Test de resistencia del Google Pixel 2, ¿defraudará?

Móviles

El Google Pixel 2 XL está en todas las noticias porque es el teléfono más espectacular que ha sacado Google en toda historia, sumado a que viene con polémica. Hoy vamos a ver cómo se comporta en el famoso test de resistencia que siempre os traemos aquí.

Google tiene una tarea bastante difícil en este año 2017: colocarse por delante de sus competidores y hacerse conocer al mundo. Ha empezado bien consiguiendo que por fin se lance en España de manera oficial un Pixel al estar disponible Google Assistant. Veremos a ver si por fin consigue Google diferenciarse de la competencia con este terminal.

Android 8.1 activará un chip secreto para la cámara del Google Pixel 2

Antes comentábamos que viene con polémica porque no se ha parado de hablar de los fallos del móvil, y sobre todo de su pantalla. Tiene un problema con su pantalla pOLED la cual no tiene tanto brillo como sus competidores y no tiene una buena interpretación de los colores. Esto no sería un problema si hablásemos de un terminal barato, pero es que es uno de los móviles más caros del mercado actual.

¿Resistirá el Google Pixel 2 a este test de resistencia?

Lo primero que hay que destacar es que Google comentó que estamos delante de un terminal unibody de metal, pero no, no ha sido así, y lo vamos a ver más adelante. La primera parte del vídeo se enfoca en su pantalla, una pantalla de 5 pulgadas con Gorilla Glass 3, la cual sí cumple con creces al igual que sus competidores, nada que destacar en este aspecto.

Cuando llegamos a la parte trasera, vemos que empiezan los problemas. La parte trasera no es de metal, es de metal con plástico pintado por encima, algo que no da la sensación de metal y que se raya con bastante facilidad. Vemos como en el vídeo consigue con hacerle unas muescas e incluso dibujar una cara con sus herramientas con extrema facilidad, algo que no va a gustar a los usuarios de Google.

En la parte del cristal, vemos que también se comporta, al igual que en el cristal de la cámara, pero si vamos al famoso botón naranja que ha puesto Google de plástico, vemos otra vez que se daña con mucha facilidad y no consigue dar una sensación de terminal premium.

Por último, como en todos los test, se comprueba cómo resiste a doblarse el terminal, y cumple… con suficiente. Vemos que por muy poco no se dobla pero se rompe el marco por donde va la antena. Google ha hecho el terminal más premium de su historia pero no ha conseguido igualarlo a la competencia en el apartado de materiales.

Escrito por Miguel Ángel Ramírez Ciarreta