Los nuevos iPhone se venden peor de lo que Apple esperaba

Apple

El iPhone XR ha comenzado su andadura comercial dejando varios quebraderos de cabeza en el seno de Cupertino. Sin embargo, en la parte alta del catálogo de Apple las cosas tampoco es que vayan mucho mejor ya que la compañía ha tenido que rebajar sus expectativas de venta del iPhone XS y iPhone XS Max tras observar el comportamiento del mercado.

Diversas fuentes cercanas a la cadena de suministro de Apple han hecho alusión, no solo a uno, sino a dos recortes de producción masiva. Después de ver como la marca decidía ralentizar y disminuir la producción del iPhone XR, ahora son los dos topes de la marca los que también frenan su producción tras rebajarse las intenciones de compra por parte de los consumidores, quienes empiezan a ver que los nuevos móviles de la marca no justifican su precio al constatar las escasas novedades introducidas en ambos modelos.

Punto de inflexión para Apple

Según fuentes citadas por el Wall Street Journal, Apple ha tenido que reducir la fabricación de toda la familia iPhone 2018 en lugar de compensar parcialmente la baja demanda del iPhone XR con un aumento de la producción de los iPhone XS y XS Max como diferentes analistas pronosticaban… de forma equivocada.

Después de rebajar un tercio la producción del iPhone XR (desde los 70 millones iniciales estimados) ahora los nuevos terminales de la marca presentados en septiembre sufren la misma suerte. Apple ya informó a sus inversores que este ejercicio venderían menos móviles de lo esperado, algo que explica la decisión de la compañía de no volver a facilitar datos de venta del iPhone. sin embargo, hoy se desvela que la compañía de Cupertino también ha solicitado que se reduzca el suministro de componentes de hardware para sus topes de gama debido a la baja demanda de los mismos. eso sí, en esta ocasión no se ha desvelado en que medida o porcentaje se reduce la fabricación de los iPhone Xs y iPhone Xs Max.

Lamentablemente, tras la decisión de no facilitar datos de venta, no vamos a saber hasta que punto podemos considerar los nuevos iPhone de Apple un fracaso o un éxito, pues solo tendremos datos de ingresos o beneficios de la compañía, en lugar de saber cuántos teléfonos ha vendido Apple a lo largo del año.

Para el usuario de pie, esto podría repercutir en una posible reducción de precio de los móviles de Apple en las próximas semanas y, sobre todo, en un mayor grado de innovación para los próximos teléfonos de la marca, quien en 2019 debería tomar buena nota de lo que está pasando en 2018.

Escrito por Miguel Martínez

Fuente > Reuters