Xiaomi Mi Mix 3: Unboxing, toma de contacto y prueba de cámara

Xiaomi

La semana pasada se presentaba en China el que va a ser otro de los flagship de Xiaomi, el nuevo Xiaomi Mi Mix 3. Aunque todavía no sabemos el precio del terminal en territorio europeo, lo que más llamó la atención, además de su cámara deslizante, fueron sus apenas 500 euros de precio al cambio. Unos días después, hemos podido poner ya nuestras manos sobre el móvil para traeros este primer unboxing, toma de contacto y una pequeña prueba de lo que pueden hacer sus cámaras.

Las características completas del Xiaomi Mi Mix 3 las tenéis ya desde hace una semana en su ficha técnica. Ahí están hasta el último detalle, pero para recordar sus principales puntos fuertes están la pantalla de 6,39 pulgadas que ocupa un 93,4% del espacio del terminal, un ratio pantalla-cuerpo hasta ahora inédito.

Esto se debe, en gran parte, al diseño deslizante con su cámara frontal de doble lente escondida, con dos sensores de 24 MP y 2 MP, preparada para hacer los mejores retratos con efecto bokeh (más adelante veremos si es así). Completa este aspecto una cámara trasera, también con doble lente y un diseño… que digamos que nos recuerda a cierto teléfono manzanero – como ya pasó con el Xiaomi Mi 8. Cuenta con sensores de 12 MP y zoom óptico de 2 aumentos.

El resto de sus características se completan con un Snapdragon 845, el octa-core más potente de Qualcomm, una memoria RAM que va de los 6 GB, pasando por 8GB y que puede llegar a 10 GB, con 128 o 256 GB para el almacenamiento interno, batería de 3.200 mAh con carga inalámbrica y conectividad que, en la versión europea, soportará las futuras redes 5G.

Unboxing del Xiaomi Mi Mix 3

Como toda buena prueba empieza por un uboxing, esto es lo primero que vemos al abrir la caja del nuevo móvil de Xiaomi. Bajo el terminal tenemos una carta escrita por el propio Lei Jun, el CEO de Xiaomi que manifiesta el compromiso de la compañía por ofrecer las últimas innovaciones.

Si seguimos desmontando el puzzle que es el packaging del Xiaomi Mi Mix 3, al quitar la tapa de la carta podemos ver como tenemos bajo ella una interesante sorpresa y es el nuevo cargador inalámbrico de la compañía que acompaña a este equipo en su pack inicial.

Si seguimos destapando elementos, bajo el cargador hay un nuevo compartimento que esconde en su interior no sólo el accesorio para sacar la tarjeta SIM, sino también una funda que viene por defecto con cada Xiaomi Mi Mix 3, adaptada a su peculiar diseño deslizante.

Cómo no podía ser menos, “vestimos” el Xiaomi Mi Mix 3 con ella para que veáis el efecto que hace. Cuenta con un hueco en la parte inferior mientras que la cámara superior queda “encajonada” en su diseño de policarbonato.

Toma de contacto con el Xiaomi Mi Mix 3

Ya os hemos enseñado como es el Xiaomi Mi Mix 3 dentro de la caja que lo contenía, pero vamos a sacarlo para que tengáis una buena vista tanto de su frontal como su parte trasera.

Lo cierto es que la prueba ha sido apenas una hora y con el equipo en perfecto Chino (con alguna concesión al inglés en el sistema). Estamos deseando poner las manos sobre el modelo europeo y todas sus funciones ya que ahora mismo, todo estaba conectado a servidores chinos y primaba los contenidos de ese país. Aún así, vamos a mostraros de cerca cómo es el Xiaomi Mi Mix 3 desde todos sus ángulos.

 

Y es que, en especial, lo que destaca de este terminal es su diseño deslizante ¿cómo se encaja en la mano? Pues debemos decir que bastante bien y se controla fácilmente con una única mano pese a lo mastodóntico de las dimensiones de su pantalla. A continuación podéis ver varias tomas del teléfono “abierto” para que os hagáis una idea de cómo encaja su diseño.

Lo cierto es que, a pesar de que el equipo crece unos centímetros, no es incómodo de utilizar. Aunque eso si, tenemos que confiar que la construcción aguantará el uso tan exhaustivo que tendrá este elemento ya que será un gesto que haremos muchas veces al día en estos tiempos de Instagram y los selfies.

Cámara del Xiaomi Mi Mix 3 ¿qué tal funciona?

Lo primero que tenemos que decir es que, con lo innovador que es el terminal, decepciona un poco que sea el mismo diseño que el Xiaomi Mi 8 y que el iPhone X. Ya lo sabíamos, no era una una sorpresa y es algo que arrastramos desde su presentación, pero teníamos que señalarlo.

Pero al final, la cámara no hay que valorarla por lo que parece sino por las fotos que hace, y aquí tenéis unas tomas que hemos realizado esta misma mañana con la cámara del Xiaomi Mi Mix 3 y que dan muestra de su potencial.

Sólo hemos reducido el tamaño para adaptarlas a las necesidades de publicación online, pero os podéis hacer una idea de la calidad de este terminal que, por otra parte, al repetir la cámara del Xiaomi Mi 8 está en su línea. A continuación tenéis un ejemplo de todo lo contrario a lo que veis arriba, una foto “macro” de un detalle.

Lo cierto es que las condiciones no era las óptimas pero la cámara del Xiaomi Mi Mix 3 se defiende bastante bien. A continuación un ejemplo de su zoom, con una foto 1X y la siguiente a 2X para ver su alcance.

Pero en este mundo de las dobles cámaras, al final lo que prima es el “efecto bokeh” y a falta de hacer unas pruebas más exhaustivas, la cámara trasera del Mi Mix 3 como podéis ver a continuación, no terminó de ajustar bien la toma.

Otra cosa fue el selfie con la cámara delantera deslizante. Sólo podemos darle un 10 en este aspecto.

Opinión y conclusiones: el Xiaomi Mi Mix 3 destaca por su diseño, pero el resto ya lo conocíamos

Y es que es la sensación que deja. El Xiaomi Mi Mix 3 es un portento del diseño. Es atractivo, elegante, innovador. Y al fin y al cabo, tiene un punto diferencial con el resto. Sin embargo, su principal pega la tiene en casa y es que en realidad es un Xiaomi Mi 8 con otra carcasa – más brillante e innovadora… pero con la misma alma -. Eso si, habrá que esperar para ver si de verdad esos 10 GB de RAM marcan tanto la diferencia en rendimiento como está previsto… pero mucho nos tememos que son más un reclamo de márketing que algo que realmente sea definitorio.

 

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)