El Google Pixel 3 XL es muy difícil de reparar, según iFixit

Móviles

Los chicos de iFixit no han tardado demasiado en desmontar el Google Pixel 3 XL, no solo para observar lo que hay en su interior y saber si el smartphone de la compañía es fácil o difícil de reparar, sino para confirmar que Samsung ha tenido mucho que decir en la fabricación de los nuevos teléfonos de Google presentados hace una semana.

Tanto el Google Pixel 3 como el Google Pixel 3 XL llevan entre nosotros unos días. Aparentemente son los primeros smartphones 100% fabricados por Google pero la principal parte de los teléfonos son obra de Samsung, quien ahora sabemos que ha fabricado la pantalla, al menos, del móvil de mayor tamaño. Durante la presentación de los terminales no se mencionó quién era el fabricante que se había encargado de sus pantallas, pero el desmontaje de iFixit revela que, al menos, la pantalla del Pixel 3 XL está fabricada por Samsung. Es cierto que solo se trata de una unidad, pero sería absurdo que otra compañía se hubiera encargado de fabricar también pantallas para el teléfono.

 

iFixit Google Pixel 3 XL

iFixit encontró números de serie, así como adhesivos, que llevaron a la conclusión de que la pantalla del Google Pixel 3 XL es un panel AMOLED de Samsung.

Un smartphone difícil de reparar

Días atrás iFixit le otorgaba al iPhone XS un 6 como nota de reparabilidad. El Samsung Galaxy Note 9 es algo más complicado debido a los componentes usados en su fabricación y el Google Pixel 3 XL también es un smartphone difícil de reparar. Durante el proceso de desmontaje del teléfono, los expertos de iFixit han descubierto que Google ha aplicado una gran cantidad de pegamento en el panel de vidrio trasero. Al abrir todas las partes del teléfono, iFixit rompió algunos componentes, como un pequeño cable de cinta y un altavoz.

Según el medio especializado en abrir los nuevos smartphones que llegan al mercado para determinar su nivel de reparabilidad, debido a la gran cantidad de pegamento presente en el interior del móvil, el uso de un panel de vidrio completo en la parte trasera y otros elementos de difícil acceso hacen que la reparabilidad del móvil se vea obstaculizada. Dicho de otra forma, hay que tener mucha suerte para no dañar ninguno de los componentes del Google Pixel 3 XL durante su desmontaje.

La puntuación final que iFixit le otorga al Google Pixel 3 XL es un 4 sobre 10, misma puntuación que encontramos en otros topes de gama como el galaxy Note 9 que mencionamos unas líneas más arriba.

Escrito por Miguel Martínez

Fuente > iFixit