Controla tu ordenador desde un iPhone o iPad gracias a Escritorio Remoto

Apple

A diferencia de como a muchos les gustaría, no es posible instalar Windows en un iPhone ni en un iPad, igual que tampoco es posible hacerlo en una tablet con sistema Android preinstalado. Por ello, es posible que muchos estemos acostumbrados a usar aplicaciones propias del sistema operativo de Microsoft y, en caso de necesitarlas y no estar delante del ordenador, las echemos de menos. Por suerte, aunque seguimos sin poder instalar Windows en un iPhone o iPad, sí es posible conectarnos de forma remota a un ordenador y utilizarlo como si estuviéramos sentados delante de él, gracias al Escritorio Remoto.

Escritorio Remoto, también conocido por su nombre en inglés “Remote Desktop Protocol” o simplemente RDP, es un protocolo propietario de Microsoft, incluido por defecto en sus sistemas operativos (aunque, por seguridad, desactivado) que permite a los usuarios conectarse desde otros ordenadores o dispositivos de forma remota a él para poder utilizarlo como si estuviéramos sentados delante de él, simplemente necesitando una conexión a Internet.

Prácticamente todos los sistemas operativos tienen un cliente para conectarnos a través de RDP a otros ordenadores o servidores con el sistema de Windows, como Linux, macOS, Android e incluso iOS. Gracias a ello, en caso de necesitar hacer uso de aplicaciones instaladas en un ordenador con Windows o tener que acceder a los recursos (documentos, fotografías, etc) que guardamos en el equipo, podremos hacerlo fácilmente y, además, sin la necesidad de instalar ni configurar ninguna aplicación.

A continuación, os vamos a enseñar cómo podemos activar el uso del Escritorio Remoto en Windows y cómo podemos conectarnos a él desde un iPhone o iPad con iOS.

Como podemos ver, la aplicación oficial de Microsoft para hacer uso de este protocolo es muy simple, ligera y, sobre todo, gratuita. Obviamente, utilizar un ordenador desde una pantalla no es tan cómodo como hacerlo con teclado y ratón, sin embargo, sí que es totalmente funciona, tanto en modo “táctil” como habilitando el teclado y ratón y controlando ambos desde la pantalla.

Está claro que para poder conectarnos de forma remota a un ordenador con Windows es necesario que este esté encendido y, además, conectado a Internet, de lo contrario, no funcionará. Por lo tanto, aunque la experiencia no será la misma que la de utilizar un sistema Windows instalado lógicamente en el mismo equipo, sí satisfará las necesidades medias.

¿Utilizas otras aplicaciones para conectarte de forma remota desde iOS a un ordenador con Windows?

Escrito por Rubén Velasco