Toma de contacto en vídeo con los Moto G5 y G5 Plus

Motorola

Reyes de la gama media hace unos años, Los Moto G de Motorola se han encontrado actualmente en un terreno tan competitivo como saturado. Y la apuesta de este año de Lenovo se traduce en los Moto G5 y G5 Plus, dos smartphones de precio ajustado, características equilibradas y acabado bonito en metal. Los hemos visto, tocado y probado en el Mobile World Congress, y esto es lo que nos han parecido en un primer contacto.

Gama Saturada

De unos años a esta parte, la gama media del mercado de la Telefonía móvil ha ido ganando cada vez más adeptos, usuarios que no quieren / pueden pagar lo que cuesta un gama alta como un LG G, un Sony Xperia o un Samsung Galaxy S, pero tampoco quiere un móvil barato  de gama económica que no pueda hacer nada o que sea muy antiguo. Buscar el equilibrio entre ambas gamas dio como resultado la Gama Media, en la que la saga Moto G reinó a placer con uno de esos teléfonos que tenía lo justo en potencia para ser interesante y un diseño que encandilaba.

Pero estamos en 2017, la gama media está saturada, la competición es enorme, feroz y cruda. Y Lenovo lo sabe, por lo que este año ha cogido el feedback de los usuarios obtenidos por los modelos lanzados el año pasado y lo ha tenido en cuenta. Los Moto G son de esos smartphones que tienen éxito merced a un precio competitivo y una fluidez de manejo lo suficientemente alta como para satisfacer a los que no quieren lo último del mercado. ¿Qué tal entonces los G5 de este año?

El Moto G5 y su diseño metalizado

Moto G5 – 199 euros

Empezamos por el modelo estándar de la dupla que ha salido. El Moto G5 luce bastante bien en su aspecto externo con el acabado en metálico que Lenovo al fin se ha decidido a aplicar. Tenemos un teléfono con un diseño que recuerda mucho al Moto Z del año pasado, y que deshecha el antiestético botón cuadrado por uno más redondeado que aloja un lector de huellas frontal. A diferencia de su hermano Premium, el Moto G5 permite el desmontaje de su panel trasero para cambiar la batería, colocando además una cámara (que recuerda de nuevo a la serie Z) dentro de una zona redonda que no sobresale del chasis.

En vez de obligar a los usuarios a un único tamaño, Lenovo ha decidido bajar un poco la diagonal de las pantallas. En el Moto G5 encontramos una pantalla de 5 pulgadas Full HD y una cámara principal de 13 Megapíxeles y frontal de 5MP. El móvil es agradable al tacto y su acabado metalizado es buena señal, pero una vez le echamos un vistazo a sus ‘tripas’ nos encontramos con un procesador Snapdragon 430 a 1,4 GHz que condiciona al G5 como el menos potente de los dos móviles Moto de este año (ambos Moto G4 de 2016 montaban el mismo procesador).


El Moto G5 monta una memoria de 2 GB de RAM y un espacio interno de 16GB ampliables mediante microSD. Tenemos que el G5 dispone de resistencia al agua y al polvo con certificación IP67, que viene con Android 7.0 Nougat y que tiene una batería de 2.800 mAh con carga rápida. Todo por sólo 199 euros, un precio muy ajustado para un teléfono que internamente aprueba justito en la gama que se mueve pero que aprueba en un primer contacto, y que para el que se conforma con lo que ha leído, tiene un acabado visual bonito.

Moto G5 Plus – 299 euros

Vamos con el modelo Premium de este año. El G5 Plus eleva ligeramente su pantalla a las 5,2 pulgadas y con resolución Full HD, por lo que si a algunos les parecieron excesivas las 5.5’’ del Moto G4, estarán encantados con este tamaño. Lo bueno del G5 Plus es que está construido en un diseño unibody, por lo que su acabado metalizado luce muy similar (monta también un lector de huellas frontal) pero algo mejor que el de su hermano G5. Aunque le hemos visto un pequeño problema en cuanto a la cámara, que sobresale del chasis y no está tan a ras de la carcasa como la del Moto G5, con los problemas que ello puede conllevar. El resto es igual, con el botón redondeado y la misma certificación IP67.

Diseño de la cámara de los G5 que recuerda a los Moto Z
A nivel interno tenemos la parte del león con un procesador Snapdragon 625 a 2 GHz y una GPU Adreno 506 que le dan más potencia al conjunto y por tanto más perspectivas de futuro en cuanto a los updates, y un espacio interno mayor que llega a los 32GB. Aunque en la RAM tenemos lesta vez dos opciones, con un modelo de 2GB y otro de 3GB para elegir. Que no os confunda que la cámara trasera sea de 12 Megapíxeles, un pixel menos que la del G5, ya que el G5 Plus tiene apertura f/1.7 (le entra más luz que a la cámara del G5 y por tanto obtiene mejores resultados fotografiando).


Montando también Android 7.0 Nougat, la batería del G5 Plus es de 3000 mAh con recarga rápida y cuenta al igual que el G5 con software propio de la marca como las Moto Actions o el Moto Display. Con un precio de 299€, este Moto G5 Plus es a priori una elección más atractiva que el G5 por sus mayores prestaciones -¿porqué un 430 en el G5 y no el 625 también?-, aunque el acabado en metal le sienta bien a ambos. Esperamos tenerlos mas tiempo para someterlos a varias pruebas, pero en sí Lenovo apuesta de nuevo por una marca y serie ideal para los que buscan un smartphone competente sin muchos lujos y de precio económico dentro de una gama en la que reinaron y se hicieron un nombre.

Escrito por Cesar Otero