Así es Glovo, la aplicación que te permite encargar que te hagan los recados

Escrito por Iván Martín
software

En alguna ocasión seguro que tienes que hacer algún recado y no dispones de tiempo para ello (o vas muy justo). En este caso puedes dar uso a tu terminal móvil junto con la aplicación Glovo, que te permitirá encargarlo para que te lo lleven al lugar en el que estás de forma segura y con rapidez. Y, todo ello, utilizando una fórmula colaborativa.

Este desarrollo, que no cuesta absolutamente nada conseguirlo, es un trabajo que ofrece una interfaz de lo más intuitiva y que, debido a su estructura, no tiene pérdida alguna a la hora de darle uso ya que mantiene las estructuras que son habituales en los diferentes sistemas operativos móviles. Por cierto, es necesario darse de alta en Glovo, o conectarse mediante el uso del perfil de Facebook, para de esta forma personalizar tu información y los correspondientes datos que se utilizan.

Un detalle muy interesante de Glovo es que con la aplicación se puede incluso pagar a la persona que te hace el encargo (denominada “glover”), que se encarga de ir al lugar en el que está el producto que necesitas y, a continuación, lo lleva al punto de encuentro. Entonces, se hace el abono, ofreciendo encriptación de los datos de pago que se usan -para que todo sea muy seguro-. Por lo tanto, hablamos de una solución global de lo más llamativa y completa.

Detalles interesantes

Aparte de los comentados hasta el momento, que ya son llamativos, hay que decir que con la propia aplicación Glovo se puede seguir en todo momento por donde está el “glover” que lleva tu producto, ya que gracias a las tecnologías de ubicación esto es completamente posible. Así, siempre se tiene una estimación aproximada del tiempo que se tardará en tener el producto o comida que se ha pedido.

En lo que se refiere a la compatibilidad, es posible utilizar el desarrollo en dispositivos con sistema operativo iOS, se puede conseguir en este enlace, o en los que disponen de Android de Google, se descarga en está página. Así, se puede decir que la inmensa mayoría de los usuarios pueden utilizar Glovo (incluso, existe una versión web por si esta es necesaria).

Uso de Glovo

Una vez que te das de alta en el desarrollo, proceso que no tarda más de tres minutos en completarse (la primera compra tiene el envío gratis durante los tres primeros días una vez que te has registrado), ya se puede utilizar Glovo para buscar en alguno de los apartados que ofrece el desarrollo -o utilizando la opción global-: Snacks; Comida; Súper; Farmacia; y Electrónica.

También existe la posibilidad de realizar un envío utilizando el desarrollo (Mandar algo), indicando para ello el lugar de recogida y el de entrega y algunos datos más como si es urgente y la información de qué es el producto en cuestión (por cuestiones de logística, como es lógico pensar).

Una vez seleccionado el apartado aparece una lista de las opciones existentes con pequeños textos identificativos (pulsando en el icono de filtrado, arriba a la derecha se puede delimitar la búsqueda con diferentes apartados, como por ejemplo Italiana, China o Saludable en Comida). Cuando encuentres lo que quieres, pulsa en ello y aparece una nueva pantalla en la que se ve todo lo que se ofrece, con una explicación y el precio que tiene. Pulsa en el símbolo “+” para añadir todos los productos que necesitas.

Hecho esto, debes utilizar la opción Comprar de la parte inferior y se accede a una pantalla en la que se ve el resumen de la compra y se pueden establecer parámetros como el lugar de entrega o algún detalle adicional. Utiliza Siguiente y ya puedes realizar el pedido de tu recado y pagar cuando este te llegue. Así de sencillo es el uso de Glovo.

Lo cierto es que este desarrollo es interesante y funciona bastante bien, ya que la red colaborativa de “glovers” es amplia y eficiente. La aplicación funciona perfectamente y no da problema alguno incluso con terminales que no son muy potentes. Por cierto, el uso de Glovo se limita por el momento a las siguientes ciudades: Barcelona, Madrid, Valencia y, aunque sea menos importante para nuestro país, Milán.