a su sensor de huella situado en un lateral y que permite un desbloqueo rápido y seguro.

Prestaciones a la altura

Aunque su principal ADN es la resistencia y la de un móvil que durará intacto durante mucho tiempo, el Cat S52 dispone de prestaciones que lo posicionan como un potente smartphone. Cuenta con una pantalla HD+ de 5.65 pulgadas, 64 GB de memoria interna (ampliable mediante tarjetas microSD) con 4 GB de RAM y una batería de larga duración compatible con carga rápida. Tampoco carece de conexiones avanzadas como el 4G o el NFC para poder realizar pagos móviles.

Cat-S52

Fotos Made in Sony

El Cat S52 está a la altura también en el apartado fotográfico, gracias a su sensor dual pixel de Sony de 12 megapixels con apertura de f/1.8 y un gran tamaño de píxel de 1,4 µm. Esto proporciona un excelente rendimiento en condiciones de poca luz, lo que le convierte en la mejor cámara del mercado para teléfonos resistentes. Además, la calidad de los selfies también están asegurados gracia a su cámara frontal de 8 megapixels.

Cat-S52

Con Android 10

Otra de las buenas noticias, es que aunque el terminal ha sido lanzado con Android 9 Pie, Cat ha trabajado duro para que ya pueda actualizarse a Android 10 y contar con todas las ventajas y novedades del nuevo sistema operativo de Google. Esto hace que el Cat S52 esté a la misma altura que muchos de los smartphones de gama alta del mercado.