Test de caída del Google Pixel 2 XL frente al iPhone 8 Plus en vídeo

Apple

El Google Pixel 2 XL ha irrumpido con fuerza en la escena de los terminales más grandes del mercado por distintas razones, aunque sobre todo por su gran cámara de fotos y su diseño todo pantalla. Ahora vemos un test de caída del Google Pixel 2 XL frente al iPhone 8 Plus, uno de sus grandes contendientes, mientras llega el iPhone X.

Hace sólo unos días conocíamos otra función interesante del Google Pixel 2 XL, que nos permitiría cambiar la función de apretar para poder abrir una app distinta, un tema bastante interesante que os desarrollamos a continuación.

Caída del Google Pixel 2 XL frente al iPhone 8 Plus ¿cuál aguanta mejor?

Sin duda es uno de los aspectos más importantes a la hora de hacerse con un terminal, que este sea medianamente resistente a los golpes. Muchos golpes accidentales dejan completamente inservibles móviles todos los días, y aquí vamos a comprobar si el Google Pixel 2 XL es una excepción. En la caída sobre la parte trasera del terminal se pueden notar ya las primeras diferencias, por el acabado de cristal del iPhone 8 Plus, que se rompe completamente, mientras que el Google Pixel 2 XL parece intacto de forma aparente, salvo algún rasguño en las esquinas, por lo que en este primer “round” el ganador es sin duda el terminal de Google.

Cayendo sobre una esquina el daño parece bastante similar, aunque algo más visible en el Google Pixel 2 XL, quizás por su pintura negra, pero sufren daños que no decantan la balanza para ninguno. Y comienzan los problemas con la caída sobre la pantalla, que en ambos casos rompe su cristal por la parte superior. Parece que de forma más aparatosa en el caso del Google Pixel 2 XL, que por cierto, rebota mucho en el suelo, mientras que el iPhone 8 Plus suele quedarse en el lugar donde cae y boca abajo. En este round, aunque por poco, podríamos dar ganador al iPhone 8 Plus.

Google Pixel 2 XL

En la última prueba, cayendo sobre la pantalla desde una mayor altura, vemos cómo ambas pantallas se rompen, en el caso del iPhone 8 Plus tras ocho intentos, con el Google Pixel 2 XL tras cinco intentos. Hasta el punto ambos sufren daños que parte de la carcasa también se pierde, en el caso del iPhone 8 Plus en la parte trasera, junto a la cámara, y en el Google Pixel 2 XL en la delantera, en la parte superior, donde algunos componentes quedan al descubierto. Sin duda una prueba bastante igualada que demuestras que estos terminales no han sido diseñados para aguantar golpes.

Escrito por Jorge Sanz

Fuente > PhoneBuff