La pantalla del iPhone 8 será menos curva que la del Samsung Galaxy S7 Edge

Escrito por Víctor Rodríguez
Apple

Nuevos detalles en torno al diseño y funcionalidad de la pantalla del iPhone 8. Los últimos informes llegados de Asia apuntan directamente a un modelo con display curvo, información contradictoria a los últimos rumores, aunque en la línea de las filtraciones producidas con anterioridad. Y es que según ha trascendido, Apple tiene intención de introducir un panel OLED curvo en su modelo conmemorativo por el décimo aniversario del iPhone. Sin embargo, la curvatura del panel será menos pronunciada que la ofrecida por la pantalla del Galaxy S7 Edge. Te contamos el porqué.

A estas alturas queda prácticamente confirmado que la pantalla del iPhone 8 será del tipo OLED, fabricada por Samsung Display. Sin embargo, las distintas filtraciones y rumores no llegan a un punto en común en torno a si será curva o no. Un debate que parece decantarse hacia el concepto Dual Edge después de la información publicada por la versión digital de Asia Nikkei. El medio asiático basa su publicación en datos concretos procedentes de la cadena de suministro, tales como quién y cómo se fabricará la capa de cristal protectora de la pantalla del iPhone 8.

El precursor de un cambio

El Samsung Galaxy Note Edge se convirtió allá por septiembre de 2014 en la mecha y detonante para un cambio. Un modelo que inició de forma silenciosa la transición hacia pantallas con lateral curvo que posteriormente daría lugar al Samsung Galaxy S6 Edge. La firma pulió el concepto Dual Edge con el aterrizaje del Samsung Galaxy S7 Edge, modelo con display curvo más depurado, buscando más la estética que la funcionalidad. Todo lo contrario a lo sucedido con el Note Edge.Pantalla curva del Samsung Galaxy S7 Edge

La impetuosa estética del Galaxy S7 Edge ha promovido una etapa de cambios en lo que a la forma de la pantalla se refiere. Un movimiento al que ya se han sumado marcas como Xiaomi con el Mi Note 2 o Huawei con el Mate 9 Pro y que pronto apoyará Apple, a tenor de la información facilitada por el medio Asia Nikkei.

Pantalla del iPhone 8: curva, pero no tanto

Según podemos leer, Apple ya tiene planificado el despliegue de medios tecnológicos necesarios para la fabricación de la pantalla del iPhone 8. Y sí, entre los suministradores figura una filial de Foxconn que se encargará de fabricar la cubierta de cristal protector para el display del nuevo iPhone. Este hecho es sumamente relevante como base de la noticia puesto que este componente, que recubrirá el panel OLED -fabricado por Samsung- será el que determine la curvatura de la pantalla. Porque este elemento efectivamente contará con forma Dual Edge.Pantalla del iPhone 8

Sin embargo, el informe procedente de la cadena de suministro nos proporciona más detalles al respecto. El primero es que la curvatura de la pantalla del iPhone 8 será menos pronunciada que la que podemos ver actualmente en el Samsung Galaxy S7 Edge. El motivo no sería otro que la dificultad para dar la forma precisa al cristal. Los medios provistos por el fabricante no permitirían aplicar una curvatura mayor con la precisión necesaria para que posteriormente encaje a la perfección en la carcasa del equipo.

Una decisión tomada por motivos técnicos y funcionales

Del mismo modo, Apple parece dispuesta a dar vida al iPhone 8 con panel curvo por motivos estéticos más que por los funcionales. Y es que esta ligera curvatura de la pantalla potenciará la estética del nuevo iPhone, un factor de suma importancia para la firma de Cupertino desde siempre. De hecho, por el momento se dice que los californianos no tienen intención de añadir funciones extra en los laterales de la pantalla del iPhone 8, al menos tal y como lo hace Samsung en sus modelos Edge.iPhone con pantalla curva

Por tanto, todo apunta a que Apple apostará a lo seguro. Y es que el diseño del Samsung Galaxy S7 Edge ha resultado ser un imán desde el punto de vista estético. Otra cosa muy distinta ha sido la funcionalidad de la sección de pantalla curva, que ha planteado dificultades y problemas a los usuarios tales como pulsaciones fantasma o incluso el efecto contrario a la hora de escribir con el teclado virtual. Así pues, Apple bien parece haber aprendido de lo que quieren y no quieren los usuarios a través de la experiencia de Samsung con su Galaxy S7 Edge.

Fuente > Asia Nikkei