Samsung suspende la venta del Galaxy Note 7 definitivamente ¿cuál es el reto ahora?

Samsung

Samsung finalmente ha tomado el toro por los cuernos y anoche anunciaba una decisión salomónica. Tras enfrentarse a una situación muy complicada por los problemas de su terminal estrella, tanto en lanzamiento como reemplazo, detiene las venta del Galaxy Note 7 hasta nuevo aviso para investigar junto a diferentes socios y entidades reguladoras qué es lo que está pasando.

No se van a enviar más terminales de reemplazo ni se producirán ventas del Galaxy Note 7 en las tiendas. Anoche, Samsung decidía avisar a sus socios y colaboradores sobre algo que ya había comunicado ayer en un hecho relevante del que os dimos buena cuenta en MovilZona.

Al final, Samsung ha hecho oficial a través de un comunicado de prensa lo que había indicado de forma más o menos clara en su información, que se replantea las cosas y detiene la venta del Galaxy Note 7. Muchos dicen que es la antesala de hacerlo definitivo pero de momento, la compañía asegura que es algo temporal. Y es que si ya el lanzamiento fue complicado por los problemas detectados con las baterías del phablet, aún lo ha sido más al repetirse los problemas con los que llegan de reemplazo.

¿Cuál es el problema de los Galaxy Note 7?

En un principio, se apunto al proveedor de baterías de Samsung que en esta ocasión parece que ofrecía un producto de menor calidad de la esperada. Pero el primer parón de las ventas del Galaxy Note 7 parecía resolver este problema.

Los casos que han aparecido con terminales de reemplazo hace pensar que el problema tiene raíces más profundas y hay expertos que ya apuntan al sistema de carga rápida del equipo, tanto por parte del software como del chip para que lo regula. Aún es un misterio que está pasando en el interior del Galaxy Note 7, que veremos si algún día se desvela.

montón de Samsung Galaxy note 7

En el mismo comunicado que hace hoy la compañía se recomienda a los usuarios, tanto del primer modelo como del que que se suponía que tenía todo solucionado, que lo apaguen y dejen de usarlo mientras dura la investigación.

¿Puede ser ya definitiva la suspensión de la venta del Galaxy Note 7?

Pues es lo que reclaman medios como Bloomberg o Aljazeera, quienes se aventuran a decir que Samsung ha tomado una decisión que ya no tiene vuelta atrás y que no volverá a iniciar la venta el Galaxy Note 7. De momento, Samsung no comenta más que lo que ha dicho en su comunicado de esta mañana que está analizando la situación con diferentes organismos y entidades.

ACTUALIZACIÓN: Es oficial, el Samsung Galaxy Note 7 deja de venderse y fabricarse.

Samsung toma una decisión valiente y necesaria al detener la venta del Galaxy Note 7 ¿qué es lo que le supone?

La gestión de la crisis del Galaxy Note 7 por parte de Samsung, hay que decirlo, ha sido impecable. Si bien se puede decir que los sistemas de prueba y certificación habría que mejorarlos para no llegar a estas situaciones, la reacción por parte de la empresa no tiene ningún “pero”.

Desde el primer momento se ha ofrecido la posibilidad de devolver el dinero a todo el que había comprado un Galaxy Note 7, cambiárselo por otro terminal similar y certificado – algo a lo que se acogía la inmensa mayoría de los usuarios -, o probar con con Galaxy S7 o S7 Edge recibiendo la diferencia de precio en dinero contante y sonante.

Todo esto al mismo tiempo que se enfrentaron a un problema logístico de dimensiones hasta ahora no vistas en el mercado el parar la venta del Galaxy Note 7 dos veces. Recoger todos los móviles y volver a entregar nuevas unidades es un reto que podría llevar a la bancarrota a empresas que no fueran gigantes como la coreana.

Galaxy Note 7 fuera de su caja

Según podemos leer en Reuters, si Samsung decide que el Note 7 no vuelva al mercado, se calcula que las pérdidas para la compañía estarían en torno a los 17.000 millones de dólares, cifra que se estimaba facturar por las 19 millones de unidades que se calculaban para las ventas del Galaxy Note 7 en todo su ciclo de vida.  Esto sería la pérdida total, actualmente se calcula que todo el problema que ya ha causado el Galaxy Note 7 ha costado cerca de 5.000 millones de dólares en ventas perdidas para la compañía coreana.

El reto que le espera a Samsung de cara a 2017

Desde Reuters toman las declaraciones del broker Nomura, quien calcula que para una empresa con una capitalización de 235.000 millones de dólares y 69.000 millones en caja, en términos financieros, la parada de la venta del Galaxy Note 7, incluso si fuera definitiva, es una pérdida que pueden asumir en términos financieros a costa de cerrar un 2016 por debajo de sus expectativas. Indica también que los beneficios de la división de móviles de Samsung en el cuarto trimestre podrían caer cerca de un 85% por el impacto del Galaxy Note 7.

El problema, según Nomura, tiene más recorrido a largo plazo, sobre todo de cara a los lanzamientos en el 2017 que se verán afectados por la pérdidas ocasionadas por los parones, temporales o no, de la venta del Galaxy Note 7. Los competidores más directos como los Google Pixel o los iPhone 7 podrían verse beneficiados de la situación.

Ahora Samsung cuenta con un importante reto ante sí en 2017, recuperar con el Samsung Galaxy S8 toda la confianza que podrían haber perdido sus “early adopters”, esos que están dispuestos ha comprarse el primer día un terminal e intentar compensar con una nueva campaña la figura del Galaxy S7 y del S7 Edge como contrapeso a las pérdidas.

Escrito por David G. Bolaños (@d_gomez_b)